Proponen impuesto a las empresa tecnológicas

El diputado José Luis Ramón propone crear un nuevo impuesto, esta vez dirigido a las empresas tecnológicas.

La economía Argentina está en crisis y hay incertidumbre. En medio de ese panorama hay algunos sectores que crecen y que se presentan como áreas para generar empleo y nuevas vetas de desarrollo. Uno de ellos es el de la tecnología. Los legisladores ven allí una oportunidad, pero para recaudar: ahora proponen un nuevo impuesto para las empresas tecnológicas que prestan servicios.

La idea es del diputado mendocino José Luis Ramón, es «un impuesto a cargo de las empresas prestadoras de servicios digitales de intermediación en línea y de publicidad, y además que regula toda la intermediación en comercio electrónico: las comisiones, las retenciones, la exposición de la información, etc.». Ese impuesto sería, según el proyecto, de un 5% sobre las comisiones que cobran las empresas.

La «intención» de Ramón es que el cargo no se traslade a los usuarios, algo que difícilmente ocurra. «Necesitamos mirar a los que están ganando plata con esta cuarentena y las medidas que se tomaron para proteger a nuestra población”, dijo Ramón para defender su proyecto. La idea va en consonancia con otros proyectos del oficialismo que buscan cargar con más Ingresos Brutos a los servicios financieros.

Ramón le pone nombre y apellido al impuesto y menciona, entre otras, a la empresa Mercado Libre como una de las destinatarias del impuesto.

Además suma a Rappi, Glovo, PedidosYa y Amazon. «Se establece un alícuota de 5% sobre la “comisión” que perciben los proveedores del servicio y que estará a cargo de los prestadores del servicio para que no trasladen el impuesto directamente a los consumidores, y contempla demás, la obligación de AFIP y BCRA de cooperar con las provincias para lograr el cobro de los ingresos brutos correspondientes a sus jurisdicciones», explica el legislador.

Anteriormente se habían generado inconvenientes por el freno a la ley de la industria del conocimiento que el Gobierno congeló. Para Argentina es un sector clave porque genera más de u$s3.000 millones anuales y podría crecer de manera exponencial. La Cámara de Empresas del Software calcula un crecimiento exponencial del sector: 500 mil puestos de trabajo, 20 mil millones de dólares de facturación y un dato clave para conseguir dólares: exportaciones por más de 10 mil millones.

Temas relacionados