Necesidad de una purga policial

Existen innumerables antecedentes de casos donde se involucra a personal policial. Hasta el momento no se ha recibido respuesta del Ejecutivo, por lo que el Senador Armando Camerucci reitera el pedido que se reconsidere la situacion de agentes de la fuerza policial.

HONORABLE CAMARA DE SENADORES

26 de setiembre de 2014.
Respecto al caso del policía que mató al ahijado y a la madre de su pareja y ahora está internado en el hospital El Sauce, el senador Armando Camerucci, recordò que en el año 2011 le envió la siguiente nota al entonces ministro de Seguridad, Carlos Aranda…  «sin respuesta».
Reitera el pedido de que se reconsidera la situación de agentes de la Fuerza Policial al ahora ministro Leonardo Comperatore.

Mendoza, 01 de diciembre de 2011.

Sr. Ministro de Seguridad
Provincia de Mendoza.
Dr. CARLOS ARANDA
S………………../………………..D

De mi mayor consideración.

Por la presente me dirijo a Ud. a los efectos de elevar una serie de consideraciones en relación a los acontecimientos de público conocimiento que durante el presente año han tenido como protagonistas a diferentes agentes de la Fuerza Policial.
A modo de ejemplo podemos citar los siguientes casos:
I) Enero de 2011:

§         Una persona asalta a un taxista en la puerta de su casa con el arma reglamentaria de su pareja quien es miembro de la Policía. Luego de realizar el viaje habría ingresado a su casa con la excusa de buscar dinero para pagar, regresando inmediatamente con el arma 9 Mm. mencionada, exigiéndole la recaudación que poseía ($50). Consumado el hecho, el delincuente se habría encerrado en su propia casa, sin tener en cuenta que la víctima tenía un teléfono celular del que llamó a la Policía, la cual por las características del hecho, fácilmente identificó al autor del ilícito.

§         Presunta violación de un travesti menor de edad en el Parque Central de Ciudad.

§         Las autoridades de la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR) quedaban involucradas en irregularidades por el cobro de “diezmos” a los efectivos policiales.

§         Dos efectivos policiales  mantuvieron relaciones sexuales en horario de servicio y en un móvil policial, lo que salió a la luz gracias a los propios mecanismos que pose el CEO para el combate del delito y que los involucrados parecían ignorar.

II) Marzo de 2011

§         Policías que prestaban servicios en la División de Delitos contra la Integridad Sexual guardaban, en un pen-drive de uso laboral, fotografías manteniendo relaciones sexuales con una joven. Agentes de “esa división” grabando actos privados.

III) Abril de 2011

§         Se aprehende a un policía de Mendoza que, uniformado, efectuó disparos a la salida de una whiskería en la Provincia de La Pampa.

IV) Julio de 2011

§         Denuncia en la Comisión de Derechos y Garantías, sobre torturas y vejaciones que presuntamente habría sufrido un individuo en una Seccional policial de nuestra Ciudad.

V) Septiembre de 2011

§         Tres policías eran investigados por robo de bienes del Estado.

§         Un efectivo policial que prestaba funciones en la Comisaría 13 de Rivadavia se entrega, denunciado por abusar sexualmente de su hijastra menor de edad.

VI) Noviembre de 2011

§         Dos policías uniformados apostaban en el Casino de Mendoza en Uspallata mientras realizaban tareas de custodia en el lugar.

§         Dos efectivos del Departamento de Junín se trenzaron en una fuerte pelea con golpes dentro de la misma Comisaría 19 de ese lugar.

§         Dos policías serán sumariados y apartados por la Inspección General de Seguridad debido a la denuncia de una ciudadana que acudió a la Playa San Agustín a retirar su vehículo, pero este había desaparecido y cuando lo hallaron estaba prácticamente desmantelado.  Por registros del lugar se indicaba que el auto había salido de la playa en Julio a solicitud del personal de Inteligencia Criminal y que desde allí había sido llevado al área de Logística. Presuntamente el encargado de otorgar el vehículo no reparó en las evidentes diferencias de color y de patente del mismo con respecto a otro vehículo que debía cederse, sumado a que además quien lo retiraba no contaba con la autorización judicial pertinente ni quien lo entregaba la habría requerido.

