Peras y manzanas aguardan ingresar a Brasil

Hace dos meses que el gobierno brasileño restringió el ingreso de peras, manzanas y membrillos provenientes de Argentina y continua sin solución el conflicto.

Las autoridades nacionales mantienen negociaciones bilaterales, se calcula que hay cerca de 200 cargas de fruta que están frenadas en Mendoza a la espera de una resolución favorable inmediata.

El mayor problema, más allá de las diferencias que existen entre ambos países, es que los productos involucrados tienen los días contados. Raúl Aruani, gerente de la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas Frescas de Mendoza (Aspeff), explicó que “hay muchas peras de verano que en poco tiempo dejarán de ser comercializables”.

Además, aclaró que el resto de la fruta tiene un margen un poco más amplio, pero tampoco puede darse el lujo de esperar mucho tiempo más por una resolución favorable.

Por lo pronto, Brasil propone una reapertura de la frontera para las peras, manzanas y membrillos a partir del 1 de julio, mientras que Argentina solicita que se vuelvan a entregar licencias a la importación desde el 1 de junio, según informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en un comunicado oficial.

Raúl Aruani analizó las propuestas y sacó una conclusión contundente: “Si Brasil mantiene el 1 de julio como fecha de re apertura, será la sentencia de muerte para las peras de verano y pondrá en jaque al resto de la fruta comprometida”, aseguró.

La discusión bilateral

Las frutas de exportación que obtuvieron la licencia para ingresar a Brasil antes del 24 de marzo están entrando a ese mercado, luego de superar los controles sanitarios pero desde el 25 de marzo en adelante no se otorgaron más licencias para manzanas y peras argentinas.

El conflicto se inició por la detección de carpocapsa (gusano de pera y manzana) en frutas que intentaban ingresar a Brasil, lo que dio origen al cierre de la frontera para esos productos y abrió un extenso debate que hasta ahora no encuentra solución.

El último intento de acuerdo tuvo lugar en la sede del Departamento de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil los días 12 y 13 de mayo.

Funcionarios del Senasa, junto a sus pares de Brasil, evaluaron modificaciones al actual Programa de Exportación de Manzanas, Peras y Membrillos de la República Argentina hacia el país vecino y analizaron las condiciones para un sistema de mitigación de riesgo de carpocapsa para las próximas temporadas.

Raúl Aruani reveló que los organismos se mostraron de acuerdo en algunos puntos, pero mantuvieron posiciones muy diferentes en otros.

“Brasil quiere endurecer demasiado las exigencias y Argentina no está de acuerdo. Además, el gobierno brasileño estudia una sanción para los exportadores que enviaron fruta con carpocapsa y los funcionarios de nuestro país quieren evitarlo”, contó el empresario. La próxima semana habrá una nueva reunión.

“Diferencias políticas”

El ministro de Agroindustria de Mendoza, Marcelo Costa, distinguió un punto positivo y uno negativo en la negociación con Brasil.
La buena noticia es que inspectores brasileños recorrieron la provincia para ver el estado de la fruta y los resultados “no fueron tan graves como suponían”.

Lo negativo es que para el ministro “hay diferencias políticas grandes de parte de Brasil que exceden al descubrimiento de carpocapsa y complican la resolución del conflicto”.

Fuente:LOS ANDES

Temas relacionados