Mendoza tendrá su “tetazo” el 7 de febrero

La iniciativa que surgió en Necochea como protesta contra el accionar policial será replicada en Peatonal y San Martín de Mendoza. Activistas de algunos departamentos están pensando realizar una manifestación de similares características el mismo día.

La Resistencia Feminista de Mendoza convocó a sumarse a la manifestación que esperan que se extienda a todos los departamentos y a todas las provincias.

La idea es plantarse frente a la Legislatura formando un colectivo de mujeres en tetas para manifestar nuestro desacuerdo con la sexualizacion para consumo masculino, la censura y la cosificación de los pezones femeninos”,

La organización publicó la iniciativa en Facebook y pidió a todos los centros de estudiantes, sindicatos y agrupaciones políticas que “tomen esta lucha como propia, contra el disciplinamiento estatal y social de los cuerpos de las mujeres”.

El caso que disparó todo ocurrió el pasado fin de semana, cuando la policía montó un impresionante operativo para que tres mujeres que hacían topless abandonaran la playa en la que se encontraban, en Necochea.

La mujer es la que tienta al hombre a cometer el pecado original, la que lleva al hombre al pecado de la carne. Esa visión medieval es la que prevalece inconscientemente en la cultura occidental y cristiana, que se exacerba en la cultura islámica, ya que en esa cultura cuando son ortodoxos, ni los ojos pueden mostrar. Pero, ¿dónde está el pecado? ¿En el cuerpo que se muestra o en el ojo que lo mira? A veces en ambos, la mayoría de las veces en el ojo que lo mira.

El pecado de la mujer muchas veces es sólo el de ser mujer, el de sentirse plenamente y libremente mujer. La iglesia demonizó a la mujer como única explicación que tenía para justificar que el mundo era lo que era. Los sacerdotes que crearon a ese Dios a su imagen y semejanza tuvieron una forma más de dominio, no sólo mantenía en cautiverio moral a la mujer, sino muchas veces intelectual.

La mujer no debe mostrar su cuerpo (ni su inteligencia) porque puede llevar al pecado al hombre (o a mostrarle su real capacidad). El pecado original no existió, no hubo pecado de la carne, sí de voluntad de poder. El mismo que llevó a querer dominar la sexualidad haciéndola pecado, que dominó el cuerpo, negándolo, que inventó el castigo corporal y la autoflagelación, para justificar el sadismo y mazoquismo que tenían.

Comentar

comentarios

Temas relacionados