Por las dudas apuran la reforma del Código Civil

En una semana, el proyecto enviado por el Ejecutivo será analizado en la Comisión Bicameral. Si se le da dictamen podrá ser tratado en cualquier fecha. En qué consiste la iniciativa y cuáles son sus puntos polémicos.

En los primeros meses del año no prosperó el avance de la reforma del Código Civil. Algunas razones fueron el enfrentamiento de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con la Corte Suprema de Justicia, el pronóstico negativo que mostraban las encuestas en ese entonces para las elecciones de agosto y octubre último, que se confirmaron tras realizarse las mismas,  y la llegada al Vaticano del cardenal y ahora papa Jorge Mario Bergoglio, que cuando se desempeñó al frente de la iglesia en Buenos Aires promovió la familia y el matrimonio heterosexual.

El panorama de hoy es que el oficialismo busca aprobar antes de fin de año la reforma del Código Civil y Comercial y el próximo jueves la Comisión Bicameral encargada de analizar el proyecto se reunirá en el Senado para avanzar con su tratamiento.

La reunión de la Comisión Bicameral para la Reforma, Actualización y Unificación de lo Códigos Civil y Comercial se realizará a las 14:00 en el Salón Azul del Senado para avanzar con el análisis de la iniciativa enviada el año pasado por el Poder Ejecutivo.

Fuentes del bloque oficialista del Senado indicaron a Noticias Argentinas que la instrucción de la Casa Rosada es aprobar la reforma a la brevedad y por ello la Comisión se reunirá la semana próxima a pesar de que los legisladores daban por descontado que el tratamiento del proyecto se postergaría hasta el año próximo.

Una de las iniciativas más criticadas es el divorcio express, porque ya no será necesario el acuerdo de ambos cónyuges sino el de uno de ellos. En este sentido, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, señaló que «no se puede banalizar ni a la familia, ni al matrimonio».

Además del «divorcio express», otras modificaciones impulsadas son la simplificación de los trámites de adopción –que podrían ser realizados por parejas homosexuales-, la regulación del alquiler de vientres y la fertilización asistida, además de la incorporación de los contratos prenupciales.

“Hay opciones que definen y orientan la vida de la comunidad. Entre ellas marcaría, en primer lugar, la necesidad del reconocimiento del comienzo de la vida humana desde la concepción y su necesaria garantía jurídica, sin distinción si el embrión está implantado o permanece fuera del vientre materno. Debilitar desde el Código este principio liminar es disminuir la base jurídica de un sistema y orientar, por su misma autoridad, el alcance de futuras leyes sobre la entidad de los embriones conservados”, señaló Arancedo.

Si bien no está confirmado que la Comisión Bicameral pretenda darle dictamen a la iniciativa ese mismo día, las fuentes consultadas señalaron que el dictamen debe estar firmado antes del recambio legislativo del 10 de diciembre, cuando pierden estado parlamentario todos los despachos de comisión.

Una vez que el dictamen esté firmado, el proyecto podrá ser tratado en cualquier fecha y, según indicó el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, podrían convocarse a sesiones extraordinarias para ello.

Además, Domínguez confirmó en declaraciones a la prensa acreditada en el Congreso que el tratamiento del proyecto comenzaría «en el Senado» y que cada cámara podría dedicarle más de una sesión al debate, con el fin de abarcar todos los temas contemplados en el nuevo Código Civil y Comercial.

En el oficialismo tampoco descartan la posibilidad de que luego  de aprobar el proyecto deban sancionarse leyes complementarias para algunos de los temas.

Nueve son en total las reformas que el Poder Ejecutivo impulsa sobre el Código Civil y Comercial unificado:

Matrimonio. Se actualiza el régimen a raíz de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario. Por eso, no se realizarán distinciones entre varón y mujer para definir quienes pueden unirse en matrimonio. Además, se incorpora la posibilidad de optar entre el régimen de comunidad de ganancias (único existente en la actualidad) y el régimen de separación de bienes, a través de acuerdos prenupciales.

Divorcio. Se simplifican los trámites para solicitarlo. Por eso, se establece que el divorcio puede ser válido también con el único deseo de uno de los cónyuges. Además, la pareja puede hacer propuestas y acordar sobre los efectos que tendrá la disolución.

Técnicas de reproducción humana asistida. Se actualiza la legislación mediante la incorporación de las técnicas de reproducción humana asistida (como la inseminación artificial o la fecundación in vitro, entre otras), regulando el consentimiento informado, los requisitos del procedimiento a emplear, la prevalencia de la voluntad procreacional, y la equiparación de la filiación por dicho medio de reproducción humana con la natural y la adoptiva plena.

Adopción. Además de simplificar también este régimen, se prioriza el interés del niño por sobre el de los adultos comprometidos. Se mantiene la adopción plena y simple, y se le incorpora el régimen de la adopción por integración, referida al hijo del cónyuge o del conviviente. Se admiten tanto la adopción conjunta como la unilateral. En cuanto a los derechos del niño, niña o adolescente, se incorpora el derecho a ser oído y a que su opinión sea tenida en cuenta según su edad y grado de madurez, a la identidad, a conocer sus orígenes, a la preservación de los vínculos fraternos.

Propiedad comunitaria indígena. Se establece que la Propiedad Comunitaria de Tierras Indígenas será: exclusiva, perpetua, indivisible, imprescriptible, insusceptible de gravámenes, inembargable e inejecutable, para la preservación de la identidad cultural y el hábitat de los pueblos originarios. También tienen derecho a participar en la gestión referida a sus recursos naturales como derechos de incidencia colectiva.

Gestación por sustitución. El proyecto admite la figura de “gestación por sustitución”. En este caso, el elemento central es la voluntad procreacional, expresado el consentimiento previo, informado y libre de las personas que intervienen. El consentimiento previo debe ser homologado judicialmente. Asimismo, el juez interviniente en la homologación, constatará que la gestante no haya recibido retribución alguna y que alguno al menos uno de los comitentes ha aportado material genético.

Sociedades de un solo socio. Se crea la figura de la sociedad unipersonal, que facilita la asignación de una porción del patrimonio a un proyecto productivo, incentivando así las inversiones.

Derechos Personalísimos. Se incorpora un capítulo, inexistente hasta ahora, dedicado a los derechos personalísimos, que abundan en los tratados internacionales de Derechos Humanos que integran el bloque de constitucionalidad federal. Allí se reconocen expresamente los derechos a la dignidad, intimidad, honor e imagen, entre otros.

Formas modernas de contratación. Con esto, el proyecto se refiere a la incorporación de los contratos de arbitraje, agencia comercial, concesión comercial, franquicia, suministro y leasing, y se incorporan y armonizan los derechos del consumidor. El objetivo es brindar mayor seguridad jurídica y garantizar de mejor manera la defensa de los ciudadanos en tanto consumidores.

Fuente MDZ

Temas relacionados