Mendoza en monopatín

En Mendoza, está habilitado el servicio principalmente para turistas y sólo puede usarse en el circuito Perilago y el Parque San Martín. Esto limita a aquellos mendocinos que tienen intenciones de usarlo como medio de transporte. Además, se pueden hacer circuitos guiados. Si bien sólo cuentan con 40 unidades, se espera que para la Fiesta de la Vendimia desembarquen otros 400.

Nueva York, Miami, Lima, Río de Janeiro y Buenos Aires son solo algunas de las más de 100 ciudades que incorporaron monopatines eléctricos y si bien esta modalidad de transporte fue tomada con buen ánimo por una gran parte de la población por su conveniencia y mínimo impacto ambiental, también provocó rechazos porque circulan por zonas peatonales, provocan incidentes y suelen dejarlos tirados por ahí. Si bien en Buenos Aires su uso es cotidiano, en otras ciudades como Mendoza y Rosario es aún incipiente. La reglamentación de este tipo de movilidad preocupa tanto a los ciclistas como a algunas asociaciones civiles que la catalogan como “peligrosa”.

El municipio de la Capital picó en punta con una inversión privada de $ 2 millones, que se destinarán a la compra de 400 monopatines en total. El objetivo es que estén todos habilitados antes de la Vendimia y distribuidos en distintas estaciones dentro de la ciudad, con un sistema similar al de las bicicletas.

Mendoza tendrá la posibilidad de brindar un servicio de transporte más, tal como se hace en el primer mundo, que si bien operarán cuatro empresas privadas, aguardan tener en la Ciudad un sistema público, -aún cuando es pago- que incluye 400 monopatines para transportarse de un punto a otro.

Son controlados por la Sociedad Lovin, que integran los empresarios Alejandro De Borbón, Luis Sambonini y Jorge Spadavecchia. Funciona en la parte norte de la Fuente de los Continentes del Parque, donde hay un food truck de Havanna y junto con él, la posibilidad de alquilar uno de los 40 monopatines eléctricos.

Hay dos formas de optar por el servicio. Una, contratando el tour en monopatín eléctrico por el principal paseo de la provincia, que tiene un costo de $ 600 y la otra es rentar la movilidad por hora y devolverla en el mismo punto de inicio.

Capital y Godoy Cruz, ya han regulado el uso de monopatines. En el mismo decreto se legalizó el régimen de uso compartido de Monopatines Eléctricos bajo la modalidad de “permiso de ocupación sobre el uso especial de dominio público”, caracterizado por ser precario y revocable. La habilitación implica el pago de un canon.

El vehículo solo puede ser utilizado por una persona a la vez, que tiene la obligación de usar casco. La velocidad límite es de 20 km/h y se pueden circular solo por ciclovia o por la calle. Además, los vehículos deben contar con luces delantera y trasera, más encendido automático.

Imagen gentileza Los Andes

Comentar

comentarios

Temas relacionados