Prohibición de exhibición de cigarrillos y accesorios para fumar

La presentó el senador Armando Camerucci. Tiene por finalidad establecer la prohibición, en el territorio de la Provincia de Mendoza, de la exhibición de cigarrillos, productos elaborados con tabaco y todo accesorio para fumar en dispensadores y cualquier otra clase de estantería con vista al público.

Proyecto completo

FUNDAMENTOS

H. Cámara:

El presente Proyecto de Ley tiene por finalidad establecer la prohibición, en el territorio de la Provincia de Mendoza, de la exhibición de cigarrillos, productos elaborados con tabaco y todo accesorio para fumar en dispensadores y cualquier otra clase de estantería con vista al público.

Mendoza por medio de la Ley N° 8382 adhirió a la Ley Nacional N° 26.687 que contempla en su artículo 5 la prohibición de “la publicidad, promoción y patrocinio de los productos elaborados con tabaco, en forma directa o indirecta, a través de cualquier medio de difusión o comunicación.” El artículo 6 contempla dentro de las excepciones a tal prohibición las que puedan ser realizadas “en el interior de los lugares de venta o expendio de productos elaborados con tabaco, conforme a lo que determine la reglamentación de la presente ley.”.

El Poder Ejecutivo Nacional por medio del Decreto N° 602 del año 2013 reglamentó la norma y en su artículo 6 estableció que “Se podrá hacer publicidad o promoción en el interior de los puntos de venta de productos elaborados con tabaco solo a través de carteles, que deberán cumplir con los siguientes requisitos:  1. Sólo se permitirá la colocación de un cartel por cada fabricante o importador conteniendo exclusivamente el listado con la marca, el logo y el precio de sus productos elaborados con tabaco, y otro cartel destinado a la promoción de dichos productos.  2. Estos carteles deberán estar impresos en dimensiones de hasta TREINTA CENTIMETROS POR TREINTA CENTIMETROS (30 cm x 30 cm), debiendo ser estáticos, de DOS (2) dimensiones, no permitiéndose el uso de carteles lumínicos, pantallas u otros dispositivos. 3. Los carteles deberán estar colocados en el interior del punto de venta, de forma que no puedan ser vistos desde el exterior del local…”.

Frente a tal avance en la lucha contra el tabaquismo creemos que esta iniciativa es un paso más, ya que al no estar exhibido el producto no se estimula su consumo por impulso y generando la impresión de que el producto es tan socialmente aceptable como cualquier otro que se presenta en estos comercios.

Partimos de que el principal argumento para promover tal proyecto es que la publicidad y la exhibición de cigarrillos, productos elaborados con tabaco y todo accesorio para fumar son fuertes incentivos para su consumo entre la población (principalmente en los jóvenes).

La norma obligará a los comerciantes a quitar de la vista del público tales productos, de manera que las personas no caigan tan fácilmente, en la tentación de consumir.

La prohibición de la exhibición de tales productos,  cuyo comercio es libre, no originará un mercado negro o incrementado la venta de informal de los mismos. Ello porque estos efectos se producen cuando se prohíbe la comercialización de manera absoluta o cuando el precio en los mercados informales es muchísimo menor que en los formales.

El 21 de mayo de 2003, la 56ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó por unanimidad el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), siendo  el primer tratado mundial de salud pública. Es un instrumento jurídico regido por el derecho internacional y obligatorio para los países que lo firman y ratifican. De conformidad con el artículo 36 el Convenio entró en vigor el 27 de febrero de 2005.

El CMCT fue ratificado por casi todos los 168 países firmantes, incluyendo la Unión Europea, los principales productores de tabaco como China, Brasil, India, Turquía, casi todos los países de Latinoamérica, y todos los de MERCOSUR.

Argentina firmó el CMCT el 25 de Septiembre de 2003, pero es uno de los pocos países del mundo que todavía no ratificó, por medio del Congreso Nacional, el Convenio. En la actualidad (agosto de 2014) había sido ratificado por 179 países.

Los objetivos del CMCT son proteger a las generaciones presentes y futuras contra las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo del tabaco y proporcionar un marco nacional e internacional para la aplicación de medidas de control del tabaco, a fin de reducir el consumo y la exposición al humo de tabaco.

En el artículo 13 del aludido Convenio cada una de las Partes reconoce  expresamente que la “prohibición total de la publicidad, la promoción y el patrocinio reduciría el consumo de productos de tabaco.”.

EI mismo artículo agrega “Cada Parte, de conformidad con su constitución o sus principios constitucionales, procederá a una prohibición total de toda forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco. Dicha prohibición comprenderá, de acuerdo con el entorno jurídico y los medios técnicos de que disponga la Parte en cuestión, una prohibición total de la publicidad, la promoción y el patrocinio transfronterizos originados en su territorio. A este respecto, cada Parte, dentro de un plazo de cinco años a partir de la entrada en vigor del Convenio para la Parte en cuestión, adoptará medidas legislativas, ejecutivas, administrativas u otras medidas apropiadas e informará en consecuencia de conformidad con el artículo 21.”.

