Mujeres que se reinventan

La protagonista de esta historia es Bárbara Lorenzo, una joven, madre de dos pequeñines que han ido creciendo, obvio como todos.Hoy podemos decir que es una mujer que se ha reinventado. La conocimos en San Rafael,cuando tenía 27 años mientras realizaba un sueño, la aventura de recorrer latinoamérica en una komby. En esa oportunidad nos contó que era una madre que había parido en casa.

Los seres humanos vamos cambiando día a día, por no hacer una fracción más pequeña y decir minuto a minuto. Muchas de nuestras partes mutan y otras se proyectan haciendonos crecer. Hoy celebramos que Bárbara «Barby» Lorenzo con su nuevo emprendimiento » @buenosairesstamp» esté celebrando el primer año de vida, donde primero vinieron los aprendizajes para poder cosechar lo sembrado sin haber perdido de vista, Maternidad y Trabajo dentro de lo poco compatible que son, pero Barby fiel a su estilo se animó y dio el salto y no era al vacío.

«Barby» nos dijo en casa de una amiga común Rosy, quien fue la gestora de la nota, y cuando estábamos en una animada conversación nos dice»Tenemos miedos? Claro! Pero muchas veces es a través y a pesar de los miedos, que se logran las grandes cosas…La vida no espera, los sueños tampoco! Hay que ir tras ellos, el momento es ahora… ¿sino cuándo? Solo hay que animarse…!» y su vida lo demuestra cuando se largaron a realizar el viaje en enero de 2018, con la idea firme de llegar a Alaska… el que solventaban vendiendo aritos, collarcitos, que les permitiá cargar combustible, comer y algunas otras cosa. También vendía su libro «Parir en Casa» un proyecto social,que escribió y editó, transformandose en una guía práctica de como tener un hijo en casa.También dio charlas y talleres sobre parir, nacer y criar con respeto, amor y libertad herramientas que ofrecían para ayudar a los semejantes.

«Luego de parir a mi Segundo hijo, Milo, sin intervención médica, acompañada de una partera, una doula y un partero mi cabeza explotó
Nada fue igual…Había parido en mi casa, sin anestesia, sin manos encima, sin nadie que me diga que hacer ni menos como.

«A los tiempos, a los de mi bebe, acompañada por quienes deseada, sostenida constantemente por quien en ese momento era mi pareja y papá de Milo, tenía mi música, mi pileta de parto, mis dibujos en las paredes y todo a mi gusto…»

«Era puro placer, había dolor, había sentimiento de NO PUEDO MÁS, pero pude, yo sabia que podía, y Milo pudo…Me sentí privilegiada por haber experimentado algo que debería ser siempre de ese modo».

Nadie debería vulnerar nuestros cuerpos y mentes ni los de nuestros hijos JAMÁS, menos en el momento más funds te de la vida de un ser humano!!!

«Así fue como a la semana de haber parido, aun sintiendo que el mundo exterior era hostíl para mi bebe, decidí embarcarme en hacer un libro, en poner en palabras que queden para siempre la experiencia de muchas familias, que como yo, habían transitado otro camino, con otro punto de partida, y el mismo de llegada, el amor, el respeto, el nacimiento sagrado de nuestros hijxs!»
Así nace parir en casa, desde el deseo de compartir, de gritar a los 4 vientos que se puede nacer y parir de otro modo».

@buenosairesstamp Cumple un año!!! Quizás para nadie sea muy importante, ni es un hecho histórico…Pero para mi tiene un valor emocional Enorme…

Buenos Aires Stamp nace como un emprendimiento en un momento de mi vida donde literal me había quedado sin nada, donde tenía que volver a empezar de cero, con gente alrededor que me hacía todo muy difícil, con dos hijos que mantener y criar y con una casa que sostener sola…..
Necesitaba poder pagar el alquiler y comer porque ya casi no tenía ahorros, pero con dos hijos en casa, como hacía para salir a trabajar? Si pagaba niñera cambiaba plata, y no había nadie de la familia que pudiera cuidarlos para que yo salga… entonces como mantener una casa sola con dos hijos? Esta pregunta rondo por mi cabeza muchas noches, muchos días, y cada vez que lo pensaba lloraba y me angustiaba. No veía el modo de salir de ahí…

Necesitaba encontrar un trabajo, que pudiera hacerlo desde casa, con la compu, con los nenes ahí al lado, y que me permitiera pagar el alquiler y comprar comida… no más que eso!

Así se me ocurrió gastarme mis últimos ahorros en una estampadora y con ayuda de conocidos aprendí a estampar, diseño ya algo sabia y sino aprendía, no tenía mas opción que esa…

Así me lance, arme la marca, la página, invertí mis ahorros y crucé los dedos, los cruce fuerte porque era la única chance que tenía, debía funcionar si o si…

Funciono muy bien, los amigxs y conocidxs me ayudaron, compraron y me recomendaron y así empezó a crecer…
El boxeo fue un pilar fundamental, no solo desde lo mental ya que me mantuvo cuerda en momentos muy feos y crudos, sino desde lo laboral, porque todos los gimnasios y entrenadores me abrieron las puertas!!! Yo iba ahí gym x gym con mi bolso de ropa y mis posters, ylos findes de semana me iba en colectivo a todos lados a veces sola, pero muchas veces con mis hijitos, con frío, calor o lluvia. Ellos se aburrían, pero siempre alguien me ayudaba o les prestaba guantes para que se entretengan, y volvia tarde, cansada, con dos criaturas dormidas, enojadas y un bolso de 15k de ropa… aveces contenta por las ventas, a veces triste porque había “perdido” 5hs al pedo…

Pero me la jugaba, trataba y no me daba x vencida, no es que no quisiera, no podía…

Y así día tras día, esta marca fue creciendo, me permitió comer, ir al súper, comprar helados y pagar mi alquiler

Puede sonar tonto, pero para mi no es una marca o un proyecto nada mas, para mi es lo que le dio de comer a mis hijos, y es el esfuerzo de día y noche diseñando y estampando con amor, ganas y paciencia…

Para mi Buenos Aires Stamp es eso, una mamá sin salida aparente que pudo, y que sigue pudiendo eventualmente!!

Quizás vayamos tomando otros rumbos, nos agrándenos, hagamos cosas nuevas, quizás sigamos siendo chiquititos…

«Pero nunca nos vamos a olvidar de las estampas a las 3am con mate y dos bendis roncando de fondo, ni de cada persona y cada club que nos invitó, nos cuido y nos alentó.

Hoy cumplimos un año y estamos contentos, el esfuerzo vale, SIEMPRE», nos cuenta Barby.

Comentar

comentarios

Temas relacionados