Repercusiones de la convención radical/ACTUALIZADO

Aníbal Fernández «Es una alianza con objetivo electoral y sin contenido político»

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró que el acuerdo político sellado entre el PRO, el radicalismo y la Coalición Cívica constituye una alianza “con objetivo electoral y sin contenido político” entre quienes representan a la “derecha espantosa” de la Argentina.

Además, sostuvo que, en ese tipo de acuerdos puramente electorales, “los fracasos son recontra anunciados” dado que se se trata de un entendimientos basado en la intención de “hacerse del gobierno” aun cuando “las diferencias” entre ellos “son fenomenales”.

Así lo señaló Aníbal Fernández su habitual diálogo matutino con la prensa al ingresar en la Casa de Gobierno, donde también sostuvo que la coalición con la que el PRO, la UCR y la Coalición Cívica es una “entente con lo más rancio de la derecha argentina que representa los derechos más impopulares de la gente de a pie”.

En este marco, comparó a esta construcción con la de la Alianza UCR-Frepaso que accedió al poder en 1999 con el radical Fernando De la Rúa como presidente al afirmar que “la historia vuelve a repetirse con una nueva alianza con objetivo electoral que ya no tiene contenido político”.

En este sentido, señaló que el titular del Comité Nacional del radicalismo, Ernesto Sanz, principal impulsor dentro del partido de la alianza con el PRO de cara a los próximos comicios, “representa la más rancia derecha conservadora”, mientras que a Elisa Carrió la definió como una “Juana de Arco moderna”.

Ambos, sostuvo, encontraron “un fronting que, otra vez, es un jefe de la ciudad de formación conservadora, obnubilado por el neoliberalismo que tampoco tiene luces”, en referencia a Mauricio Macri, a quien, de este modo, comparó con Fernando De la Rúa.

“La historia vuelve a repetirse con una nueva alianza con objetivo electoral, que ya no tiene contenido político”, aseveró Aníbal Fernández.

En este punto, afirmó que se está en presencia “de un experimento entre conservadores, neoliberales y con pocas luces, que van a poner 160 años de construcción en riesgo”, y consideró que “ni entre ellos son respetados”.

“Sólo es un acuerdo político para tratar de ganarle al otro”, definió el jefe de Gabinete en su diálogo con los periodistas al ingresar esta mañana a la Casa de Gobierno.

Por otro lado, Aníbal Fernández dijo no creer que el radicalismo “esté muy convencido de lo que está sucediendo” dado que se trata de un partido que nació “para ser un partido nacional y popular”.

“Pensar que Sanz o Carrió, porque a Macri lo doy por descontado, pueden ser los que piensen la política en grande pone una fuerte cuota de preocupación. Se trata de un gesto para ver si pueden hacerse del gobierno, pero las diferencias entre ellos son fenomenales”, opinó Aníbal Fernández.

El sábado, en el marco de la Convención Nacional que el radicalismo celebró el la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, se impuso el sector que propiciaba un acuerdo electoral con el PRO de cara a las elecciones presidenciales, encabezado por el precandidato presidencial y titular del partido, Ernesto Sanz.

“No voy a renegar de la vocación frentista; yo aprendí a ser frentista con Juan Perón”, dijo esta mañana Aníbal Fernández, quien indicó que, en los frentes que hizo el peronismo durante toda su historia, siempre “había gente de todo los colores, porque era imperioso que se formara esa coalición”.

Agregó que en esas coaliciones “la gente tenía la misma vocación y el mismo pensamiento en beneficio del que menos tiene”, y contrapuso con lo que en su opinión sucede hoy con el acuerdo decidido el fin de semana por los radicales, donde -indicó- se vio “todo lo contrario”.

“Sabemos lo que piensa (Ernesto) Sanz de la Asignación (Universal) por Hijo, conocemos lo que ha hecho (Mauricio) Macri con el subte y con la UCEP, crearon una oficina que cagaba a palos a gente”, señaló Fernández, quien entendió que “esta es la visión que tiene esta derecha espantosa y que le están mostrando a los argentinos”.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=zAzFxpKcAtU[/youtube]

 

TRAS LA CONVENCIÓN

Para Pinedo, el acuerdo UCR-PRO «es una apuesta a que la Argentina pueda ser de vuelta republicana»

El jefe del bloque de diputados del PRO también se refirió a Sergio Massa, y consignó que el líder del Frente Renovador “no representa el cambio de paradigma de la política argentina” que Argentina está buscando.

El jefe del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, aseguró hoy que la luz verde que la Convención Nacional de la UCR dio a sus dirigentes para un acuerdo con el PRO “es una apuesta” para que la Argentina “vuelva a ser republicana, respetuosa y constructiva”.

