Rematarán a mitad del valor avión de Lázaro Báez

En medio de la decisión de la Justicia de recuperar parte del dinero producido como resultado de maniobras de corrupción, el Estado rematará a mitad de precio un avión de Lázaro Báez. Se le fijó el valor a U$S 110.000 (sobre U$S 211.300 que había sido tasado) para su subasta, y la semana próxima se fijará la fecha para concretarla. Una de las condiciones establecidas es que quién esté interesado en adquirir la aeronave no podrá tener vinculación alguna con el expediente judicial en el que se secuestró la aeronave, “la ruta del dinero K”. La decisión la tomó la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE).

Entre sus más de 1.400 bienes, el socio comercial de Cristina Kirchner cuenta con una flota de aviones propiedad de su empresa Top Air. Una de esas aeronaves es en la que llegó a Buenos Aires el 5 de abril de 2016, cuando quedó detenido por orden del juez Sebastián Casanello.

La AABE que dirige Ramón Lanús realizará una subasta online para una de las aeronaves: un Rockwell Commander tasado en 211.300 dólares, que había quedado en manos de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC). Es la aeronave más deteriorada y que demandará más inversión para su utilización.

Quien se había opuesto a esta entrega de los aviones al Estado fue Walter Zanzot, presidente de Top Air y uno de los que junto a Martín Báez (el mayor de los hijos varones del empresario K) contaba dinero en la financiera “La Rosadita”. Pero la Justicia no hizo lugar a este pedido.

Las dos aeronaves que están en manos del Estado se encuentran sin operar por problemas técnicos, y las reparaciones costarían 347.446,98 dólares. Por tal motivo, el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que juzga a Báez en “la ruta del dinero K”, autorizó al Gobierno a subastar estos bienes.

“Si este tribunal dispone la desafectación de la suma dineraria para arreglar ambas aeronaves no solamente correría un riesgo cierto de pérdida, teniendo en cuenta el transcurso del tiempo y la utilización de las aeronaves, también se deprecia su valor hasta que se decrete su decomiso, en caso de ser procedente”, fue uno de los argumentos para avanzar en la resolución judicial.

La medida se adoptó después de que el ministerio de Seguridad de la Nación fuera depositario judicial de las aeronaves. Su mantenimiento y reparación se volvieron muy onerosos, y ante la búsqueda del recupero por parte del Estado de bienes que “se sospechan” fueron adquiridos con fondos ilícitos, se analizó que la mejor opción era una subasta.

La aeronave con matrícula LV–MBY será subastada la primera semana de julio. Según se informó oficialmente, “estará disponible para ser exhibida en la plataforma de la empresa Aviación Atlántico Sur S.A.” para quienes quieran inspeccionarla.

El precio de base de la aeronave se fijó en 110.000 dólares y quienes estén interesados en adquirirla “deberán presentar declaraciones juradas de vinculación con las autoridades nacionales de rango ministro o superior y de los funcionarios de rango inferior que tengan competencia o capacidad para decidir sobre el acto”. También se determinó que los oferentes no tengan ninguna relación con los Integrantes del tribunal y de los imputados en la causa.

A su vez, en el marco de la quiebra de la empresa insignia de Báez, Austral Construcciones, el 19 de junio la justicia comercial remató 24 departamentos ubicados en el barrio porteño de Coghlan. La subasta fue exitosa y se vendieron la totalidad de los inmuebles por encima de su valor base que se había fijado en 73.000 dólares 99.000, 120.000 y 130.000 dólares según las dimensiones y la inclusión o no de cocheras.

También fue subastado un edificio ubicado sobre Panamericana kilómetro 49,5, en Pilar, tasado en 5,05 millones de dólares. Pero como en este caso no hubo oferentes, se fijará una nueva fecha de remate con un valor base inferior, que rondará los 3.8 millones de dólares.

En el barrio de Belgrano, en la calle Franklin Roosevelt al 1700, también se encuentran dos importantes propiedades que pertenecieron al empresario K, con un valor de base de 145.000 y de 98.000 dólares, según el edicto publicado en el Boletín Oficial.

Otra subasta que se realizó el 21 de junio incluyó los autos de colección que Lázaro Báez tenía escondidos en un galpón en Río Gallegos. Los precios base -sin IVA- fueron: para un Audi RS5 4.2 FSI Quattro Coupé (2013), 41.000 dólares; un Porsche Cayenne Turbo (2011) 38.000 dólares; una camioneta Ford F-250 King Ranch (2007) a 24.000 dólares; una Land Rover Defender 110 SW 2.4 S (2008) a 19.000 dólares.

De estos vehículos, lograron venderse solo dos. A los restantes se les bajará el valor de base y se fijará una nueva fecha de remate.

Fuente Clarín

Comentar

comentarios

Temas relacionados