Naftas: tras el 4% del GNC, se viene otro aumento

Admiten un «desfasaje» de más el 20% en los combustibles líquidos, en especial naftas. El m3 de GNC subió por segunda vez en menos de 2 meses.

Mientras se espera por la inminente nueva suba de los combustibles líquidos por parte de YPF, el GNC (Gas Natural Comprimido) ya es 4% más caro en Mendoza. Así, ya roza los $70 por metro cúbico expendido, un nuevo precio que representa la antesala del cambio de pizarras para las naftas.

En concreto, los automovilistas que utilizan deben sumar otros $2 al precio vigente hasta ahora. Es que el GNC pasó de $67,99 a $69,99, lo que representa el segundo aumento en menos de dos meses: la última vez fue el 21 de junio, cuando el m3 trepó $4. Esto es, de $63,99 a $67,99.

Como un «aumento técnico» lo definen desde el sector expendedor. Es que el Gobierno aprobó hace tiempo un cronograma trimestral de ajuste del costo del gas PIST (Punto de Ingreso al Sistema de Transporte), atado a cada incremento de los combustibles líquidos (representa el 15% del valor de la nafta), que se traslada a las estaciones con esa periodicidad y a su vez tienen su propia brecha entre gasoil y naftas.

Dentro de esa lógica, la más reciente suba (en abril) estuvo vigente para el período mayo-julio. Ahora el precio PIST o en boca de pozo, $111 por m3, se actualizó un 11%: el nuevo valor de $123,22 regirá por otros 3 meses (hasta noviembre), aunque puede recalcularse a partir del próximo incremento del valor por litro de las naftas.

«Es un aumento que se aplica en todo el país, aunque la proporción depende de cada cuenca. Digamos que nos beneficiamos de la Neuquina, que abastece a todo el terriorio mendocino y registra uno de los porcentajes más bajos. Cuando suceda la suba de las naftas recién impactará a partir de noviembre en el GNC», explicó el presidente de Amena (Asociación Mendocina de Expendedores de Nafta y Afines), Isabelino Rodríguez.

Antes gasoil, ahora naftas

Despejada un poco la bruma que generó la grave crisis de faltantes y quiebres de stocks de gasoil, cuya última suba fue del 19%, resta dilucidar desde cuándo se trasladará a surtidores la próxima para las naftas.

Por lo pronto, las petroleras, con YPF a la cabeza, se aferran a un retraso de tarifas que supera largamente el 20%. Y ya se anticipó que el nuevo aumento es inminente (¿esta semana?), dada la brecha cada vez más grande entre los distintos tipos de combustible.

Antes del incremento del gasoil, las pizarras de las estaciones de servicio ya se habían modificado 4 veces a lo largo del 2022. Luego de la última modificación, del orden del 11%, la nafta tipo Súper viene expendiéndose a $127,30 por litro, mientras que la premium o Infinia cuesta $155,70.

Para las compañías es «necesario» un nuevo ajuste con los precios internacionales. Mientras tanto, el Gobierno saca cuentas, ya que más del 60% de la masa de subsidios se destina a la importación de combustibles.

Sin embargo, los expendedores advierten que hay otros factores que hacen presión sobre los valores en surtidor. Según Rodríguez «tenemos las paritarias abiertas, algo difícil de sobrellevar. Por ahora, intentaremos absorber el impacto en el costo salarial y no trasladarlo».

 

Temas relacionados