“Es una apuesta a que la Argentina puede ser de vuelta republicana, respetuosa, constructiva y que no va a estar basada en las divisiones, en la falta de respeto a los demás. Es lo que hace que la Argentina del futuro sea más centrista, más apegada al Estado de Derecho y por lo tanto más progresista de lo que es ahora”, dijo Pinedo en declaraciones a radio Milenium.

Pinedo también se refirió a Sergio Massa, y consignó que el líder del Frente Renovador “no representa el cambio de paradigma de la política argentina” que Argentina está buscando, sobre todo teniendo en cuenta que la fuerza está conformada por el ex jefes de gabinete kirchnerista.

En cuanto a la relación del PRO con la UCR en Diputados y en el Senado, Pinedo señaló que fue “contundente” y que pelearon por las mismas cosas “en un 70 por ciento”.

Respecto al acuerdo en sí, el jefe del bloque de diputados del PRO, destacó la importancia de “construir una coalición de gobierno futura” al estilo “de las alemanas”.

En tanto, al ser consultado sobre la interna del PRO, Pinedo señaló que «Santilli siempre tuvo una posición cercana personal a Michetti”, pero que, “finalmente, decidió apoyar a Rodríguez Larreta”.

“Pero esto es así, tampoco es ningún drama. No es una primaria de enemigos. No es lo mismo Larreta que Michetti en muchos aspectos personales, de estilo, de conducción. La gente va a poder elegir entre dos alternativas diferentes pero consistentes», opinó.

Barletta dijo que «de ninguna manera» apoyará una formula integrada por Macri y Sanz

El diputado nacional Mario Barletta (UCR) admitió hoy que le hubiera gustado que en la Convención radical que se realizó el sábado se hubiera arribado “a alguna otra solución”.

Además, anticipó que “de ninguna manera” respaldará una eventual fórmula integrada por el presidente del partido, Ernesto Sanz, y el líder del PRO, Mauricio Macri, al sostener que quiere “candidatos radicales” de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

En declaraciones a radio El Mundo, el diputado radical destacó que hubo en la Convención del sábado en Gualeguaychú “un debate muy respetuoso” que, dijo, “posibilitó el intercambio de ideas”, aunque consideró que “se tendría que haber extremado el esfuerzo o haberse tomado unas horas más para arribar a un consenso que permita salir fortalecidos frente al desafío que los tiempos nos imponen”.

Tras admitir que le hubiese gustado haber arribado a “alguna otra solución”, Barletta afirmó que “de ninguna manera” respaldará una fórmula integrada por Ernesto Sanz y Macri, al sostener que quiere “candidatos radicales” de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

Consultado sobre si la UCR salía fortalecido o perjudicado de la decisión adoptada el sábado, Barletta dijo que “ojalá que se pueda trabajar para lograr una fuerte cohesión y para empezar a hablar de lo que tendrían que haber hablado”.

En ese sentido, el diputado de la UCR consideró que “se hicieron mal las cosas en UNEN”, al recordar que “se empezó a debatir si íbamos con fulano o mengano en lugar de decir cómo íbamos a resolver las cosas, entonces la gente no depositó la mirada con esperanza en el frente”.

Tras su triunfo, Sanz ya negocia con Macri listas comunes y un plan de Gobierno

Elecciones 2015.Avalado por la Convención radical, buscará acordar políticas de Estado con el PRO y el armado de boletas únicas en cada distrito. También intentará evitar la fuga de los derrotados y le ofrecerá la vice a Stolbizer.

Ernesto Sanz se desplomó en un sillón de la Casa de la Cultura, a la vuelta del teatro de Gualeguaychú, con los pies apoyados sobre una mesa. Avanzaba la madrugada de ayer y no había comido desde el mediodía, pidió algo para calmar el hambre e hizo notar que el que le acercaba un sándwich era un referente del sector rival del radicalismo. Ya había dado su discurso, ya tenía los votos asegurados para imponer el acuerdo con Mauricio Macri y ya se entusiasmaba con el impacto de la resolución de la Convención en el escenario electoral. Todavía faltaban unas horas para que terminara la jornada, aunque de algún modo anticipaba los movimientos de las próximas horas: suturar las heridas internas de la UCR y avanzar en el armado electoral con el PRO.

Las negociaciones se venían acelerando en las últimas semanas, y con la confirmación de la coalición -el macrismo buscará bautizarla Juntos, como en las provincias- irán delineando la letra chica. “Vamos a terminar de discutir y formalizar el acuerdo que ya veníamos hablando. Y a definir el programa, un acuerdo de políticas de Estado en cinco o diez puntos”, dijo a Clarín uno de los dirigentes de Sanz para esa tarea. “Con el mandato confirmado hay un interlocutor claro y la negociación será más concreta. Facilita el armado en las provincias y se viene la discusión de las listas a legisladores”, no ocultó un hombre de Macri el alivio por el panorama más despejado.

