Recuperar el tiempo perdido

La categoría, la única de tracción integral en el Regional, tiene un enorme potencial y un grupo de pilotos de muy buen nivel

Hace unos cuantos años, precisamente en una previa a la Vuelta de la Manzana, los entonces dirigentes de Rally Argentino liderados por Gabriel Raies presentaban un novedoso proyecto. Una nueva categoría, de autos iguales, para abaratar costos y manejar un tracción integral. Como otros tantos proyectos la Super R empezó con todo, pero pronto le soltaron la mano, cuando a nivel nacional dejó de ser negocio, y el certamen regional se convirtió en su principal sostén.

Hubo recordados certámenes, en la que la Super R ocupó un lugar muy importante en el regional, con la mayoría de los autos que armaron los hermanos Barattero, quienes también fueron gestores del proyecto.

Raúl A. Martínez y Alejandro Cancio fueron dos de sus abanderados, supieron sacarse chispas en la pelea por el título, como después pasó con el primero de los nombrados y Daniel Llanos.

Que la Super R es una categoría muy buena está afuera de discusión, está avalado por lo noble de la mecánica de los autos y la opinión de los pilotos que alguna vez manejaron uno de los Subaru.

Todo el furor que despertó en el regional fue desapareciendo hasta que terminó por extinguirse e incluso hace un par de años salió del certamen, participando sus pilotos como invitados.

Fueron varios los intentos por recuperar la categoría. El 2012 fue de altas y bajas, porque nunca terminó de afirmarse. En el actual no empezó mejor, pero la presencia de Rauly Martínez, buscando las alegrías que no consigue en el Argentino, fue un detonante para que otros pilotos se engancharan para reflotar la Super R.

A Rauly lo siguieron Néstor Dra-cklers y Gabriel Lillo, no estará en la Manzana. En la última del regional reapareció otro histórico que anda rápido, como Carlos Valls, quien demostró enseguida que no se olvidó de acelerar y hasta ganó una etapa.

Pero las novedades siguieron antes de la 43 edición de la Vuelta de la Manzana, porque Claudio Zoia también se entusiasmó con manejar u tracción integral y compró un Subaru en Córdoba.

El quinto SR lo aportó un peso pesado como Nicolás Madero, quien tiene intenciones de seguir en la categoría, al menos hasta fin de año, porque su regreso al Argentino es complicado.

El último gran refuerzo fue Miguel Nonnenmacher. El Nene decidió comprar, también en Córdoba, otro Subaru para volver en la Manzana con la intención de volver a acelerar por un tiempo más.

Cuanto para muchos estaba archivada, la categoría se renovó y pasó a ocupar un lugar importante en un Rally Regional que ahora puede darse el gusto de sacar chapa porque tiene de todo. Desde el gran nivel de las divisiones de tracción simple, cantera inagotable de pilotos para el Argentino, hasta una de 4×4 que será un gran refuerzo para los espectáculos.

La Manzana será el quinto capítulo del certamen y Martínez, con asistencia perfecta, sacó una gran ventaja, por lo que salvo una debacle muy importante no debería tener mayores complicaciones para ganar el título después de cuatro victorias en fila. Aunque con los pilotos que vuelven puede estar seguro de que no la tendrá sencilla en las pruebas que restan a partir de la Manzana, por lo que los aficionados disfrutarán de un espectáculo de notable calidad y mucho suspenso en la lucha por la punta.

Eso en la previa, salvo que el ex bicampeón sudamericano mantenga la superioridad que demostró en la primera parte del certamen.

Temas relacionados