¿Qué son las Obligaciones Negociables?

Este jueves a las 11 hs. se realizará en Cámara San Rafael una Jornada de Asesoramiento para aquellos interesados en financiamiento para sus empresas, se trata de las Obligaciones Negociables Simples: un INSTRUMENTO DE INVERSIÓN Y FINANCIAMIENTO.

Las Obligaciones Negociables son aquellas que representan un pasivo para la emisora y para el inversor un derecho de cobro de capital e interés. El tenedor de las ON simples se constituye acreedor del emisor. Son una especie de títulos de deuda privada, o sea valores negociables que incorporan un derecho creditorio en sentido estricto, permitiendo al emisor financiar inversiones a través de su colocación en el mercado de capitales. Son activos financieros de renta fija que incorporan un derecho de crédito que posee su titular respecto de la empresa emisora. El inversor que adquiere este título se constituye como obligacionista o acreedor de la empresa con derecho a que le restituyan el capital más los intereses convenidos en un período de tiempo.

Están dotados, en principio, de un alto grado de circulación, lo que los hace aptos para la citada función económico-jurídica de ser un instrumento de inversión.

Las ON constituyen un instrumento de financiamiento que al contar con autorización de oferta pública, supone una operación de ahorro público. El acceso a un amplio número de inversores obedece al carácter de oferta pública que tienen los títulos valores negociables en el mercado de capitales.

Valuación y rendimiento

La valuación de las ON se realiza del mismo modo que cualquier otro instrumento financiero, aplicando desde el punto de vista contable los criterios de valuación establecidos por las Normas Profesionales Vigentes y las Normas de la COMISIÓN NACIONAL DE VALORES (CNV): como deuda si se trata del emisor, o como acreedor de la
emisora, si se trata de un inversor, y en este caso, aplicando el criterio de valuación según tenga intención de mantener el valor negociable hasta su vencimiento o en forma transitoria.

La forma más común de expresar o determinar el rendimiento de los títulos valores negociables de deuda es calculando la tasa interna de retorno (TIR). En términos generales se denomina tasa interna de retorno a la tasa de descuento que iguala la inversión inicial con el valor actual de los flujos futuros de fondos generados por el título. Al utilizar esta relación de igualdad se establece que el precio de mercado que se paga por el título es el valor actual de sus flujos futuros descontados.

El inversor (u “obligacionista”) que adquiere las ON puede decidir dos cosas: esperar el vencimiento de las ON para cobrar el capital con más sus intereses o “hacer líquida” su inversión vendiéndolas en el mercado secundario.

Qué debe tener en cuenta el inversor al invertir en ON 

Antes de invertir lo primero que tiene que tener en cuenta son las condiciones de emisión manifiestas en el prospecto de emisión: los derechos, compromisos, y riesgos que asume el inversor al invertir en determinado valor negociable. El prospecto, de acuerdo con lo establecido en las Normas de la CNV, es el instrumento básico a través del cual se realiza la oferta, por lo que es inexcusable su atenta lectura.

Dentro de los riesgos que asume el inversor se encuentra uno de los más importantes, el que denominamos “riesgo
de crédito”. Representa la probabilidad que la emisora incumpla con sus obligaciones. Asimismo se deberá tener en consideración si los valores negociables cuentan con garantía o no, verificar si fueron objeto de calificación de riesgo, observar si cuentan con un fiduciario designado que se encargue de la defensa de los intereses colectivos de los obligacionistas, prestar atención a eventuales riesgos de moneda, situación general del país.
Por otra parte, el inversor deberá atender el resto de las condiciones de emisión, dispensas, indemnidades,  excepciones que son fijadas en el prospecto, o en los contratos relacionados.

¿Qué ventajas tiene acceder al mercado de capitales a través de una emisión de ON u otros valores de deuda bajo el régimen de oferta pública?

Las ventajas de emitir título de deuda bajo el régimen de oferta pública para las emisoras son fundamentalmente impositivas y el ahorro de los costos de acceso a la información en virtud de la transparencia pública que rige en el mercado. Por su parte, los inversores acceden a instrumentos emitidos por emisoras supervisadas por una autoridad de contralor, sometidas a una serie de recaudos normativos y reglamentarios, que protegen a los tenedores de estos valores, particularmente, a los consumidores financieros.

 

Te esperamos este viernes 11/10 a las 11 hs. en Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, Av. Libertador 78 en la Jornada de Asesoramiento ON Simple. Inscribite aquí 

Comentar

comentarios

Temas relacionados