Moneda popular como herramienta anti-inflacionaria

Se lanzó la MIA, Moneda de Intercambio Argentina. La medida apunta a fortalecer la economía popular del sector de las empresas recuperadas.

El MNER (Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas) lanzó la MIA, Moneda de Intercambio Argentina, el sábado 1 de octubre en el Mercado de Flores, ubicado en Ramón Falcón 2.714, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con una notoria concurrencia en una jornada festiva de feria con gastronomía, sorteos, juegos y música bajo el lema “la cooperación supera la competencia”. Además de la moneda, el MNER lanzó un mercado digital que esperar poder complementar con una moneda digital en sintonía con las nuevas lógicas comerciales.

MIA es una moneda avalada por la producción de cada empresa recuperada que la implementa para incentivar el comercio y promover el consumo de productos y servicios del sector cooperativo de empresas recuperadas entre los y las trabajadoras del sector y entre sus clientes.

“Las empresas recuperadas desde 2016 veníamos en franca caída, fue una recesión total, se agravó el tema de la venta, los costos de servicios subieron y hace 6 meses que sacamos la MIA como experiencia para los vecinos y para gente que no es de las empresas recuperadas. De esta forma, logramos la confianza en que nuestros productos y nuestra mano de obra valen. Con MIA empezamos a intercambiar y logramos que empresas recuperadas que no tenían contacto en el tema comercial lo tengan”, explica Pablo González, actual presidente del MNER.

Según Pablo González, la MIA ya lleva 6 meses de prueba y 40 cooperativas del MNER ya realizan intercambios con esta moneda. Los y las trabajadoras del sector junto con sus retiros de excedente de la producción reciben un plus para gastar en MIA que les permite realizar compras en los almacenes de la distribuidora Recoop, ubicados en 50 empresas recuperadas de AMBA, o en cualquier empresa recuperada. El MNER, conformado por 100 recuperadas, y el Recoop “serían como el banco central, son los que avalan la moneda”, señala González.

El sector alimenticio y el sector gastronómico son los sectores que  más adhirieron a la MIA. El sector gastronómico, además, tiene una participación importante en la promoción de esta moneda hacia afuera del movimiento porque le devuelve a sus clientes el 5% o el  10% del ticket en MIA, que pueden ser gastadas  a través de la página web o en algún almacén de Recoop, o en cualquier bar o restaurante recuperados.

“Nosotros estamos convencidos que la MIA puede contribuir a mejorar las lógicas de comercialización, a tener mayor demanda, a fidelizar a los clientes porque creemos que la emisión monetaria es importante para el desarrollo de cualquier país y queremos disputar la idea del discurso neoliberal de que la emisión provoca inflación: lo que provoca la inflación no es la emisión sino los monopolios”, explica ex presidente del MNER y actual Director Nacional de Empresas Recuperadas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Plácido Peñarrieta, presidente de Cooperativa Imprenta Chilavert, dice que “para nosotros significa mucho. Esperamos que sea aceptada por el amplio espectro del cooperativismo, porque la esperanza de todo trabajador es que su capital no se desvanezca a causa de una inflación que  maneja el mercado. Con esta moneda va ser un desafío para tener estabilidad con nuestro poder adquisitivo. Ojalá se concrete y perdure en el tiempo para demostrar una vez más que unidos somos capaces de llevar adelante para que la competencia tenga cuidado”.

Por su parte, Maximiliano Correa, trabajador de Cooperativa aceitera La Matanza, manifestó que “la moneda MIA es una herramienta de soberanía de los pueblos, un instrumento de control sobre los Estados. Nuestro mercado MIA tiene como fin fortalecer la demanda de producción de nuestras unidades productivas acercando a los consumidores y productores bajando el costo de los productos. Una patria libre y justa  solo podrá realizarse si todo nuestro pueblo tiene trabajo y soberanía monetaria y alimentaria. Nada de lo que hacemos tiene sentido si no ayuda a la conciencia de nuestro pueblo”.

Para culminar, Eduardo “Vasco” Murúa aseguró que “el impacto de la MIA en función de la soberanía monetaria y soberanía productiva va a ser muy alto, muy positivo. Vamos a incrementar un porcentaje de la demanda de las empresas recuperadas y esperamos que sea una herramienta para muchos sectores, que seguramente va a ser imitada por muchos otros actores de la economía social y popular”.

Por Julieta Galera
Ph Andrés Pelozo

Temas relacionados