Otros hoteles en San Rafael

*La Posada de la Estación, Hotel Galileo y varios más fueron los anfitriones de los primeros inmigrantes a nuestro terruño.

 Con la llegada del tren se hizo necesaria la construcción de mayor cantidad de hoteles, pues llegaba mucha gente de visita, con la pretensión de adquirir tierras en la zona. Así fue que a pocos metros de la estación del ferrocarril nació la Posada de la Estación, de menor precio que los hoteles Club y Centenario, más accesible para los inmigrantes. No he obtenido el nombre del dueño, pero sé que posteriormente el Hotel se transformó en Hotel Galileo, en un principio perteneciente a Mateo Silengo, así aparece en la guía Telefónica de 1924 con el teléfono N° 258. La manzana donde estaba ubicado pertenecía a la Srta. Catalina Vittone.

Posteriormente fue adquirido por el Sr. Manuel Fernández Otero que al poco tiempo se lo vendió al Sr. Pedro Casquero, quien había vivido mucho tiempo en el Escorial, donde poseía un almacén de Ramos Generales. Decidió trasladarse a la ciudad, con su esposa y abrieron una pensión en terrenos del Sr. Iaccarini, donde actualmente se encuentra la escuela EBME, la Sra. era excelente cocinera y preparaba los platos en la pensión. Cuando le ofertaron el Hotel no lo pensó mucho y se hizo el traspaso del Hotel Galileo.

Atendía muy bien a sus pasajeros para servir en las mesas compraba el vino de Bodegas Hansa y el  Sileno de Juan Balbi. Como este  Hotel  era bastante grande, contrató cocineras, primero fue Hermelinda y luego Luisa. Durante un tiempo fue su propietario hasta que decidió trasladarse y lo vendió.

Con el tiempo el Hotel pasó a llamarse El Comercio y fue propiedad de Rosendo Felipe. En 1924 aparece en la Guía de Teléfonos un Hotel El Comercio que pertenecía a Ulzurrum, Andía y Cia., como esta guía no da el domicilio, no sé si es el mismo Hotel que cambió de ubicación y de dueños.

 

Hotel Casquero

En 1940, se remataron unos terrenos, enfrente de la que sería la Terminal de Ómnibus de San Rafael y don  Pedro Casquero adquirió dos lotes en la manzana situada en calle Cnel. Suárez, entre Avellaneda y Godoy Cruz, ahí don Pedro hizo construir un pequeño Hotel, tenía 19 habitaciones, cómodas y sencillas, el constructor fue el Sr. Manuel Lozano. En la planta baja había instalado un Bar y Restaurante, la cocinera volvió a ser su esposa que cocinaba maravillosamente bien. Le puso por nombre su apellido: Hotel Casquero. Su hijo Julián trabajó junto a él y a su muerte continuó con el Hotel. Años después lo alquiló a don Nicanor Martínez.

 

Por  Prof. María Elena Izuel

 

Temas relacionados