Promocionan proyectos mineros en Malargüe

Esta semana la Honorable Legislatura Provincial analizará en comisiones las dos Declaraciones de Impacto Ambiental de los proyectos de emprendimientos mineros de Hierro Indio y Cerro Amarillo. Según lo establece la normativa vigente la Casa de las Leyes deberá ratificar por ley las declaraciones de impacto ambiental emitidas por la Dirección de Protección Ambiental y la Dirección de Minería.

Hierro Indio

El Proyecto Hierro Indio se ubica a 55 km al suroeste de la ciudad de Malargüe.

Se trata de un yacimiento de hierro que se encuentra en etapa de prospección, la inversión inicial será de 1.000.000 dólares y generará empleo de manera directa para unas 30 personas.

El proyecto de Hierro Indio tiene tres fases prospección, exploración y explotación. Las etapas que se han definido en la Declaración de Impacto Ambiental presentada son las de prospección y exploración. Según el presidente de Hierro Indio, Guillermo Re Kühl, “solo después de estas etapas podremos definir cómo será la etapa de explotación de la mina”.

En el informe ambiental presentado por Hierro Indio en la etapa de prospección se indicó  que no se utilizará agua de ningún cauce, cuenca o sub-cuenca hídrica. “El único consumo de agua que se utilizará en esta etapa, tal como fuera denunciado en el citado informe, es el de uso personal (botellas de 500 cm3) para las personas que realicen tareas en campo”, según indicó el encargado de la empresa Guillermo Re Kühl.

En cuanto al uso del agua en la etapa de exploración afirmó lo siguiente: “Con respecto al uso de agua durante la siguiente Fase de Exploración, sólo recién terminada la Fase de Prospección podremos saber exactamente cómo deberá ser llevada a cabo la exploración y determinar cuánta agua se utilizará en la misma. Desde ya entiendo que se deberán realizar perforaciones de poca profundidad donde se necesita utilizar agua.  Pero hoy no sabemos ni la cantidad ni la profundidad de los pozos que necesitaremos para verificar la cantidad de mineral existente. Llegado el caso, se presentará un plan de trabajo ante la Dirección de Minería, la Dirección de Protección Ambiental y los organismos correspondientes (Irrigación, Municipalidad, etc.) donde se indicará el monto a utilizar y se consensue el óptimo lugar de su obtención”.

Y como te imaginarás, el consumo durante la Fase de Explotación recién se podrá saber después de la Fase de Exploración y cuando se definan los detalles de la planta de concentración.

Con relación al uso de químicos desde la empresa Hierro Indio indicaron que “no está previsto el uso de químicos agresivos con el medio en ninguna de sus fases, ya que por las características del mineral de la Mina Hierro Indio permite para su concentración la utilización de separadores magnéticos en seco y húmedo, o sea, que está previsto que se utilizarán medio convencionales para su extracción y concentración”.

Cerro Amarillo

Se encuentra a 60 km en dirección oeste de la ciudad de Malargüe. Cerro Amarillo está focalizado en la tarea principal de la obtención de cobre. Se encuentra en etapa de exploración e invertirá U$S 10 millones de dólares y empleará alrededor de 100 personas de manera directa.

Cerro Amarillo es una  iniciativa que està ubicada a 80 km al sur de la Laguna del Atuel, fuera de la Reserva Natural Laguna del Atuel.  De esta manera, el proyecto no viola la Ley Provincial 6045 siendo que  bajo ningùn concepto se pone en riesgo el ambiente protegido del sur provincial.

El proyecto Cerro Amarillo respeta toda la normativa vigente, en este marco se ha enviado a la Honorable Legislatura de Mendoza la Declaración de Impacto Ambiental tal como determina la Ley 7722.

