Mendoza relegada por Neuquén y es la sexta economía del país

Estudio de una consultora privada sobre la participación en el PBI nacional indica que la provincia patagónica logró avanzar a una mejor posición gracias al desarrollo de Vaca Muerta.

Neuquén logró superar a Mendoza como la quinta provincia que más participa en el Producto Bruto Interno del país. Esta modificación tiene una explicación: el desarrollo de Vaca Muerta.

El resultado surge de un estudio realizado por la consultora Federico Muñoz y asociados que actualizó el último dato oficial de 2004 sobre el peso de cada provincia en la economía nacional, que publica el diario Río Negro.

El estudio ofrece una aproximación en función del Indicador Sintético de Actividad de las Provincias (ISAP) y las remuneraciones que obtienen los trabajadores registrados.

A pesar de que Mendoza cuenta con más del doble de población y una economía diversificada y mayor capacidad exportadora, ha perdido participación en el PBI nacional.

El análisis ubicó a Neuquén con una participación del 3,8% en el PBI nacional, el mismo porcentaje que Mendoza, pero con un mayor monto en pesos corrientes: $554,700 millones versus $550.000 millones, respectivamente. Arriba se encuentran Buenos Aires, la CABA, Santa Fe y Córdoba, los centros urbanos que concentran más del 60% de la población del país.

“Estamos viendo que Mendoza habría perdido algo de participación y Neuquén habría ganado, con lo que estarían prácticamente equiparadas”, señaló Muñoz.

Para el docente de la Universidad Torcuato Di Tella, la dinámica lograda en la última década por Neuquén tiene que ver por “el empuje en los últimos años de Vaca Muerta y, en términos generales, de la industria petrolera”. Su masa salarial “creció a un ritmo superior al de las restantes provincias, incluyendo Mendoza”.

Un informe del Consejo Empresario Mendocino, la Federación Económica y la Unión Industrial de Mendoza alertaba el año pasado acerca de la caída de la participación provincial en el PBI del país.

El análisis incluyó la disminución de su capacidad exportadora, que pasó de representar el 12,7% de su producto bruto en 2008 a ser del 7,5% en 2017.

“Hace décadas que la actividad productiva en general viene mostrando signos de debilitamiento, con una importante pérdida de dinamismo en las actividades tradicionales y otras innovadoras, que si bien muestran señales de crecimiento, no alcanzan a compensar la desaceleración en las primeras”, planteó el documento.

La situación fue descrita como “insostenible” y se plantearon como razones la inflación y altas tasas de interés más una presión impositiva “récord” del Estado.

Comentar

comentarios

Temas relacionados