Phil Maturano: al ritmo de un clic

Atrapado en nuestra Provincia desde marzo del año pasado, Phil Maturano, un eximio baterista que viaja por todo el mundo, aprovechó a tomar fotografías de nuestros paisajes y a dar clases particulares presenciales y virtuales sobre técnicas con el instrumento que es parte de su vida desde hace muchos años. Esto nos contó…

Phil Maturano es un baterista de élite, sesionista, docente de alma y muy reconocido entre sus pares. Es norteamericano, de padres argentinos y visita frecuentemente Mendoza desde hace tiempo. Habla inglés, español, italiano y alemán y maneja un «mendocino» muy fluido y lleno de expresiones nuestras que ha ido incorporando. Viaja por el mundo haciendo giras con músicos de fama internacional y dando clínicas de batería. Es y ha sido endorsor de muchas empresas de instrumentos musicales (tiene su propia línea de platos «Sabian», diseñados según sus criterios) y se dedica también a la fotografía en cada uno de los lugares que conoce gracias a su ajetreado trabajo como músico.

¿Por qué te has dedicado a la fotografía? ¿Tiene algo en común con la batería?

Al igual que en la música, la fotografía tiene que ver con la composición, con el concepto de lo que se quiere plasmar y con la creatividad. Si sos creativo en un campo, también podés serlo en otros. La fotografía exige disciplina, técnicas, buena predisposición y eso se da en forma paralela con la batería. Además hay muchos músicos que al igual que yo hacen fotografía y fluyen entre esos dos mundos, por ejemplo Andy Summers, el guitarrista The Police, o el mismo Bryan Adams.

¿Desde qué edad tocás la batería y desde cuándo sacás fotos?

Mi relación con la batería comenzó cuando tenía 2 años, porque como mis padres eran músicos, para mí ese mundo de instrumentos y melodías siempre fue normal. A los 17 años tomé un curso de fotografía en la escuela secundaria en Estados Unidos y un profesor me deslumbró y prendió en mí el gusto por disparar la cámara. La música ha sido y es mi foco de atención principal, tengo una larga trayectoria como baterista. Luego volví eventualmente a fotografiar y a producir videos.

¿Tenés algún momento de la jornada para dedicarle especialmente?

A la fotografía actualmente le dedico parte del día y de la noche también y con dos horas de práctica en la batería mantengo mi entrenamiento. Además doy cursos on line a alumnos que están en el extranjero, hago videos para revistas internacionales, nunca paro.

¿Qué te impulsa a tomar una fotografía?

Cuando estoy con mi cámara y veo una situación o persona que me interesa me pregunto: ¿Esto que voy a registrar es un paisaje o una determinada persona o es una parte de mí que quiere expresarse? Aparecen entonces muchas más preguntas: ¿Qué representa cada foto, qué quiero decir con cada foto? Es muy interesante porque estas preguntas me dan el punto de partida.

 

«Modelo posando en Tupungato. Mendoza. Argentina»

¿Preferís un tipo de paisaje en especial?

Prefiero lo que se llama «seascape», en español sería «paisaje de mar». Me especializo en eso por el amor que le tengo al mar y al agua en general. Será quizás por el misterio que representa la profundidad de lo desconocido y la belleza pura de la naturaleza. También hago otros estilos cuando puedo como el «cityscape».

«Atardecer en el sur de Italia»

«Atardecer en la costa de Goa. India»

Además del agua, la naturaleza está muy presente en tus fotografías. ¿Qué te interesa captar?

Todo lo que tenga una cierta solemnidad, que encierre un misterio, en el sentido de que cuando mirás, podés abrir una puerta secreta al más allá. Aquello que no se puede tocar con las manos, ni ver exactamente con los ojos. Todo lo que nos hace sentir que tenemos adelante nuestro solo una ilusión. Eso que representa lo más profundo del breve tiempo y experiencia que poseemos en esta forma. Lo que tenga significado posiblemente cíclico y que nos conecta a los seres humanos con el universo y nos muestra que somos una pequeña parte de algo extremamente enorme…

«Estación de guardavidas en Florianópolis. Brasil»

¿La gente posa sin problemas?

