¿Qué son los efluentes cloacales?

Las aguas cloacales llamadas efluentes, son los residuos surgidos de las actividades domésticas de las urbes, puede tratarse de jurisdicciones particulares o empresas. Este tipo de líquido incluye a las aguas provenientes de lavados, duchas o las que vienen de sanitarios, siendo carga orgánica. Sus efectos y cómo trabajarlos para minimizar su impacto en el medio ambiente.

Tipos de tratamientos para los líquidos cloacales

Las plantas de tratamiento de efluentes son actualmente una solución sólida y concreta, al margen de la legislación que las establece en cada estado para el vertido. Se utilizan así plantas depuradoras como las de Serviur, compañía líder en el país en el armado, operación y manejo de plantas para líquidos cloacales, para eliminar los contaminantes por medio de diversos procesos, como los biológicos, cloración, sedimentadores y otros.

Contaminación del líquido debido a estos efluentes

Actualmente, la trascendencia que tienen las plantas que tratan las aguas residuales y cloacales, estaciones depuradoras, es por demás importante si pensamos en la ecología, la salud y la sostenibilidad, ocupándose de un conjunto de procedimientos que tienen el objetivo final de eliminar los contaminantes cloacales del agua, para que esta pueda volverse a usar o verterse a los mares y ríos.

En este sentido, existen regulaciones para que las aguas cloacales nunca sean vertidas de modo directo al ambiente, porque conllevan importantes cargas nocivas para la salud, la vida de las especies y ecosistemas. Lo que se traduce en daño a peces, algas, olores, coloración y enfermedades infecciosas.

Beneficios de tratar los efluentes cloacales Una ventaja fundamental de tratar los efluentes de aguas cloacales en una planta de tratamiento como la de Serviur, es que estos llegan a depurarse en gran medida, siendo liberados al medio en condiciones aptas que no generan efectos perjudiciales a la salud o napas, asegurando que son aptos para el riego o el uso, mientras cumplen con los estándares necesarios a nivel ambiental y del cuidado del recurso escaso.

Así, los líquidos cloacales vuelven al ecosistema mediante beneficios como:

· La disminución de las causas fundamentales de contaminación de las napas freáticas y cultivos o cría de animales.

· Reducción de la modificación y degradación de los ambientes, resguardando la vida de la flora y la fauna.

· Protección de la salud de la población, un punto clave relacionado a la convivencia en sociedad

· Disminución de los olores nocivos procedentes de efluentes cloacales y sus consecuencias sanitarias, de roedores e insectos. Un problema especialmente manifiesto en épocas de calor donde la proliferación es alta.

· Conseguir un mayor reciclado y reúso del agua tratada, para los espacios verdes, industrias y servicios. Un aspecto central de la utilización de plantas de tratamiento.

Temas relacionados