Mendoza se quedará sin financiamiento para importantes obras

Manifiesta el Bloque de Diputados de la UCR, que la Provincia verá resentido el plan de inversión pública luego de que los bloques opositores no acompañaron la propuesta enviada por el Ejecutivo para refinanciar las deudas que vencen durante el año. Se pasará de disponer un 10% del presupuesto para obras, en el 2018, a un 7% durante el 2019.

La Cámara de Diputados de Mendoza dio media sanción al Proyecto de Ley de Presupuesto 2019 que prevé, por segundo año consecutivo, un superávit corriente. Sin embargo, el arco opositor le quitó la posibilidad a la Provincia de afrontar el segundo plan de inversiones más ambicioso de los últimos siete años.

El presidente del Cuerpo, Néstor Parés, indicó: “Lamento mucho que hoy se hayan roto todas las costumbres que tenía esta Legislatura, que yo las respeto mucho; es una pena lo que está pasando hoy”, y añadió que “la oposición cuenta verdades a medias”.

César Biffi, titular del bloque radical en la Cámara Baja, expresó que “se está abriendo una puerta muy peligrosa, muy peligrosa para los gobiernos que vienen. Se puede hacer una habitualidad de esta idea de negarle a los gobiernos novar o renegociar la deuda que vence en ese año corriente, y si eso es así podemos ahí si poner en riesgo mucho más que una mejor o peor escuela, un mejor o peor hospital, una ruta más o menos. Podemos poner en riesgo buena parte del futuro de los mendocinos”.

Al mismo tiempo, el legislador indicó: “Francamente, no entiendo el voto negativo para un presupuesto que tiene un superávit fiscal primario de casi 7.000 millones de pesos por primera vez en más de 10 años. No entiendo una negativa a un presupuesto que tiene un nivel de inversión del 12% en recursos corrientes, a un proyecto que trae más y mejor salud educación, vivienda, justicia, mejor condición para nuestros presos”.

Al no obtener la aprobación para refinanciar la amortización para el año 2019, el Gobierno deberá disminuir en $ 3.696 millones el plan de inversión, lo que significa una reducción de 3 puntos porcentuales a lo proyectado.

Mendoza deberá reducir en un 30% la inversión pública, ya que ese monto será destinado a afrontar el pago de la amortización de la deuda. Esto significa que la financiación del plan de inversión pública de $12.512 millones (destinada fundamentalmente a Vivienda, Seguridad, Educación, Salud, Energía, Transporte e Infraestructura Vial) será de $8.816 millones en el 2019, implicando la misma participación porcentual en el gasto total del año 2017 (7%).

Teniendo en cuenta el delicado momento que atraviesa la economía del país, esta negativa por parte de la oposición a votar los artículos referidos a renegociar deudas pasadas, no hace más que contradecir su discurso de “emergencia social y económica”. Es un hecho que esta postura generará un estado de recesión en muchos sectores de la economía, con un impacto negativo en los niveles de ocupación de mano de obra (más del 90% de las empresas son Micro y PYMES).

Lo que hizo la oposición fue negarse a un instrumento que permite el manejo eficiente de los pasivos y ha sido incluido recurrentemente en las pautas presupuestarias desde 1983 a la fecha. El mecanismo permite refinanciar las deudas que vencen durante el año obteniendo mejores condiciones. En ningún caso implica incrementar los niveles de deuda vigentes, sino que para los mismos niveles permite mejorar el perfil de vencimientos.

“El término refinanciación (roll-over) significa volver a financiar una deuda, es decir cambiar una deuda por otra, manteniendo los niveles de endeudamiento constantes. Es un pedido que se hace todos los años para depurar deuda que se tomó en momentos complicados y en condiciones desfavorables para Mendoza”, declaró la ministra de Hacienda y Finanzas, Paula Allasino.

No obstante ello, la actual Gestión de Gobierno continuará con el plan de ordenamiento de las cuentas públicas a fin de reducir el impacto recesivo en la economía provincial.

Comentar

comentarios

Temas relacionados