Mujeres: el valor agregado de los incendios

Son las mismas mujeres de los brigadistas y algunas amigas voluntarias, las que cocinan para sus esposos y compañeros, mientras ellos combaten firmemente los incendios que se producen en los campos de secano del este sanrafaelino. Estas hermosas mujeres por su solidaridad actúan al más puro estilo de las niñas de Ayohuma, que curaban heridos y alcanzaban agua en la segunda Batalla en el Alto Perú.

Aquí en Mendoza y en pleno siglo XXI son las mujeres , seres bellos y hermosos, las que siguen acompañando, el trabajo que realizan sus maridos, novios, parejas, amigos, a punto tal que el mismo Gobierno en su página oficial de prensa reconoció que las esposas de los brigadistas son quienes están cocinando y limpiando, resaltando que ellas juntan frutas y golosinas, agregando que una viejita va todos los días a llevar unas cubeteras de hielo, todo es aporte desinteresado de estas personas amorosas y solidarias de este sur mendocino.

Larga sería la lista de los que pasan por la base de los brigadistas en Monte Comán, muchos a brindar ayuda, otros solo para tomarse una imagen, como si estuvieran ayudando, deplorable por cierto.

La comunidad montecomanina aporta con hielo, las esposas de los brigadistas cocinan en la base y la Reina de la Vendimia y voluntarios en el albergue parroquial. La ropa sucia la lavan a mano en fuentones, comentó la Reina de Monte Comán. Verdaderamente la gente que va a cocinar y ayudar hace magia.

Tengamos en cuenta que los brigadistas, no tienen donde ni como bañarse tras las altas temperaturas que soportan en el combate contra el fuego, y también se alimentan, pero a las apuradas para continuar trabajando.

Nuestras felicitaciones a estas destacadas mujeres, que ponen lo que hay que poner para que dentro de la adversidad, todo esté encaminado hacia el bien. Deberían ser muchos más los que colaboraran y no solo estas bellas mujeres.

Comentar

comentarios

Temas relacionados