Pérez va por los primeros $500 millones de deuda

Tras el fracaso definitivo de las negociaciones con la UCR, el gobierno avanzará ahora con el primer tramo de su plan de endeudamiento. La Corte no lo frenaría en lo inmediato al rechazar la cautelar planteada por la oposición.

Con un ojo puesto en lo que hagan los jueces y, tras el fracaso definitivo del intento de acuerdo con los radicales, el gobierno apurará en los próximos días la emisión del primer tramo del endeudamiento y ya tiene previsto una colocación de deuda que rondará los $500 millones.

Así lo definió anoche el Ministerio de Hacienda, cartera que decidió avanzar más allá de los planteos opositores al considerar que «la ley de reconducción presupuestaria sigue vigente y vamos a seguir con nuestro camino para conseguir financiamiento», según ratificó el ministro Marcelo Costa a este diario.

Lo que se diseña a nivel oficial, es la colación de un bono o bien la toma de un préstamo a nivel local que podría incluir, como se barajó hace unos meses, tanto la colocación de un bono como una asistencia financiera de alguna entidad nacional. La nueva deuda se tomará en al menos dos tramos (aunque en definitiva podrían ser tres) hasta completar en principio los $1.350 millones que el Poder Ejecutivo entiende que tiene disponibles este año luego de la maniobra legislativa que enfureció a los radicales.

El gobierno avanzará, aunque pendiente de lo que suceda en la Suprema Corte de Justicia. La Sala del máximo tribunal que tomó la causa por el planteo de inconstitucionalidad presentado por la UCR (integrada por Jorge Nanclares, Carlos Bhöm y Alejandro Pérez Hualde) habría dado ya la señal de que no entorpecerá en el corto plazo las intenciones de Francisco Pérez de conseguir recursos. En ese sentido, en Casa de Gobierno descartan que la Corte no hará lugar a la medida cautelar pedida por el radicalismo para frenar la toma de préstamos.

Ayer el Fiscal de Estado subrogante, Javier Fernández, respaldó esta hipótesis. «Entendimos que por una cuestión procesal y de antecedentes que se plantean en el tema y por cómo ha venido fallando la Corte, debería ser rechazada (la medida cautelar) porque, en definitiva, es un anticipo de sentencia sobre la cuestión de fondo; es decir sobre la constitucionalidad o no de la ley de reconducción presupuestaria», argumentó.

Pero el apuro para salir a endeudarse también tiene un sustento. Si bien la Corte ya habría garantizado que no interferirá ahora, deslizó en reuniones privadas que no avalaría la constitucionalidad de la ley que le permitirá a Paco tomar esa deuda.

En ese sentido se especula con que una sentencia no se conocería antes del mes de agosto (conspiran contra la celeridad varios viajes al exterior de Pérez Hualde), tiempo suficiente para que el gobierno apure la toma de préstamos en el marco de la ley que hoy tiene a la mano y que está vigente.

El acuerdo frustrado

Durante las últimas tres semanas, para evitar tener que fallar en un conflicto político, la Corte intentó que gobierno y oposición lograran un acuerdo por el endeudamiento para evitar tener que llegar a una sentencia y , a pesar de propiciar varias reuniones conciliatorias, finalmente ayer cualquier posibilidad de arreglo se derrumbó definitivamente.

El lunes, después de varios encuentros con resultados nulos, hubo un acercamiento mínimo entre las dos partes. Se barajó la posibilidad de un «pacto de caballeros» a través del cual ninguno ganaba, en donde el Ejecutivo aceptaba reducir sus pretensiones de endeudamiento y el radicalismo asumía el compromiso de abrir la puerta a una nueva discusión en setiembre luego de evaluar en ese momento la situación financiera de la provincia.

Se llegó a discutir la disposición oficial de aceptar una toma de deuda de no más de $700 millones, incluso. Pero dos días después todo eso se vino abajo, ante la rotunda negativa radical de abrir la puerta a nueva toma de deuda.

Fuente MDZ

Temas relacionados