Pérez define con Sapag la postura que le llevarán a Cristina Fernández e YPF

El mandatario provincial estaría dispuesto a estudiar el porcentaje de acarreo de Emesa. Sin embargo, todo dependerá de un cónclave que sostendrá al mediodía con sus pares. Allí, la postura del jefe del Estado neuquino será clave.

Francisco Pérez buscará hoy en la reunión de la presidenta con los gobernadores miembros de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) y con YPF defender el modelo de las empresas locales de energía. Pero, contrariamente a sus intereses, le pediría ceder en otros puntos, como el carry (acarreo) que cobra la Empresa Mendocina de Energía (uno de los puntos que provocó el quiebre entre YPF) y el congelamiento de otros impuestos provinciales.

El encuentro será en Olivos a las 18, previo a lo cual, se reunirán al mediodía en Capital Federal los gobernadores más influyentes para llevar una posición común ante la mandataria y los representantes de la petrolera estatal. Allí, con la voz predominante del gobernador de Neuquén, Jorge Sapag (el único con espalda para negociar con YPF), terminaría de definirse la visión común de, por los menos, las cuatro principales provincias petroleras, entre ellas Mendoza. Es que lo que salga de esta reunión, de una u otra forma, marcará el destino de las provincias y su recaudación por la producción petrolera, el ingreso más importante que tienen las arcas fiscales mendocinas.

Por eso, el esquema del acarreo que se aplica en la Empresa Mendocina de Energía (Emesa) y sus pares provinciales será fundamental y es la principal crítica de la petrolera de bandera estatal. “Es un sistema regresivo que le carga a un proyecto que tiene que invertir millones de dólares, 15 o 20 por ciento de acarreo”, dijo el CEO de YPF, Miguel Galuccio.

Ese punto está entre los que se estudiaron durante la semana en la Casa de Gobierno y que llegaron a través de un borrador que envió el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. Fue ese factor, entre otros, el que provocó la ausencia de la petrolera estatal en la licitación de ocho áreas petroleras de Emesa y que encendió la mecha de una disputa que hasta ese momento se daba bajo cuerda.

Fue la primera demostración real de las diferencias entre las provincias y la administración de la empresa. Desde el principio, el titular de Emesa, Alejandro Neme, defendió el modelo y hace algunos días insistió en que “va a demostrar que es eficiente” y puede traer mayores recursos para la Provincia. Respecto del acarreo, Neme aseguró que es un asunto que considera la ley provincial. Confirmó también que es uno de los puntos en que la Nación busca un acuerdo.

Por eso, según confirmaron fuentes del Gobierno provincial, para mantener la paz con YPF, Pérez  podría ceder en el porcentaje que cobra Emesa o en otros impuestos, todo en busca de asegurar las buenas relaciones y no poner en riesgo la ayuda del Estado en otros aspectos de su administración.

Sin embargo, esa posibilidad también debe ser conversada con sus pares, especialmente con Sapag, con quien Pérez estuvo en permanente comunicación durante la semana pasada. Por tener la mayoría de los recursos y por contar con la empresa provincial con mayor experiencia y poder (G&P), el gobernador neuquino lleva la voz  del bloque conformado por él, Pérez, Martín Buzzi (Chubut) y Daniel Peralta (Santa Cruz). La idea de la reunión que sostendrán hoy al mediodía sería “ajustar una posición común”, pero, en realidad,  es escuchar la voz del mandatario neuquino y sumarse a su posición. Hasta ahora, Sapag no cedería en el modelo de negocios de G&P, la empresa provincial neuquina, pero sí aceptaría conversar respecto de la situación de otros impuestos.

¿LA LEY CORTA NO SE TOCA? La facultad sobre estos recursos es algo fundamental para Pérez, especialmente después de la primera licitación de Emesa, realizada el 15 de mayo. Por eso en la reunión también buscarán evitar cualquier intento de cambios en la llamada Ley Corta.

Este punto cobró mayor importancia luego de que, el sábado, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, diera a entender que en la reunión de CFK con la Ofephi también buscarían acordar el manejo de los recursos. Intentó descartar un avance sobre las facultades de las provincias sobre estos y durante una visita a Neuquén dijo: “Yo rescato la Constitución del 49, que, aunque parezca vieja es muy moderna en su concepción. El artículo 39 establecía claramente que los recursos naturales, como los minerales y del subsuelo, eran de la Nación con participación de la provincias”.

Aunque aseguró que habrá “un acuerdo con los gobernadores”, sus palabras se contraponen claramente con el discurso de Pérez que sostiene que “lo importante es el petróleo y es de las provincias”.

Ante las dudas de los gobernadores, el ministro de Planificación, Julio de Vido –quien vuelve a tomar un importante protagonismo en el negocio petrolero– se encargó de calmar a los gobernadores, asegurando que no se avanzará sobre esa ley. Sin embargo, todo dependerá de lo que ocurra hoy, porque, de conseguir el acuerdo con los gobernadores, el Ejecutivo nacional apuntaría a una nueva Ley de Hidrocarburos, la cual, en su parte general, cuenta con el acuerdo de algunos referentes de la oposición, como el senador mendocino Ernesto Sanz, quien dijo a El Sol que es necesario un acuerdo con YPF, porque sin la empresa “difícilmente” se puedan traer las inversiones necesarias para que se pueda explotar el potencial que tiene la provincia.

Temas relacionados