Religiosas fueron a tribunales espontáneamente

Este viernes por la mañana, cuatro de las monjas que prestaban servicios en el hogar Santa Gianna Beretta Molla, ubicado en calle Quiroga de Rama Caída, se presentaron espontáneamente en la Fiscalía Penal para dar su testimonio en la causa que se inició tras una denuncia por malos tratos de la DINAF. El abogado Gonzalo Pagliano las representa legalmente.

Las religiosas pertenecen al Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, del Instituto del Verbo Encarnado, realizaron una declaración en la causa por posibles maltratos en los hogares religiosos, que se inició tras el operativo que se realizó el 17 de diciembre donde la Justicia ordenó que se retiraran todos los niños de los hogares religiosos que eran solventados por el Estado mendocino.

La información la brindó el Fiscal  Javier Giaroli

Por Juan José Martínez

Comentar

comentarios

Temas relacionados