OSEP: La ausente en el discurso de Suarez

Los más de 400 mil afiliados a OSEP tienen prohibido enfermarse, esperan ansiosos que OSEP funcione, cumpla con las prestaciones, solucione los graves problemas de servicios en el interior de la provincia y deudas a proveedores y profesionales. Mientras tanto la administración continua gastando en publicidad en medios y periodistas adictos al Gobierno de Suarez.

Se ha transformado en una trampa para los afiliados que aportan a la obra social que no funciona y con salarios bajos que no permiten que mejoren los servicios de salud, cautivos e indefensos, así están los trabajadores del Estado en materia de Salud.

Se hace imposible pensar que OSEP este bien administrada y pensar que funcione cuando los sueldos de los trabajadores están totalmente por debajo de la inflación.

Para destruir una obra social de 69 años de trayectoria, con más de 400 mil afiliados, se necesita mucho empeño y gobiernos dedicado al desfinanciamiento sistemático, más mucho curro con los prestadores amigos.

Hoy agoniza, siendo la obra social más numerosa de la provincia, debido a los bajos sueldos de los estatales, ayudado por la pandemia y los bonos en negro el Gobernador le redujo en un 50% los ingresos reales, por lo que no cuenta con lo necesario para cubrir en un 100% las prestaciones esenciales y se agrava el déficit que fue aumentando por el mal manejo de los mismos.

Sin control de los beneficiarios, sin control de la Superintendencia de Salud de la Nación, sin posibilidades de libertad de elección, el manejo desde hace tiempo es discrecional por el dedo del Gobernador de turno, que sin concurso, calificaciones o trayectoria laboral los pone para asegurar su servilidad.

Hoy los recortes pasan a manera de cuchillo, desde prestaciones como la terapia de niños con discapacidad, a la farmacia, a la atención odontológica, a los anestesistas, a los pediatras, y la caída de los mejores prestadores y de las instituciones médicas de más relevancia y cobertura geográfica.

¿Dónde van a parar los miles millones entre cuotas de afiliación y supuestos aportes del gobierno provincial?

La obra social debería ser gobernada por sus verdaderos dueños que son los afiliados. Libertad de elección de sus afiliados. Auditoría externa y elecciones de sus gerentes por concurso.

 

 

Temas relacionados