Si son modelos profesionales con mucha mucha experiencia sí. Si no tienen experiencia hay que darles indicaciones y con buenos esfuerzos de ambas partes se puede llegar a resultados espectaculares. Hay tantas dinámicas en juego cuando uno se pone adelante de un fotógrafo y el equipo es tal vez intimidante, porque puede detectar hasta el último detalle de la piel y las expresiones.

Cada persona enfrenta la cámara con sus vicios particulares, digamos. Con la noción de quienes son o no son. Con su autoestima o la falta de ella. Si le tomo fotos a alguien que no tiene experiencia, lo que trato de hacer es poner a la persona en un lugar de calma y quizás de juego y alegría.

 

«Modelo rusa posando en Manhattan. Estados Unidos»

«Dos turistas japonesas en la playa Kuta. Indonesia»

«Monjes de un templo budista en Bangkok. Tailandia»

¿Les contás quién sos? ¿A qué te dedicás?

Nunca. Me gusta que no sepan nada sobre mí y que encaren la situación del momento presente. Que no se sientan intimidados ni tengan expectativas. Lo mejor para mí es crear algo que evidencie estética artística y provenga simplemente de los seres humanos que participan en el evento, en su estado natural sin egos ni prejuicios. Hay tanta arrogancia en el mundo y no tengo tiempo para eso.

«Bailarina de artes clásicas en Ubud. Indonesia»

¿En qué continentes y países has sacado fotos?

La lista es larga y quizás olvido algunos. En Asia en Tailandia y en muchas zonas de China, en Indonesia, en la India, donde viví un año y medio, por ejemplo. En Europa, donde hago siempre muchas giras y doy clínicas de batería: Italia, Alemania, Grecia, Reino Unido, Holanda en Rusia. En Oceanía en Tahití y en América por supuesto en mi país, en Brasil, Canadá, Uruguay, acá en Argentina entre otros lugares.

«Entrada principal de un mercado tradicional en Shanghai. China»

«Templo sobre el lago Beratán en Bali. Indonesia»

«Estatua de Buda en un templo en Suzhou. China»

Se que me esperan un montón de historias en países que aún no conozco y siento que me falta muchísimo que explorar. Me refiero especialmente a Africa y a Persia en Medio Oriente.

¿Cuáles han sido las últimas que tomaste?

Las de mis proyectos acá en Mendoza. La última serie son en el parque San Martín y otras locaciones en Mendoza. He aprovechado mucho el tiempo estando aquí para fotografiar esta hermosa provincia.

«Montañas en Tupungato. Mendoza. Argentina»

«Arbol caído en el Parque General San Martín. Mendoza. Argentina»

¿Cuáles son tus proyectos futuros?

Estoy tratando de volver a Asia para continuar un proyecto que dejé a la mitad por la situación global con la pandemia. Quisiera partir a Florianópolis a fines de marzo, de ser posible. Tengo también un proyecto pendiente: debería estar hace rato en China, pero la gira ya se canceló dos veces. Otra idea después de eso, es volver al sur de Italia para la filmación de un cortometraje que hace más de dos años estoy organizando. El guion fue tratado por actores bastantes conocidos de Los Angeles y el sueño de materializarlo todavía está en pie. Mientras tanto continuo con proyectos aquí en Mendoza que incluye una serie de 7 episodios para un importante canal de aire suyo.

He viajado y viajo mucho y por eso puedo desarrollar proyectos con la fotografía y la música, que van dirigiendo mi destino. De a poco desarrollé todas estas posibilidades que no nacieron de la nada. Llevo décadas para poder vivir de esta manera y reconozco que es una bendición haberlo logrado.

Para mayor información: https://www.youtube.com/user/philmaturano – instagram.com/batteristafoto/

Por Alejandra Cicchitti/nota original publicada en memo.com.ar

Temas relacionados