Reconocerán a la artista plástica Laura Rudman

Será mañana en la Legislatura Provincial. Su obra fue declarada de interés por la Cámara de Senadores y será expuesta en el Salón de los Gobernadores. La iniciativa parte de un proyecto de resolución del senador Samuel Barcudi.

Mañana a  las 9, en el Salón Rojo de la  Legislatura Provincial, se distinguirá a la artista plástica Laura Rudman. Durante el acto, se entregará una placa recordatoria, por su trayectoria y aporte al ámbito de la cultura de la Provincia.

Cabe destacar que la  distinción parte de una iniciativa del senador Samuel Barcudi (FPV-PJ).

Las obras de la destacada artista, serán expuestas para el público en el “Salón de los Gobernadores”, de la Legislatura Provincial.

Breve reseña.

Laura Rudman, nació en 1974 en Mendoza, estudió en la Escuela de Bellas Artes y luego en la Facultad de Arte de la Universidad Nacional de Cuyo.

La artista es una pintora dedicada a reflejar paisajes cotidianos de la vida privada y pública. Con trazo grueso y firme remite a la tradición representativa que toma la herencia de la figuración de la historia sudamericana. La caracteriza su perfil bajo, privilegia el taller y se encuentra más cerca de expresar la pintura clásica, del óleo y caballete. Su obra figurativa invoca paisajes y geometrías, logrando una mezcla con monocromos, evocadoramente melancólicos, como bodegones, interiores y exteriores barriales, esquinas oscuras, fachadas de edificaciones humildes, con ropas colgadas. Últimamente reaviva su expresión plasmando bosques, en los que donde por un lado los troncos de los árboles, adquieren un protagonismo total, con colores terracotas y secos, resaltados con toques de amarillo, verde y rojo, atrayendo la concentración del espectador.

Por otro lado Valparaíso, Buenos Aires y todos los Macondos posible se repliegan en las Pinturas de Rudman. Es incansable la repetición de las callecitas en su obra, carente de toda figura humana, el espacio vacío de presencias potencia el enlace con referencias literarias y sociales, entrelazando su arte con ciudades y calles. Refleja la presencia del hombre, pero no la correcta presentación de las formas externas, por el contrario todo se va disolviendo lentamente, dando una sensación de calma. Permite el descanso de la vista en la rudeza de los ambientes fríos, teniendo su punto de equilibrio en las curvaturas, ejemplo: de hilos colgando, esquinas locas, ollas y sartenes, carpas de circo, equilibran el carácter de la obra. Pretende que el espectador participe activamente de la obra, ya que expresa una intención conceptual que se percibe a lo largo de ella, demandando una observación irónica y una lacónica sentencia social. Refleja su generación de elecciones de mediación, a veces desde lo paradójico, lo improbable y en mayor medida desde lo absurdo.

Apela a la ironía para reflejar la realidad argentina, permitiéndose una reflexión social subjetiva y comprometida, como por ejemplo en su obra “El hilo de la conversación”, donde plasma la doble imagen del hilo que trabaja la desvencijada máquina y el de la palabra que escribe.

Su obra es muy extensa: ha participado de talleres del maestro Carlos Gorriarena, en Buenos Aires. Sus obras integran colecciones privadas en Argentina, Chile, México, Alemania, Estados Unidos, Puerto Rico, Ecuador, Finlandia y España.

Temas relacionados