Murió la periodista Mona Moncalvillo

Transformó la entrevista periodística en un verdadero arte. Fue una gran referente del periodismo argentino

La primera mujer que dirigió Radio Nacional (2003-2007), la periodista Mona Moncalvillo, murió este lunes a los 73 años. El periodismo argentino está de luto ante la pérdida de una de las periodistas que transformó la entrevista periodística en un verdadero arte, como se podría comprobar al revisar los reportajes que publicó en la revista Humor: María Elena Walsh, Jorge Romero Brest, Aída Bortnik, Pepe Soriano, Enrique Pinti, Eladia Blázquez, José Larralde, Isidoro Blaisten, Mario Vargas Llosa Cecilia Rosetto, Héctor Alterio, Atahualpa Yupanqui, Osvaldo Pugliese, Joan Baez, León Gieco, Guillermo Roux y Raúl Alfonsín, entre otros artistas, escritores, músicos y políticos a los que entrevistó. Moncalvillo condujo hasta 2019 el programa Dos ideas en la misma emisora que dirigió, donde se trataban temas de cultura, música e historia.

Adelina Olga “Mona” Moncalvillo nació en Curarú, un pueblo del partido de Carlos Tejedor (Provincia de Buenos Aires), el 23 de septiembre de 1947. Estudió Comunicación Social en la Universidad de La Plata y fue militante política en la misma ciudad. El 18 de diciembre de 1976 su hermano menor, Domingo Héctor Moncalvillo, fue secuestrado por la dictadura cívico-militar. Domingo estuvo detenido desaparecido en la Brigada de Investigaciones de La Plata, donde lo visitaba diariamente el capellán de la policía bonaerense, Christian von Wernich, hasta el 30 de noviembre de 1977, cuando fue “trasladado” y asesinado junto a Cecilia Idiart y Nilda Susana Salomon, y sus cuerpos fueron incinerados en el centro clandestino de detención conocido como Puesto Vasco.

Moncalvillo –que entró a la revista Humor en 1979 y permaneció durante catorce años- trabajó en la agencia estatal de noticias Télam; participó como columnista en los diarios La Opinión, La Nación, Clarín y Página/12; también tuvo programas en Radio Belgrano, FM Palermo y Radio Nacional; en televisión estuvo en los canales 7 y 11 y condujo Dos ideas juntas por Plus Satelital y La salud que nos duele por CVN. En 2001 hizo la voz en off de la obra de teatro Las letras de mi nombre, dirigida e interpretada por Vita Escardó y Victoria Egea, que participó del ciclo Teatro por la identidad. La periodista también fue de las fundadoras de la ONG Poder Ciudadano, junto a Teresa Anchorena, Marta Oyhanarte y Luis Moreno Ocampo, entre otros.

Como primera mujer que dirigió Radio Nacional, Moncalvillo planteaba que las mujeres tienen una sensibilidad especial. “Las mujeres tenemos una gran capacidad de desdoblar. El chiste de que los hombres no pueden mascar chicle y cruzar la calle. Nosotras podemos mascar el chicle, cruzar la calle, llevar a los chicos, las bolsas de las compras y hasta ir fumando. ¿O no? Eso es lo que hacemos las mujeres, desdoblamos”, dijo la periodista en una entrevista con Sonia Santoro para el suplemento Las/12, en la que recordó que su apodo “Mona” se lo pusieron de chica porque era “muy payasa” y en su pueblo Curarú, donde se crió escuchando la radio, jugaba a ser periodista agarrando la escoba como micrófono.

“Hermosa, querida, admirada compañera. Maestra de periodistas. Crecí leyéndote y tuve el lujo de seguir aprendiendo trabajando a tu lado. Este homenaje a la resistencia cultural, a vos y toda la revista Humor vuelve hoy y siempre. Que la tierra te sea leve Mona Moncalvillo”, escribió Gabriela Cerruti, diputada del Frente de Todos, en su cuenta de Twitter. Durante la gestión de Moncalvillo al frente de Radio Nacional, a la que llegó con el propósito de poner de pie la emisora para lograr que fuera federal, pluralista y con una programación de calidad, se mejoró la situación laboral de los trabajadores que estaban sin efectivizar, la radio recuperó la potencia de los 100 KW y se arreglaron emisoras del interior del país que estaban desmanteladas. Lo primero que hizo apenas desembarcó en Nacional fue convocar a Héctor Larrea y Miriam Lewin. “La gráfica es la gran formadora de periodistas: si sabés escribir bien, hablás bien. De eso, no hay dudas –subrayó la periodista en una entrevista con Alejandro Dichiera para la radio pública de Avellaneda-. La radio me cambió la vida y me cambió los sueños. La inmediatez de la radio me parece maravillosa: cómo podés llegar tan rápido y tan bien, para mi gusto mejor que la televisión. La magia de la radio no la tiene ningún otro medio”.

Fuente Página 12

 

 

Comentar

comentarios

Temas relacionados