Quebró la fábrica que tenía que hacer las cosechadoras para exportar a Angola

La compañía había recibido préstamos del gobierno entrerriano; el juez Leonardo Portela, de Concepción del Uruguay, dispuso la liquidación.

Quebró la empresa entrerriana Senor que fabricaba cosechadoras, algunas de las cuales se pretendían vender a Angola. En el mejor momento de la empresa, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, hizo subir a un «prototipo» de máquina en la explanada de la Casa Rosada a la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner. El show era para mostrar lo que se exportaría desde la Argentina al África.

 

Según informa el diario Infocampo, de Entre Ríos, ese prototipo fue el único producto conocido de Senor, que a pesar de los importantes préstamos en dólares que recibió del gobierno provincial no produjo nada más.
Ahora, el juez Leonardo Portela, de Concepción del Uruguay, dispuso la quiebra de Senor, que está investigada por defraudación en que habrían incurrido los empresarios y por la responsabilidad de funcionarios del gobierno entrerriano que deberían haber controlado los créditos, según publica AIMdigital.


Según esa información, los empresarios Ricardo Senor, padre e hijo, y Sergio Scravaglieri, deben alrededor de siete millones de pesos al estado provincial, en total 10 millones sumando las deudas con otros proveedores.

El Fondo de Inversiones de Entre Ríos reclama 6.052.707 pesos y la Afip 778 mil; mientras la Administradora Tributaria de Entre Ríos (Ater), va por 250.000 pesos.

El síndico de la quiebra de la empresa, Horacio Larrivey, en declaraciones televisivas dijo que la empresa «tenía una deuda muy grande y muy poca capacidad de pago». Estimó los valores adeudados entre 10 y 12 millones de pesos. «Entraron en cese de pagos y no pudieron pagar las deudas», confirmó.

La empresa no pagó ni siquiera el alquiler del galpón en el puerto uruguayense, una deuda de 56.000 pesos. Sobre Senor pesa también un embargo de bienes, tanto en Concepción del Uruguay como en Córdoba, pedido por Daniel Huarte, fabricante de las partes de la carrocería de la cosetrucha, pagadas con cheques sin fondos.
La presidenta Cristina Kirchner se subió en su momento a un prototipo de cosechadora llamada Maag Mitos, que fue el que apareció poco después en Angola.

Fuente: La Nación

Temas relacionados