Emilio Monzó, Rogelio Frigerio, Humberto Schiavoni, Diego Santilli por el PRO; Federico Storani, Walter Ceballos, Coti Nosiglia y Facundo Suárez Lastra, del lado radical. Se trata de los principales dirigentes que llevaron las negociaciones que, según adelantaron, desde esta semana serán más formales. En principio ya se pusieron de acuerdo en que las listas a legisladores nacionales serán únicas, compartidas entre los aspirantes presidenciales del espacio. En su discurso en la Convención, Sanz adelantó que como piso el radicalismo se asegurará conservar su volumen actual en el Congreso. “El compromiso es colocar lo que renovemos en los lugares más expectantes. Si no es posible definir la cabeza de lista por consenso, hacer una encuesta a ver qué resulta. También tener prioridad con los intendentes con chances de reelegir y por supuesto empujar las seis o siete gobernaciones con posibilidades”, contó uno de los radicales encargados del armado. Su partido, hoy con Corrientes como única provincia en su poder, mantiene expectativas de ganar o pelear en Mendoza, Catamarca, La Rioja, Santa Cruz, Tucumán, Córdoba, Jujuy y la Pampa. Para el macrismo, el objetivo del acuerdo ya estaba a la vista y se lo disputaba con Sergio Massa: la estructura nacional de la UCR para fiscalizar la elección, sobre todo en octubre, y darle un golpe al Frente Renovador al imponerse en esa pulseada. El acercamiento a Sanz también lo evaluaban en el PRO como un rédito futuro en caso de llegar al Gobierno para facilitarle a Macri un escenario favorable en el Senado. En cuanto a las negociaciones sobre el reparto de casilleros en el Ejecutivo, aun pecando de excesiva confianza, en la previa a la Convención un integrante de la mesa chica macrista se quejaba de que “nos están pidiendo la mitad de los ministerios”, aunque anoche lo relativizaban: “No hay que contar la plata antes de tiempo y las conversaciones recién empiezan”. En cuanto a Elisa Carrió, estimaron que tendrán que cederle lugares relevantes en los distritos con cierto desarrollo de la CC, principalmente Capital y algo en provincia de Buenos Aires y algunas otras.

Sanz, a su vez, tendrá que dedicarse también a intentar que la sangría de dirigentes radicales resulte la menor posible con el nuevo escenario. A su favor intentará aprovechar el desdoblamiento de las elecciones a gobernador de Jujuy de las nacionales, que según estimaron cerca del titular de la UCR se oficializaría hoy, para acercar posiciones con Gerardo Morales. “Cada día son menos las conflictivas. Quedan La Rioja, Formosa y Santa Cruz. En el resto el massismo no tiene peso”, fue la evaluación.

Una eventual polarización con el kirchnerismo atenuaría las deserciones, aunque estiman inevitable que una parte ya busque otros rumbos. Sanz hará un intento, nada sencillo, para sumar una compañera de fórmula: Margarita Stolbizer, ya decidida a ser candidata a presidenta con los restos de UNEN: “Sabemos que es difícil, pero es un esfuerzo que hay que hacer”. Con Sanz en carrera por la UCR, el PRO prácticamente descarta un vice radical. La foto en conjunto, Macri, Carrió y Sanz “juntos”, todavía no tiene fecha. CLARIN

Derrotados, Cobos y Morales se refugian en sus provincias

 

A Federico Storani le costaba la lectura de la resolución propuesta por el sector de Ernesto Sanz. Lo silbaban desde la platea alta del teatro, le llovían los insultos. Cuando replicó que no lo iban a correr los «comentaristas de la política» se generó uno de los momentos más tensos de la Convención radical en Gualeguaychú: Gerardo Morales y Luis Naidenoff dejaron de contener la bronca que venían disimulando y se sumaron con gritos desde la primera bandeja: «¡Estás traicionando la historia! ¡Pedirle perdón a Alfonsín!».

Storani buscó retomar: sabía que el acuerdo con el PRO tenía los votos asegurados y quería apurar la definición.

Pasada las cinco de la mañana, la posición de Sanz se impuso por 186 a 130, con una diferencia más amplia que la esperada en parte por el apoyo de convencionales bonaerenses que hasta la semana pasada respondían a Ricardo Alfonsín, uno de los derrotados de la jornada. Casi no hubo festejo, apenas unos aplausos intensos. Los que rechazaban el acuerdo querían cobrarse el costo político y soltaron globos amarillos sobre las butacas de Sanz y Storani. Las puertas del teatro ya estaban cerradas y con custodia porque un grupo de unos 200 militantes había buscado entrar. «¡Díganle a Macri que mande la Metropolitana!», gritaban desde las gradas. Entre tanta tensión, el desdoblamiento que daban por hecho de la elección para gobernador en Jujuy aliviaba la situación de Morales, que en esa provincia podrá ir con un acuerdo de todos los sectores sin tanto tironeo. Julio Cobos, el otro derrotado de la Convención, dio un breve discurso en el que no pudo ocultar el golpe por quedarse sin la candidatura y cerca suyo adelantaron que se tomará un descanso, luego retomará su actividad concentrado en Mendoza y se mantendrá en el partido, aunque en principio con acotado protagonismo: «Irá a dar apoyos a algunos distritos si se lo piden».CLARIN

