Polémica: «Como jueces, no nos puede afectar la opinión de Cristina»

El presidente de la Corte Suprema fue tajante y se declaró en contra de la posibilidad de que los jueces sean elegidos por el voto popular, como propuso el Gobierno.

FOTO Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema. Foto/NA.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, se declaró en contra de la posibilidad de que los jueces sean elegidos por el voto popular, como propuso el gobierno de Cristina Kirchner, y señaló que las opiniones de los dirigentes políticos no los deben afectar en su tarea de impartir justicia.

«Si la Presidenta dice algo, que lo diga. Lo que no nos puede pasar, es que esas opiniones nos afecten. Si un juez se siente presionado, se debe retirar del cargo», aseveró el magistrado en declaraciones periodísticas. El magistrado, recientemente reelegido como presidente del máximo tribunal, se declaró en contra de la elección de jueces a través del voto popular, como propuso el Gobierno.

«Imagínese que si los jueces fueran elegidos por el voto, deberían hacer campaña. Para hacer campaña, tienen que conseguir fondos. De dónde los conseguirían: del Estado o de las empresas. ¿Cómo después podrían fallar con independencia? Sería muy peligroso que los jueces fueran elegidos. Los jueces estamos para poner límites. A otros poderes del Estado y también al poder empresario. Los jueces no gobernamos, pero ponemos límites al gobierno de turno», definió.

Lorenzetti formuló estas declaraciones durante una visita a Córdoba, donde tenía previsto brindar una charla sobre el nuevo Código Civil y Comercial.

«La Corte tiene que ser independiente del poder político. Siempre se dice la Corte de (Raúl) Alfonsín; de (Carlos) Menem, de (Néstor) Kirchner. Debemos terminar con eso», resumió.

Admitió que «hay presiones de todos lados» y que «en todo juicio hay presiones de las partes intervinientes, sobre todo si alguien tiene poder», pero que esto no debe afectar a los jueces.

Buenos Aires, NA.

Temas relacionados