Rechazaron pedido de prisión domiciliaria para Romano

Según los jueces, el ex camarista «no padece de una enfermedad en período terminal que amerite disponer una detención domiciliaria». Señalan que existe peligro de fuga.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de Mendoza rechazó este martes un pedido de prisión domiciliaria presentado por el ex juez federal Otilio Romano, en el marco de un juicio oral en el que es juzgado junto a otros 40 imputados por crímenes de lesa humanidad cometidos en aquella provincia durante la última dictadura.

La resolución, firmada por los jueces Juan Antonio González Macías, Alejandro Waldo Piña y Raúl Alberto Fourcade, indica que «analizadas detalladamente las constancias obrantes en la presente causa, este Tribunal considera que debe rechazarse la concesión del beneficio de la prisión domiciliaria solicitada por la defensa técnica del imputado. La decisión adoptada por este Tribunal, lo es sobre la base de un estudio integral de los antecedentes allegados al presente incidente».

El documento judicial de 36 páginas califica la prisión domiciliara como «una medida de concesión excepcional», principalmente en un proceso en que se investigan violaciones a los derechos humanos ocurridas en nuestro país durante la última dictadura militar. Y también menciona el posible riesgo de fuga del ex camarista. «No puede soslayarse que Romano fue extraditado desde la República de Chile a la Argentina; esta situación, objetivamente, demuestra el grado de riesgo procesal», indica.

Los jueces señalaron en su resolución que si bien Romano tiene 71 años (una de las condiciones para solicitar la prisión domiciliaria es tener más de 70 años) «esta situación no significa la concesión automática del instituto, en tanto es una facultad jurisdiccional que debe responder a estrictas razones humanitarias, que no se verifican en el presente».

Durante la investigación quedó claro para los jueces que Romano «no padece de una enfermedad en período terminal, que amerite disponer una detención domiciliaria».

«Lo expuesto refleja -por un lado- que Romano Ruiz se encuentra gozando de un estado de salud si bien complejo, compensado; y -por el otro-, que los padecimientos que le aquejan, no son de grado tal que requieran internación hospitalaria, y pueden ser –y han sido – controlados, y el interno ha sido asistido desde el Complejo Penitenciario y en hospitales públicos extramuros», señala la resolución.

También exhortaron al Gobierno provincial a «que se dé estricto cumplimiento con los controles médicos periódicos y todo tipo de atención oportunamente determinados por los galenos de la justicia nacional». Y autorizaron a los médicos particulares de Romano a ingresar al Complejo Penitenciario San Felipe «a efectos de extremar las medidas necesarias para el seguimiento de sus dolencias por profesionales que sean de su confianza».

Fuente: Centro de Información Judicial/ El Sol

Temas relacionados