Mendoza no cambiará el sistema de calificaciones

Alumnos de la provincia de Buenos Aires no tendrán aplazos en la primaria desde el año que viene. En Mendoza no hay cambios.

Luego de conocerse que en la provincia de Buenos Aires desde el 2015 se sacarán los aplazos para los niños de la educación primaria, desde la Dirección General de Escuelas (DGE) de Mendoza negaron la aplicación del sistema.

«No es algo que se vaya a aplicar en la provincia porque nosotros ya tenemos un sistema de evaluación definido», confirmó a El Sol Online Nora Marlia, de Planeamiento de la Calidad Educativa, desestimando así el método que impulsa Daniel Scioli donde la nota más baja  que enfrentarán los alumnos de Cuarto a Sexto grado será un 4 y la máxima un 10.

Qué quiere decir el 4

Según el nuevo régimen de evaluación en la provincia de Buenos Aires la nota mínima que tendrán los niños será un 4 porque, tras tomar en cuenta el análisis de los especialistas, las calificaciones 1,2 y 3 «estigmatiza» al alumnado.

No obstante, al menos para Marlia, no queda claro qué rol cumplirá ese 4: «La escala de 4 a 10 no dice nada, no se sabe si con esa nota mínima el chico queda desaprobado o no», especificó, al tiempo que insistió en que hay que trabajar y realizar métodos educativos y evaluativos que implique que los niños aprendan y con calidad.

Asimismo, ratificó que la modalidad con la que los docentes trabajan en Mendoza tiene como premisa «apuntar a reforzar los saberes en los estudiantes».

La diferencia entre evaluar y calificar

La funcionaria explicó que antes de aplicar un nuevo sistema de evaluación es imprescindible tener en claro que no es lo mismo evaluar al alumno que calificar su desempeño: «Evaluar tiene que ver con un juicio de valor» que se realiza sobre las actividades escolares de los niños, mientras que calificar «es dar un criterio a una nota».

Al tener en cuenta esta distinción, Marlia indicó que no es necesario que en Mendoza se adopte la escala de 4 a 10 para evaluar en las escuelas.

«Nos manejamos con resoluciones que tengan como piso la posibilidad de seguir aprendiendo», dijo. No obstante, aclaró que si el nuevo método se pone en funcionamiento para que los niños no repitan y dejen de sentirse mal ante una nota baja «es un enfoque interesante, en especial porque no se puede decir que a un alumno le fue mal sólo teniendo en cuenta el resultado de un trimestre».

La trayectoria escolar de cada chico es lo que se tiene en cuenta, según la funcionaria, para luego, con los años, hacer una evaluación de su desempeño.

Cómo evaluar y qué tener en cuenta

Mendoza tiene un sistema de evaluación desde 1992 y hoy en día hace hincapié en las asignaturas y temas en particular que significan una complicación para los niños. Así, se decidió realizar la evaluación por trimestre y a partir de allí, cada docente decide y analiza qué temática debe reforzar.

De esta manera, «se evalúa la enseñanza-aprendizaje y se observa dónde hay puntos flojos», señaló Marlia. Así, reconoció que siempre Matemáticas y Lengua son asignaturas en donde los niños presentan cierto grado de dificultad, pero explicó que en otras materias como Ciencias Naturales y Sociales también es necesario hacer un seguimiento porque constituyen un temario progresivo con conceptos básicos que se siguen hasta la secundaria.

«Hay que evaluar siempre mirando hacia el interior de las áreas y no hacer un ránking» de materias complicadas, finalizó.

La titular de la DGE, María Inés Abrile de Vollmer habló de la resolución nacional en Canal 9 y resaltó que si bien la escala numérica ya está instalada en Mendoza y el país, «en nuestra provincia no ha tenido un resultado excelente, hay que entender que la escala de 1 a 10 le da al docente mayor amplitud para evaluar al alumno».

Asimismo, dijo que es válido el planteo teniendo en cuenta los cambios que sufre la escuela argentina con el paso de los años y eso está dado «por las modificaciones que se han dado a nivel familiar, social y cultural».

A partir de esto, la funcionaria entiende que hoy en día el docente «está desafiado a atender por igual a todos los chicos», independientemente de su realidad y de las capacidades escolares.

«Se requiere un proceso de aprendizaje justo para todos los alumnos, y eso la escuela debe revisarlo», finalizó.

La postura nacional

Esta mañana el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, afirmó en medios nacionales que «presentar» la norma bonaerense que elimina los aplazos en 2015 «como un facilismo, como demagogia, es un error».

«Si (las críticas a la iniciativa de la Dirección General de Escuelas provincial) es por falta de conocimiento, lo entiendo, pero si es por mala intención es un error», subrayó el ministro, para luego asegurar que «el espíritu de la medida es la modificación de algunas pautas de evaluación. Presentar esa norma como un facilismo, como demagogia, es un error».

Sileoni se refirió así a la iniciativa que busca en 2015 que el 4 sea la nota más baja en años superiores y el «regular» para los inferiores, antes de encabezar un acto en el que entregará distinciones a docentes, en el Día del Maestro, en la plazoleta del Palacio Sarmiento, en Pizzurno 935 de esta Capital.

Temas relacionados