Murió el periodista Alfredo del Giusti

Alfredo del Giusti fue periodista, Director de Turismo de Mendoza, exfuncionario, empresario, gerente de la Camara de Turismo de Mendoza.

Alfredo del Giusti, fue jefe de Noticias del viejo diario “Mendoza”, empresario del turismo, dirigente de ese sector económico y, además, director de Turismo de Mendoza, uno de los padres del slogan “El sur también existe” y no venía nunca a San Rafael. Recuerdo que la otrora Asociación Sanrafaelina de Turismo que presidiera Felipe Gattás, logró que Del Giusti llegara a San Rafael cuando era Director de Turismo de la Provincia.

Del Giusti periodista toda su vida y, dentro o fuera de la gestión pública o privada, siguió dejando a sus seguidores sus puntos de vista sobre la situación turística de la provincia o recordando la historia de diversos lugares de renombre. Su última actividad fue como gerente de la Cámara de Turismo de Mendoza.

Del Giusti estaba ligado al turismo desde muy chico, ya que su padre fue gerente del hotel termal de Puente del Inca fue construido en 1925, durante la época de los ferrocarriles ingleses. A 2270 m de altura, era un lujo para la época. Tenía 70 habitaciones, cada una con su propio baño termal.

Alfredo Del Giusti, el periodista que fuera Director de Turismo de Mendoza, integrante de la Cámara de Turismo de Mendoza, era hijo del gerente y trabajó como adicionista del Hotel antes de ser nada…

En diversas publicaciones que tomaron la luz “El Petiso” como todos lo llamaban señaló en muchas oportunidades, “Recibíamos visitantes ilustres que bajaban del tren sin haber siquiera descendido en Mendoza. Traían baúles con ropa para un mes”, recuerda. Con el advenimiento del gobierno peronista, Las Cuevas pasó a llamarse villa Eva Perón y el hotel fue tomado por su Fundación.

En 1955, con la Revolución Libertadora, llegó al lugar un capitán de navío muy antiperonista. Recuerda Del Giusti que “hizo sacar de la hostería toda la vajilla y reunirla en la plaza. Él personalmente rompió cada plato, cada jarra y cada taza porque llevaba impreso un escudito con un retrato de Evita. Cómo sería de obsesivo, que una vez, caminando por la estación ferroviaria, vio apilados muchos cajones de huevos, vacíos, pero con sus maples, que llevaban la inscripción P.P. Estaban allí esperando a ser transportados hacia Mendoza. Convencido de que P.P. quería decir Partido Peronista, los hizo quemar. Como consecuencia de su desatino, sus sucesores tuvieron que indemnizar al dueño de los cajones, Pascual Palmada (de ahí, las iniciales P.P.)”.

El hotel luego de sobrevivir a varias amenazas climáticas, que previamente habían dejado inhabilitado el servicio del tren trasandino, fue destruido por el alud de agosto de 1965, donde murieron 40 personas.

Comentar

comentarios

Temas relacionados