Proponen refuncionalizar el Schestakow

La iniciativa es del bioingeniero Gabriel Vilche será presentada en sociedad el 28 de setiembre a las 20 en Olascoaga 143, con entrada libre y gratuita en el salón de la UEC, Olascoaga 143.

El profesional nos comentó que pretende a través de su proyecto, ampliar la capacidad en un 50%, separar físicamente los sectores de atención de adultos de los pediátricos, dividir las áreas médicas de las administrativas, y modernizar la infraestructura y el equipamiento biomédico.

En ocasiones anteriores hemos hecho referencia a la situación actual del servicio de salud en el departamento y en especial a la parte pública, atendida en el hospital Teodoro J. Schestakow, que tiene una gran influencia en todo el sur provincial e incluso provincias vecinas. Ante esto, se advierten ciertos aspectos a tener en cuenta, que es necesario atenderlos si queremos mejorar la situación y al mismo tiempo prevenir cualquier tipo de imprevisto que pueda surgir a futuro.

En esta oportunidad, luego de nuestra visita al hospital, nos entrevistamos con el Bioingeniero Gabriel Vilche, quien nos adelantó acerca de la elaboración de un proyecto de su propia autoría que tiene por principal finalidad programar soluciones a corto, mediano y largo plazo en relación al estado actual del sistema de salud de nuestro departamento. En este sentido, plantea la inmediata necesidad de una adecuada ampliación, refuncionalización y modernización del aludido nosocomio.

Contexto y problemática

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), San Rafael debería disponer de aproximadamente 875 camas para atención de las patologías de sus habitantes, y sólo dispone de 385 sumando el sector público (Schestakow y Eva Perón) y el sector privado. Por tanto, en principio se observa un déficit de aproximadamente 500 camas, que es el equivalente a dos veces la capacidad del hospital T. J. Schestakow.

Por otro lado, nos manifestó la existencia de una inadecuada distribución de algunas áreas del hospital, que entorpecen el correcto funcionamiento de espacios médicos, administrativos y de soporte técnico, además de exponer a altos riesgos de contaminaciones cruzadas tanto a los materiales como a las personas que a diario transitan por el nosocomio. El equipamiento biomédico en general es escaso, está muy desgastado y en oportunidades está obsoleto.

Lamentablemente, muchos pacientes se vuelven contra el personal, que también es insuficiente y está mal remunerado. Personal que no da abasto, trabaja al límite de lo que la estructura le permite y en condiciones desgastantes: la capacidad operativa está colapsada en un sistema que se mantiene a flote gracias al recurso humano, que hace lo imposible para dar respuesta a un sinnúmero de necesidades, aunque esto no siempre es reconocido por las autoridades.

Proyecto

El proyecto presentado por el Bioingeniero Vilche tiene como objetivo a largo plazo la construcción de 4 modernos hospitales especializados y de mayor complejidad con capacidad para 150 camas cada uno. Hospitales horizontales, estratégicamente distribuidos en la ciudad, de manera tal que el acceso a los mismos sea en el menor tiempo posible.

A corto plazo el proyecto propone una inmediata ampliación, refuncionalización y modernización del único hospital regional del sur provincial, el Teodoro J. Schestakow. En este sentido, resulta inminente la necesidad de una adecuada redistribución de los sectores del nosocomio, en donde se separen las áreas administrativas de las médicas y entre éstas, las de adultos de las pediátricas.

Según los primeros lineamientos del proyecto, se deberían construir aproximadamente 1.500 m2 nuevos para fines médicos y se destinarían aproximadamente 850 m2 hoy usados con fines netamente administrativos. Por lo que, luego de la reforma, se aumentaría la superficie destinada a tareas médicas en 2.350 m2 aproximadamente. Por otro lado, se deberían construir también unos 1.200 m2 para fines administrativos, además de los 600 m2 que se deben refuncionalizar. Quedando así un total de 1.800 m2 para tareas netamente administrativas.

En el proyecto se analiza además la necesidad de una inmediata implementación de un sistema de evacuación de pacientes y personal frente a catástrofes. Lo cual está siendo coordinado con personal del comité de Emergencias y Catástrofes integrado por personal del hospital y de Defensa Civil de la Municipalidad de San Rafael.

Las modificaciones propuestas permitirán: ampliar la capacidad actual del hospital en un 50%, separar físicamente los sectores de atención de adultos de los pediátricos, apartar las áreas médicas de las administrativas, modernizar la infraestructura y el equipamiento biomédico y mejorar las condiciones ambientales tanto para los pacientes como para el personal del hospital. Todo lo anterior ha sido diseñado de tal manera que no se hace uso de las playas de estacionamiento ni los parques verdes que rodean el edificio.

En resumen, luego de las modificaciones propuestas el nosocomio quedaría organizado de forma tal que las áreas correspondientes al tratamiento de adultos tendrían su acceso por calle Emilio Civit, mientras que las áreas pediátricas tendrían su acceso independiente por calle Comandante Torres.

Se trata de una iniciativa que a nuestro criterio es muy conveniente, ya que no sólo satisface la necesidad actual del hospital pediátrico anunciado, sino que además corrige problemas estructurales y funcionales históricos, por lo que además de impactar en el sector pediátrico otorga grandes beneficios al resto del hospital: sectores de adultos y administrativos. Todos éstos serán ampliados, corregidos y modernizados.

Es menester aclarar que si bien el proyecto está siendo coordinado e impulsado por el Bioingeniero Vilche, en el mismo está colaborando gran parte del personal del hospital e incluso personas e instituciones independientes; por considerarlo de vital importancia para el bienestar de los habitantes de nuestro departamento.

Fuente Diario San Rafael

Temas relacionados