Por su parte, las directrices del artículo 13 del Convenio Marco promulgado por la OMS, el cual se adjunta, recomienda que la “exhibición y la visibilidad de productos de tabaco en puntos de venta son formas de publicidad y promoción y, por lo tanto, deberían estar prohibidas.”.

Derivado de que la “exhibición de productos es un medio clave para promover productos de tabaco y el consumo de éstos, inclusive mediante la incitación a comprar productos de tabaco, creando la impresión de que el consumo de tabaco es socialmente aceptable, y haciendo más difícil que los consumidores de tabaco abandonen el hábito.”.
Por dicha norma las “Partes deberían prohibir absolutamente toda exhibición y visibilidad de productos de tabaco en los puntos de venta, incluidos los puntos de venta al por menor fijos y los vendedores ambulantes. Sólo se permitiría una enumeración textual de productos y sus respectivos precios, sin elementos promocionales.”.

Dicho Convenio Marco y sus protocolos establecen como objetivo proteger a las generaciones presentes y futuras contra las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición al humo de tabaco proporcionando un marco para las medidas de control del tabaco que habrán de aplicar las Partes a nivel nacional, regional e internacional a fin de reducir de manera continua y sustancial la prevalencia del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco (art. 3 del Convenio Marco para el Control de Tabaco de la OMS).

Según datos de la OMS en el mundo:

Se fuman alrededor de 1.000 millones de personas.
Se consumen 15.000 millones de cigarrillos diarios.
La edad de inicio es entre diez y doce años.
El tabaco es el principal factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.
El 80% del cáncer de pulmón es producido por el cigarrillo.
Cada año mueren alrededor de 5 millones de personas por consumo de tabaco.
Más de 600.000 personas no fumadores mueren anualmente, por su exposición al humo del tabaco.
Cada 10 minutos muere una persona por cáncer de pulmón.

El Instituto Nacional del Cáncer (INC), manifestó que en nuestro país el tabaquismo produce más de 40.000 muertes por año y genera costos sanitarios por 21.000 millones de pesos, lo que representa el 14% del monto que Argentina invierte en salud por año. El gasto mayor está provocado por las enfermedades cardiovasculares, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón.

Según el mencionado Organismo, el tabaquismo provoca 111 muertes diarias en el país, mientras 18.991 son diagnosticadas por año por algún tipo de cáncer provocado por la adicción. En Argentina el 23% de la población está afectada por esa adicción.

Similares prohibiciones a las planteadas en la presente iniciativa están en proceso de promulgación o en marcha en Islandia, Finlandia, Noruega, Inglaterra, Irlanda, Australia, Canadá, Uruguay, Panamá,  Colombia y la ciudad de Nueva York.

Por los motivos expuestos es que solicito a este H. Cuerpo, apruebe el siguiente Proyecto de Ley.

Mendoza, 14 de Agosto de 2.014

PROYECTO DE LEY

EL SENADO Y LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA

PROVINCIA DE MENDOZA SANCIONAN CON FUERZA DE

LEY:

Artículo 1°.    En un todo de acuerdo con el espíritu de la 56ª Asamblea Mundial de la Salud que adoptó por unanimidad el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), el cual Argentina firmó el 25 de Septiembre de 2003 y a las directrices del artículo 13 del Convenio: prohíbase, en todo el territorio de la Provincia de Mendoza, la exhibición de cigarrillos, productos derivados del tabaco y todo accesorio para fumar en dispensadores y cualquier otra clase de estantería con vista al público.

Art. 2°.                        En los comercios donde se expendan los productos enunciados en el artículo anterior, sólo se permitirá la colocación de un listado de los productos de tabaco que se expenden con sus respectivos precios.

Art. 3°.                        Los comercios deberán mantener los productos de tabaco en estantes, cajones, gabinetes o en otros lugares ocultos; los cuales sólo podrán estar visibles durante el reabastecimiento o cuando un adulto efectúe una compra.

Art. 4°.                        Quedan eximidos de la prohibición, establecida en la presente, los establecimientos que expenden exclusivamente los productos enunciados en el artículo primero.

Art. 5°.            Se establece un plazo de ciento ochenta (180) días para la adaptación de los comercios a la presente Ley.

Art. 6°.            La autoridad de aplicación de la presente Ley será el Ministerio de Salud, o el organismo que en el futuro lo reemplace.

Art. 7°.                        El Poder Ejecutivo Provincial reglamentará la presente ley dentro de los sesenta (60) días de su promulgación.

Art. 8°.            De forma.

Temas relacionados