Mily Repetto: la artista del mes en Rampa Visual

*»Mi técnica favorita es la mixta: uso acrílico, lápices, fibras, tizas, todo lo que surja en ese momento», dice la artista..

Mily Repetto abrió las puertas de su atelier  para conocer sobre su persona, sus viajes, sus actividades culturales y su arte. Aquí una segunda nota dedicada especialmente a ella.

¿Cuáles son las técnicas y materiales que utilizás?

Mi técnica favorita es la mixta: uso acrílico, lápices, fibras, tizas, todo lo que surja en ese momento. Pinto un abstracto sobre lienzo transparente y visto mis obras tanto el cuerpo como la cabeza de acuerdo con la creación que estoy realizando. Suelo utilizar también las técnicas del dorado o plateado a la hoja o cobre. En mi serie «Vírgenes» apliqué perlas, bijouterie y encajes antiguos que mis amigas me regalan porque saben lo que aprecio esos materiales. Y me gusta usar marcos antiguos que encuentro y muchas veces intervengo.

Virgen perlas

«El mundo» está hecho con mapas que recogí cuando fui a Nueva York. La cabeza es el mundo América del Norte y América del Sur

En tus obras el azul es un color recurrente. ¿Hay algún motivo especial?

El azul está muy presente en mis últimas obras, sobre todo desde el 2018. Me atrapó, me sentí identificada con él desde mi raíz porque habla y transmite por sí solo fuerza y encanto. Intento utilizarlo totalmente liso y plano en mis fondos. Admito que me provoca una especie de paz mental y me identifiqué con esa mezcla de calma y excelencia que comunica.

«7 x 7»

¿Por qué encontramos siempre mujeres en tus obras?

Me siento identificada con cada una de las mujeres que pinto, me gusta transmitir emociones y sentimientos, desde la tranquilidad hasta la locura misma. Pienso que ellas han ido cambiando con los años tanto pictórica como emocionalmente, al igual que lo he hecho yo. Están muy presentes porque pinto sobre la vida, trato de contar historias, de plasmar el vivir del hombre en general, pero representado en la piel de las mujeres. Mi Muestra en el Le Parc estuvo dedicada enteramente a ellas: «Mujeres inspiradoras».

«Memory I y II»

Nos contaste sobre tus viajes y nos preguntamos ¿Conocer tantos lugares ha contribuido con tu carrera artística?

La verdad muchísimo porque siento que los viajes me nutren, me dan alas, me ayudan a crecer enormemente y descubro otro mundo. En cierta manera viajar es adictivo, conocer otras culturas, otras formas de vivir, es muy enriquecedor, es como un néctar en mi vida.

He tenido la suerte de recorrer grandes museos como el Louvre, el del Vaticano, el Reina Sofía, el Hermitage, la casa de Frida Khalo, la casa de Guayasamín y en todos me he emocionado mucho, a veces hasta las lágrimas. Estando frente a esas pinceladas maestras me di y me doy cuenta del enorme camino de aprendizaje que me queda y que busco siempre paso a paso con mi estilo propio.

«Todo me llama la atención o aprendo o trato de aprender»

¿Qué hay respecto a las actividades culturales en tu comunidad sanmartiniana?

Desde siempre, pertenecí a un grupo junto a cuatro mujeres grandiosas que dependía de la Cámara de Comercio del Departamento, a través del cual realizamos tareas culturales, eventos, muestras, presentaciones literarias, tertulias y todo hecho a pulmón. También he dado cursos al aire libre para niños con capacidades diferentes y recibí el premio «Merceditas» como un reconocimiento por mi labor con el arte.

A nivel nacional participé en la Campaña «Dame esos 5», donde intervinimos billetes de 5 pesos que salían de circulación, para ser subastados con fines benéficos para la ONG «Haciendo lío». Fue una experiencia maravillosa por la iniciativa de ayudar a otros con nuestra intervención y además participaron artistas de todo el país.

¿Qué tipo de clases das en tu atelier en San Martín?

Doy clases de Arte a niños a partir de los 6 años de edad hace ya tiempo. Me encanta trabajar con ellos porque me enseñan mucho. Trato de guiarlos tanto profesional como espiritualmente. Mi taller es un lugar de contención y de trabajo y creo que para dar lo mejor hay que encontrar la esencia y ellos la tienen naturalmente. Picasso dijo: «Me llevó toda una vida aprender a pintar como un niño».

Me siento muy afortunada haciendo esto, en cada clase trabajamos con todas las ganas, sin miedos ni prejuicios. Somos livianos cuando creamos. Todos ellos son grandes artistas y los incentivo y guio para introducirlos en el mundo del arte. Al terminar siempre les hago conocer a un artista determinado y les cuento su historia. Entonces recreamos alguna obra de acuerdo a sus interpretaciones y lo que logran es increíble. Luego en nuestro «asteroide de los deseos» depositamos los deseos artísticos y de vida cada mes.

¿Qué estás haciendo actualmente, además de exponer en Rampa Visual?

Sí este mes soy la artista central de Rampa Visual y creo que mis obras están llegando a muchos lugares (virtualmente) y más gente las está conociendo. Sigo pintando, creando y disfrutando de las clases que doy en mi atelier.

*Por Alejandra Cicchitti/memo.com.ar

Temas relacionados