Reflotan la idea del conductor designado entre los grupos de jóvenes

La iniciativa fue presentada en la Legislatura y surge ante la necesidad de disminuir las muertes ocasionadas en accidentes viales.

Desde la Legislatura provincial se busca nuevamente la efectiva implementación de la figura del conductor designado en los locales de diversión nocturna. La decisión se justifica por la cantidad de muertes por accidentes de tránsito ocurridas en Mendoza en lo que va del año, alrededor de 70 víctimas fatales, pero que incurre en la repetición de un error que suele producirse ante los cambios de las autoridades gubernamentales, ya que en nuestra provincia se ejecutó durante un par de años pero luego dejó de funcionar un programa llamado «Esta noche manejo yo», en el que se incluía esta iniciativa.
Desde el Ejecutivo en funciones hoy se aclaró que todo lo relativo a las tareas de prevención en seguridad vial está concentrado en el Programa Vida y Vuelta, que depende del Ministerio de Seguridad, y desde el que han informado en las últimas horas que están a punto de presentar una nueva edición de esta campaña que el año pasado tuvo una amplia difusión tanto en los medios de comunicación y en las redes sociales como en la vía pública.

En esta ocasión, la iniciativa del conductor designado fue presentada por el diputado demócrata Jesús Riesco, y en el pasado, específicamente en el 2008, el proyecto tuvo como autor al senador justicialista Vicente Russo.

El programa del conductor designado surgió en Estados Unidos en la década de los 80 en Bacchus y Gamma Peer Education Network, una organización no lucrativa que promueve programas de prevención de problemas relacionados con el alcohol, el sexo, la violencia y las drogas.

La iniciativa fue exitosa, y esta afirmación se demuestra en investigaciones realizadas en las que se refleja que dos terceras partes de los adultos en Estados Unidos eligen un conductor designado cuando asisten a lugares donde se consumirán bebidas alcohólicas
Igualmente fue implementada en México, con el apoyo de Autoridades Gubernamentales, estudiantes, universidades y la Cervecería Cuauhtemoc Moctezuma, patrocinadora oficial del programa.

En Argentina, en ciudades como Buenos Aires o Córdoba, hay diferentes organizaciones que han avanzado en fomentar la cultura de que una persona dentro de un grupo sea el conductor designado, pero poco se puede indagar sobre una legislación al respecto, por lo que será, tal vez, la verdadera modificación del hábito social la que más efectiva que las normativas que, en muchos casos, pocas veces se cumple.

Entre las diversas propuestas que hay en el país se encuentra la coincidencia de hacer partícipes directos a los locales de diversión nocturna, tanto implementando descuentos o beneficios para el conductor designado, como fomentando la cultura de auspiciar a los negocios con responsabilidad social.

La iniciativa de Riesco establece que cuando pretenda ingresar a un local de esparcimiento nocturno un grupo de cuatro personas, como mínimo, una de estas deberá identificarse en la entrada como el «conductor designado».

El encargado de la entrada del establecimiento, acompañado por una autoridad pública o policial, deberá obtener los datos del conductor y la licencia de conducir, este deberá firmar de conformidad el requerimiento, comprometiéndose a respetar las reglas del programa y a no ingerir bebidas alcohólicas dentro del local.

En tanto, el establecimiento se comprometerá a ofrecer ciertos beneficios para los conductores designados, conforme a los acuerdos suscriptos previamente con la autoridad de aplicación.

El «conductor designado» será identificado con un brazalete distintivo del programa, y, a la salida, el encargado de la entrada y la autoridad pertinente consignarán, en un registro llevado al efecto, que la persona elegida que sale con su grupo de amigos no ha ingerido bebidas alcohólicas y se encuentra en condiciones de conducir el vehículo pertinente.

Asimismo, en los fundamentos del proyecto, el autor sostiene que un estudio sobre consumo de alcohol en jóvenes realizado en Mendoza denominado La Ruta del Alcohol y sus Perfiles de Consumo (base de 1.334 jóvenes encuestados) mostró, en el 2006, que 9 por ciento de ellos refirió haber sufrido un accidente asociado al consumo de alcohol.

Fueron consignados como accidentes aquellos producidos por conducción de vehículos, ya sea como conductores o acompañantes, principalmente autos, motos y bicicletas, y/o caídas en la vía pública con consecuencias traumáticas como fracturas, torceduras, contusiones, etc. Además, muchos jóvenes relacionaron el consumo de alcohol con sucesos violentos y riñas.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud y la Unicef, preocupados por la alta vulnerabilidad de los jóvenes, han convocado a participar a organizaciones comunitarias, empresas privadas, medios de comunicación, personalidades y mundo del espectáculo a trabajar activamente en esta problemática, buscando comprometer a todos los gobiernos del mundo a generar actividades preventivas acordes a cada realidad.

Sostiene el diputado Riesco que «es importante señalar que el accidente de tránsito es una enfermedad social de carácter epidémico y, como toda enfermedad, es evitable, prevenible y curable. La terapia debe ser una política pública eficaz, sostenida y sustentable, asumida por la sociedad en su conjunto».

Riesco resaltó, finalmente, que en este tipo de medidas que se buscan implementar es fundamental el acompañamiento y la responsabilidad que ejerzan tanto los jóvenes, los padres y los comerciantes como toda la comunidad, pero que desde el Estado se deben buscar los mecanismos propicios para garantizar las seguridad de los habitantes, sobre todo ante una problemática tan grave como la de los accidentes viales.

Fuente: Diario El sol

Temas relacionados