Promesas incumplidas

La Escuela 1-226 Santa Cruz de La Llave Vieja está sin repararse a este momento. Numerosas propuestas y promesas fueron vertidas por funcionarios provinciales de la DGE, sin materializarse ninguna.

Como todos nuestros lectores recordarán el techo del comedor de la Escuela 1-226 Santa Cruz de La Llave Vieja, se derrumbó por la desidia gubernamental, al no realizar los mantenimientos necesarios al establecimiento educacional. El techo cayó por el excesivo peso provocado por el defecamiento de las palomas en el lugar, incluso hiriendo a una docente y un par de alumnos.

Hoy la situación después de un tiempo prudencial, nada se ha hecho en lo material, pero si muchas entrevistas periodísticas en los medios indicando como sería el cronograma de reparaciones y la realidad de la comunidad educativa es que los alumnos asisten a clases al Salón de Usos Múltiples de La Llave Vieja, el que fuera cedido por seis meses, por la comuna sanrafaelina.

Consideramos que no haber comenzado las obras es una falta de total respeto hacia la comunidad que reside en la zona y que enviaba los chicos a esa escuela. También estimamos que es una falta de responsabilidad de los funcionarios públicos que llegaron al lugar como si fuese un desfile, intentando salvar lo insalvable, que de la única manera se resuelve con gestión y trabajo, que es mucho de lo que adolece la actual administración provincial en todo el sur de la provincia, y en la Escuela 1-226 Santa Cruz tenemos la muestra.

Temas relacionados