Nigeria recupera ciudad donde Haram había secuestrado 200 niñas

El Ejército nigeriano anunció que recuperó la localidad de Chibok, en el noreste del país, tomada hace sólo tres días por el grupo extremista y la misma desde donde los islamistas secuestraron a las niñas hace siete meses, un caso que conmocionó al mundo entero.

Un vocero del Ejército, el general Olajide Olaleye, confirmó la noticia de la liberación de Chibok, aunque no ofreció detalles sobre cómo los militares lograron liberar la ciudad, según informó la agencia de noticias EFE.

Olaleye sostuvo que ya no hay combates en el aérea y pidió a los habitantes que huyeron de sus casas el jueves a la noche por miedo a quedar a merced de los radicalizados combatientes de Boko Haram que vuelvan.

Chibok se encuentra a 80 kilómetros de Mubi, en el estado de Borno donde el gobierno del país africano declaró el estado de sitio, al igual que en los vecinos Adamawa y Yobe tras la ofensiva de Boko Haram, pero hasta ahora fue incapaz de ofrecer seguridad a esa región.

La ciudad asediada hace meses por el grupo islamista es de mayoría musulmana, pero también alberga un enclave de familias cristianas, muchas de las cuales se dedica a traducir la Biblia a lenguas y dialectos locales.

El nombre Boko Haram significa en lenguas locales «La educación no islámica es pecado».

Olaleye sostuvo que ya no hay combates en el aérea y pidió a los habitantes que huyeron de sus casas el jueves a la noche por miedo a quedar a merced de los radicalizados combatientes de Boko Haram que vuelvan

Bajo este precepto y con el objetivo de instaurar un califato organizado por la ley islámica (sharia), la milicia comenzó a conquistar territorios a principios de año y según expertos en seguridad ya controlan 221.000 kilómetros cuadrados del noreste de Nigeria, el país más rico y poblado de África.

El conflicto en esta parte del país cobró fama mundial el 14 de abril pasado cuando Boko Haram secuestró a más de 200 niñas estudiantes en el corazón de Chibok, en el sur de Borno. La ola de indignación internacional fue inmediata.

Varios jefes de Estado, estrellas internacionales e incluso el papa Francisco participaron entonces en la campaña #bringbackourgirls (devuelvan a nuestras chicas) lanzada en las redes sociales en apoyo de las jóvenes.

Pero más de seis meses después y pese a la prensión desde el exterior, 219 de ellas siguen retenidas y Boko Haram continuó cometiendo ataques contra escuelas que siguen programas occidentales desde 2009.

El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, muy criticado por su falta de reacción tras el secuestro, aseguró en varias ocasiones que liberaría a las estudiantes. En un encuentro con los familiares de las chicas secuestrada en julio pasado, el mandatario y mandos del Ejército prometieron enviar refuerzos para Chibok.

Pero las promesas del mandatario no han mostrado resultados concretos, excepto por el anuncio de una tregua el 17 de octubre pasado, que rápidamente fue negada por el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau.

Prueba de ello fue que la violencia nunca cesó.

El lunes pasado, 47 adolescentes murieron en un atentado perpetrado contra su instituto en el norte de Nigeria, por un kamikaze vestido de colegial, una matanza atribuida a Boko Haram.

En tanto, esta noche medios locales informaron que varias personas fallecieron cuando una bomba explotó cerca de un mercado en la localidad de Azare, en el noreste de Nigeria, no muy lejos de Borno. Pese a que aún no está claro quién fue el responsable, se trata de una región en donde Boko Haram está muy activo.  TELAM

Temas relacionados