§         Un policía de la subcomisaría del Distrito de Rama Caída en San Rafael fue sorprendido en el cerro Plateado de Malargüe cazando piches (especie protegida por las leyes de preservación de la fauna). Con la evidencia en la mano, el efectivo junto a otra persona, habrían intentado huir.

§         Como corolario de esta sucesión de hechos desafortunados, en estos días es noticia la gravísima situación ocurrida durante la madrugada del pasado Lunes en el Departamento de General Alvear donde un joven de 17 años que circulaba en su bicicleta fue atropellado por detrás y abandonado a la vera de la ruta 188 por un agente de la Comisaría 46 de Bowen. Pero el caso no concluyó allí y derivó en varias aristas, ya que el joven se encuentra en terapia intensiva (con fractura de la séptima vértebra cervical, hendidura de cráneo y respiración mecánica asistida) y se investiga si además existió una red de encubrimientos por parte de otros efectivos policiales y hasta la cúpula de dicha Comisaría, lo que agravaría aún más el hecho ya que, entre otra serie de irregularidades, el caso nunca fue notificado al Fiscal de turno quien habría tomado intervención de oficio.

§         Todos estos casos, sumados a numerosos suicidios, copiosas irregularidades, abusos y casos de gatillo fácil, se han sucedido sólo a lo largo de estos meses y contextualizan la grave situación que atraviesa la Fuerza.

Estas y tantas otras situaciones que seguramente no tienen la trascendencia pública de las mencionadas, abonan al presente pedido y otorgan al mismo, carácter de urgente.

No debe dudarse que es en la etapa formativa del aspirante a ser miembro de las Fuerzas de Seguridad el momento en que deben detectarse las falencias en los mismos para darle un adecuado tratamiento y en este sentido orientar las herramientas pedagógicas con que cuenta el Instituto Universitario de Seguridad Pública para la consecución de sus objetivos. En este sentido promovemos que deben replantearse fundamentalmente dos puntos:

En primer lugar deben reverse los contenidos técnicos específicos, jurídicos y sociales, profundizando su comprensión teórica y aplicación práctica en una realidad compleja en permanente cambio. Para ello también es esencial agregar un permanente perfeccionamiento y actualización con carácter obligatorio.

En segundo lugar, tal como surge de la observancia de la realidad actual, debe atenderse a una situación preocupante. Creemos que es necesario rever la distribución curricular que actualmente se imparte en el Instituto Universitario de Seguridad Pública (IUSP) ya que puede advertirse que, más allá de alguna falencia, dichos contenidos se encuentran centrados principalmente en la instrucción académica y física de los aspirantes y, si bien existen algunas materias en esta órbita, poco se hace en relación a la formación psicológica de los mismos, la cual siempre deberá estar en manos de los profesionales pertinentes.

Teniendo en cuenta el grado de exposición y el nivel de riesgo de los conflictos que deben atender los agentes policiales, este aspecto se torna de imprescindible atención y por ello no puede pasarse por alto si se pretende contar con agentes idóneos en materia operativa. Pero para ello la formación que reciban debe ser no sólo integral, sino también completa. Es decir que además de proveer contenidos interdisciplinarios debe hacérselo de modo acabado, para que los resultados sean los pretendidos.

Sabemos que el problema no responde a un único aspecto y que requiere de un abordaje más amplio, pero seguramente medidas como la propuesta colaborarán con la resolución de esta acuciante problemática.

Sin otro particular y esperando reciba en bien lo aquí expresado, aprovecho para saludarlo con distinguido respeto.

ARMANDO CAMERUCCI

Bloque Senadores UCR

Temas relacionados