La empresa realizará una primera etapa de exploración del terreno, la que incluye un programa de perforación para testear cinco zonas identificadas y que requerirá unos 3000 litros de agua por día, algo así como lo que utilizarían unas tres familias en su vida cotidiana. Desde la empresa el Commercial Manager, Eugenio Ponte, aclaró que “no se busca instalar una planta de tratamiento mineral a la vera del Rio Grande”, cómo se ha mencionado en algunos medios periodísticos. Por otro lado, agregaron que “el agua se va a bombear de pequeños arroyos de la zona que son tributarios de primer y segundo orden de otros arroyos, como el arroyo La Pampa”.

La empresa realizará una primera etapa de exploración en el proyecto Cerro Amarillo, que es un pórfido de cobre, hay cinco zonas identificadas y se busca  testear cada una de ellas con un programa de perforación. Los pórfidos de cobre normalmente tienen como subproductos otros metales como molibdeno y oro. En algunos hay más molibdeno, y en otros más oro, pero esto solo se va a saber una vez que se realice la exploración, y solo son subproductos que normalmente representan menos del 1% del total, es decir que suman, pero no es lo que se busca. La exploración puede llevar varios años hasta llegar a hablar de una posible futura explotación, desde la empresa afirmaron que “el camino es largo y hay que recorrerlo paso a paso, es imposible hablar de una planta si aún no se sabe si hay minerales y si es económico explotarlos. Como parte del informe de impacto ambiental, y a pedido de la autoridad, se realizó un informe glaciológico del área de Cerro Amarillo y el mismo es parte del expediente, que en estos momentos está en la Legislatura Provincial”.

La empresa madre de Meryllion es una empresa pública, que cotiza en la bolsa de Canadá, y tiene la obligación de informar los resultados, y presentar informes que deben ser realizados por consultores externos donde van a estar los resultados de laboratorio: “es una forma de dar transparencia a los accionistas y por ende sirve para dar transparencia a cualquiera que tenga interés, expresó Eugenio Ponte. Por otro lado también hay organismos de control en el estado que se ocupan de estos temas. De todos modos volvemos a insistir que estamos en una etapa de exploración y falta mucho tiempo para comenzar a hablar de explotación. Primero hay que saber que hay, para después ver que se va a explotar.

La exploración tiene muchas etapas, que van desde identificar una zona, hasta llegar a determinar si hay una mina o no, el camino es largo, estamos hablando de varios años y lo último que se estudia es la factibilidad, es decir cómo se va a realizar la explotación y si el proyecto es económico o no. Desde la empresa afirman que “Cerro Amarillo está dentro de la extensión sur de la faja mineralizada de El Teniente, y se utiliza este proyecto para compararlo o tomarlo como modelo, pero estamos lejos de saber si va a ser igual, más chico o más grande, de hecho según estadísticas económicas mineras hoy Cerro Amarillo tiene un riesgo o probabilidad de 1 en 80 de convertirse en una mina. Con respecto al cráter, es muy probable que Cerro Amarillo sea una mina subterránea”.

Con relación a la localización de los glaciares desde Meryllion aseguran que  “no hay glaciares en la zona de Cerro Amarillo”.
Con respecto al manejo de la cuenca del Río Colorado, si en el futuro Cerro Amarillo se convierte en una mina y se decide llevarla a explotación, quien lo haga, sea Meryllion u otra empresa, deberá solicitar los permisos de explotación, y cumplir con todo lo que requiera la autoridad para ese tipo de permiso, incluyendo la intervención de COIRCO en caso que corresponda.

Cabe destacar que en esta instancia, la aprobación por parte de la Legislatura solo autoriza a ambas empresas a las tareas de exploración. Si del resultado de las actividades de exploración surge la factibilidad para la explotación, las empresas deberán presentar un nuevo estudio de impacto ambiental el que deberá someterse a dictamines sectoriales y audiencias públicas para su aprobación por parte de la autoridad de aplicación y posterior remisión a la Legislatura para que sea ratificada por ley.

Fuente El Sol

Temas relacionados