Red Solidaria «Quiero Vivir»

En Mendoza se registran más de 170 suicidios por año, lo que significa que hay un suicidio cada 48 horas a raíz de un cuadro depresivo. Red Solidaria «Quiero Vivir» es una entidad afincada en el sur provincial para prevenir suicidios.Todavía no tienen un lugar físico para trabajar.

Gabriel Sevillano creador del grupo nos dijo que trabajan desde hace tres años.»salimos a la calle, vamos a las casas y vemos a quienes nos llaman».

«No tenemos un lugar fijo físico ya que el trabajo que hacemos es de campo. Es decir salimos a la calle, vamos a las casas y vemos a quienes nos llaman».

Nos indica Sevillano, «Trabajamos en red con el juzgado y las diferentes áreas (CPA centro de prevención de adicciones – Menores – Familia – Hospital con el área de salud mental).Más del 25 por ciento de los suicidios lo cometen adolescentes que no superan los 24 años. Hay factores propios de la edad que determinan la decisión. Es la segunda causa de muerte en adolescentes de entre 15 y 24 años».

¿Por qué un chico de 15 años decide quitarse la vida? ¿Qué pasó por su mente? ¿Por qué fue la única solución que encontró a sus problemas?¿Qué era lo que tanto lo perturbaba? «Teorías hay, también hay explicaciones, pero no hay retorno. Nada, ninguna buena intención le devolverá la vida.La cuarta parte de las personas que se suicidan, son jóvenes de hasta 24 años.» nos expresa Gabriel Sevillano uno de los motores del grupo.

“La clave está en saber ver cuáles son las señales, porque las dan, antes de que lleguen a concretar esa determinación.” añade y remarca, «fríamente, el suicidio es una figura legal que utilizan los médicos para definir la causa de muerte, un fenómeno técnico que debe cuantificarse, es algo que deben computar en el certificado de defunción. Pero en los hechos, significa mucho más: es la crisis psíquica (Relativo o perteneciente al alma o a la actividad mental); interna más aguda que puede atravesar una persona. Cuando alguien llega a pensarlo, cuando la sola idea se le pasa por la cabeza, es porque la perturbación que atraviesa es la más grave que hay. Mucho más si lo intenta y mucho más todavía cuando lo hace».

Avanzando en la conversación con nuestro entrevistado nos indica «En adolescentes de entre 15 y 24 años es la segunda causa de muerte, detrás de los accidentes de tránsito.Es el acto más íntimo y personal que existe. Es todo un tema».

Las estadísticas arrojan un dato escalofriante: en Mendoza se registran más de 170 suicidios por año, lo que significa que hay un suicidio cada 48 horas a raíz de un cuadro depresivo. Esto demuestra el trágico desenlace que puede tener una depresión que no es tratada en tiempo y forma y la importancia que tiene la difusión de la prevención y cuidado de la salud mental, especialmente si tenemos en cuenta que un 25% de la población sufre algún grado de esta patología en algún momento de su vida

«Hace casi tres años que comenzamos con este proyecto, trabajar desde la contención y sobre todo desde la prevención. Al principio no fue fácil, ya que en la ciudad que en Malargüe, es un tema tabú o por lo menos era. Cada día que nos enterábamos que alguien se quitó la vida, sólo pasaba del comentario. Es así que tomamos la firme decisión de hacer algo».

Nos plantea «Fuimos generando una opción, una puerta abierta para aquellos que estaban mal y no tenían ganas de vivir. Poco a poco se corrió la voz de nuestro trabajo, por las mismas personas que estaban siendo ayudadas. Al poco tiempo conocimos a Gustavo y Pedro del área de salud mental de la provincia. De ellos recibimos el apoyo, la capacitación y se nos equipó para estar mejor preparados; conocer más a fondo de este tema. Fue muy importante».

«Comenzamos hablar, usamos todos los medios de comunicación y enfatizamos la importancia de este tema. Sentimos que sólo teníamos un cincel y enfrente una enorme piedra que debíamos romper. Esto no nos desanimó, al contrario, nos animó a seguir. Fue así que realizamos la primera charla abierta de suicidio (con Gustavo Carballeira del área de salud mental de la provincia); para nuestra sorpresa participaron muchos jóvenes, algunos padres y profesores».

Agrega «Esto fue creciendo y los medios que en su momento estaban cerrados al tema, comenzaron abrirse, la gente también, nos ofrecían ayuda y comenzaron a involucrarse. Las escuelas se interesaron y nos llamaron, y así nace la segunda charla sobre suicidio. En esta segunda charla vimos como esa piedra se rompió, participaron muchos docentes, profesores, vecinos, familias completas, profesionales de la salud, Juzgado de familia, juzgado de menores, alumnos, estuvieron los medios, etc».

«También logramos juntar a todas las áreas que deben intervenir (policía, médicos del hospital y rurales, juzagdo de familia y menores, psicólogos, psiquiatra, área de adicciones, área de la mujer, etc.); para armar un protocolo, de acuerdo con los recursos humanos y técnicos que contamos. De alguna manera activamos algo que no existía en nuestra ciudad.Seguimos con nuestro trabajo, conteniendo a las personas y dando charlas a quienes lo solicitaban».

Charlas de suicidio a profesores y dinámicas de grupo para los chicos para detectar los posibles casos.
El tiempo pasó y hablar de suicidio ya no era tabú en la sociedad y en los medios.

Sobre los reconocimientos nos dijo «Fuimos reconocidos a los premios Madre Teresa de Calcuta 2013 por la Municipalidad de Malargüe. Más allá del reconocimiento, esto lo usamos para impulsar mucho más lo que un día comenzamos, que se conozca de este tema, que con el compromiso de todos, por que el suicidio se puede prevenir. Llegamos a tener un suicidio por mes».

«De allí salió la idea de armar un comité de crisis. Esto, en tanto el tiempo no los permite, lo estamos llevando adelante, juntando a todos los profesionales para que trabajemos en conjunto y sobre todo en red. Es decir, si alguien necesita ayuda, llamará al comité, dependiendo del caso, se sumará al trabajo de dicha área o profesional logrando de esta manera apoyar, reforzar lo que se está haciendo. Desde su lugar aportará nuevas posibles soluciones. Si es necesario que se sume un tercero se hará, pero lo más importante es que los casos se los atienda».

Finalmente nos dice «Actualmente seguimos dando charlas sobre suicidio, realizamos trabajos con dinámicas en las escuelas y continuamos brindando contención a quienes lo necesitan. Más de 50 familias de Malargüe y 15 familias de la ciudad de San Rafael,a 200km de Malargüe; recibieron contención personal o por teléfono».

Temas relacionados