Poco interés del SEC para salvar vidas terminó con dos muertos

En el Gobierno de Suarez, no es la primera vez que las comunicaciones que están para salvar vidas, acaban con ellas, como sucedió con los turistas venezolanos. Así lo corrobora un audio mantenido por una de las víctimas con el SEC. Situaciones similares en el 911 ayudaron a que se cometiera un femicidio libremente en la provincia.

«Nada justifica la muerte de estos dos individuos, pero sabíamos que tarde o temprano una situación así iba a ocurrir». Así lo aseguraron profesionales del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) que admitieron que «el operador que recibió el llamado de los turistas venezonalos no sólo no cumplió con el protocolo establecido, sino que tampoco tuvo empatía».

La comunicación del turista venezolano solicitando ayuda para su madre y un menor se produjo el sábado. «Nadie puede imaginar que en esta época del año puede haber una intoxicación por monóxido, sin embargo, es necesario aclarar que el SEC sólo realiza traslados de ambulancias en caso de urgencias y emergencias, a diferencia del servicio que se presta en el sector privado que se atiende a todo tipo de llamadas».

No se siguió el protocolo

Independientemente de esto, los profesionales que trabajan en el Coordinado, que prefirieron no revelar sus nombres, admitieron que la responsabilidad de lo ocurrido fue del operador y manifestaron que no tuvo empatía con la persona que pedía ayuda.

«De entrada se escucha la falta de empatía, en especial, cuando la persona le refiere que no conoce cómo es el procedimiento. Tampoco se cumple con el manual de procedimientos que posee el servicio y esto se observa por la falta de preguntas. Fue muy poco el interrogatorio que se hizo y el operador se centró más en el niño que en la mujer que era la que peor lo estaba pasando», aseguraron.

Frente a esto, los trabajadores expresaron que las cosas se hicieron mal y que lamentablemente hoy todos están en tela de juicio.

«El hilo siempre se corta por lo más fino, pero nadie habla del trasfondo del SEC, de las condiciones en que trabajamos, de las exigencias que recibimos pese a no contar con los recursos necesarios. Tarde o temprano esto iba a pasar», refirieron.

El lado B del SEC

El Servicio de Emergencia Coordinado tiene como misión asistir de manera eficaz y eficiente a todos los pedidos de emergencia referidos a traslados que sean requeridos por los habitantes de la provincia. Para ello, cuenta con personal capacitado para hacer frente a la problemática que se presente en el día a día, incluyendo los eventos de tipo catastróficos.

En total el SEC cuenta con 23 ambulancias en todo el territorio provincial y, de ellas, 10 operan en el Gran Mendoza. Las mismas sólo responden a alertas amarillas y rojas, es decir, a emergencias o urgencias.

«La teoría de cómo debe funcionar el servicio está perfecta, ahora, en la práctica nada de eso ocurre. De las 10 ambulancias disponibles en el Gran Mendoza sólo funcionan 5 y no sólo se hacen cargo de las situaciones callejeras sino que también responde a los requerimientos del Pami y Osep», refirieron los empleados del SEC.

Además, los trabajadores aseguraron que «desde hace meses se les viene advirtiendo a las autoridades de Salud que la situación laboral está complicada ya que contamos con el 50% del personal (muchos están aislados), el 50% de las ambulancias disponibles y no tenemos recursos necesarios para trabajar como corresponde».

«La gente llama al 148 y es derivada al 911. Allí recibimos cientos de llamados de personas que denuncian que no han sido hisopadas, que no las atienden en el Pami, que tiene síntomas y requiere que la vayamos a hisoparlas, entre otros. Es imposible trabajar en las condiciones en que lo hacemos. Realmente se hace lo que se puede y con lo que se tiene», sentenciaron.

Lejos de justificar la muerte de los venezolanos, los profesionales del SEC asumieron la responsabilidad, pero también reflejaron la realidad en la que deben trabajar a diario.

El caso

Rodolfo Valentino González Tovar (23), uno de los dos turistas venezolanos fallecidos por intoxicación con monóxido de carbono, se comunicó al 911 para alertar sobre el grave estado de salud de él, de su sobrino de 5 años y de su madre Irma del Carmen Tovar Nacuare (55). La operadora policial del CEO lo derivó al SEC y a partir de allí mantuvo un diálogo con quien en principio era un médico, pero se confirmó que se trató de un radioperador.

A pesar de los pedidos de ayuda y de que el interlocutor aclaró que no era de Mendoza y tenía tono extranjero, desde el SEC sólo sugirieron ir a los hospitales Central y Notti.

El audio de esa comunicación que fue dado a conocer por El Sol desnudó la deficiente atención recibida y el caso omiso que se hizo al auxilio requerido.

Ante esto, las autoridades del Ministerio de Salud emitieron un comunicado en el que confirmaron que denunciaron penalmente al operador por “presuntas irregularidades en el desempeño de su labor”.

Fuente El Sol

 

Temas relacionados