Macri y Carrió celebraron la decisión de la UCR

Tras lo acordado por la Convención Radical en Gualeguaychú, Ernesto Sanz competirá con Mauricio Macri y Elisa Carrió. Estos dos últimos mostraron su beneplácito por la decisión de la UCR.
Mauricio Macri y Elisa Carrió destacaron la decisión adoptada por la Convención Nacional de la UCR de confluir en un acuerdo con el PRO y la Coalición Cívica-ARI, cuyos líderes habían dado el primer paso el 31 de enero pasado al acordar competir en las PASO.El jefe de Gobierno porteño felicitó a través de Twitter al jefe del radicalismo, por considerar que el dado es “un paso importante en el camino del cambio que el país está recorriendo”.

A su vez señaló que su deseo porque “cada vez más argentinos se sigan sumando apra que construyamos juntos una mejor Argentina”.

También a través de las redes sociales Elisa Carrió expresó su alegría. “Ganó una estrategia para cambiar la Nación y llevarla a la República”, fue el comunicado que difundió en su cuenta de Facebook, en la que sostuvo que “lo que no se entendió, se entiende ahora”.

“UNEN fue una experiencia solo local, es decir de la Capital Federal y fue exitosa, 3 senadores de la oposición y 10 diputados nombrados sobre 13, pero esa alianza no servía para ganar la Nación y llevarla a la República”, puntualizó Carrió, que luego apuntó: “Cuando Pino Solanas redujo a UNEN a los que estábamos y rechazó con contundencia al Pro, hice la ‘gran Carrió’ y me fui con mi carterita a cenar pizza, como gesto político para señalar que esa mezquindad nos llevaba de nuevo a un gobierno PJ y luché todo un año para hacer una gran alianza no PJ”.

Luego enumeró: “Cuando en diciembre del 2014, el que siempre traiciona los principios del radicalismo desde el 2007, a saber Cobos y Gerardo Morales, que ya impidió que yo sea presidente en el 2007, iban a una alianza con Massa Y Duhalde a lo que se sumaba el viejo acuerdo de Binner con el gobierno de Cristina, patee el tablero como una estrategia, para lograr finalmente este gran acuerdo que hoy se cristaliza en la Convención Radical”.

“Gracias a los radicales que acompañaron a Ernesto Sanz, en una estrategia nacional y republicana, que va a ganar las elecciones de octubre”, agradeció Carrió, para cerrar luego: “No necesitamos la gobernabilidad mafiosa y antirepublicana, como la de Massa y Duhalde. Necesitamos la gobernabilidad republicana con una ciudadanía comprometida con la prosperidad cultural, económica y social”.EL PARLAMENTARIO

Massa minimizó el acuerdo entre el radicalismo y el Pro
“Seguimos nuestro camino, el de la gente”, sostuvo el líder del Frente Renovador, al visitar La Matanza en el marco de su campaña, al ser consultado sobre los resultados de la Convención Radical.
La mejor manera que encontró Sergio Massa de asimilar el impacto del acuerdo del radicalismo a abrir las puertas a un entendimiento con el Pro fue mostrarse en campaña, en el corazón del conurbano bonaerense: La Matanza. Allí, al ser consultado respecto de la decisión de la Convención Radical, sostuvo que “nosotros seguimos en nuestro camino, que es el camino de la gente”.Mientras tanto, protagonizó una multitudinaria caravana en La Matanza, en la que recorrió las calles y dialogó con los vecinos. En este marco, Massa señaló: “Vamos a terminar con esta fiesta de excarcelaciones, con este cuento de los derechos de los chorros. Vamos a terminar con esta locura de que la vida vale un celular o un par de zapatillas”.

Asimismo, agregó: “El que recibe 20 años de condena, va a cumplir 20 años de condena. Se termina el cuentito de los vericuetos procesales que hacen que los delincuentes terminen teniendo siempre más derechos que las víctimas. No podemos permitir que el que trabaja o estudia viva con miedo en los barrios y que los chorros sean los dueños de la calle”.

“Hay que volver a poner las cosas en su lugar, porque el respeto y cumplimiento de la ley va a devolverle la esperanza a esta gente, que siente que el Estado la abandono”, afirmó Massa.

Consultado sobre la convención de la UCR el líder del Frente Renovador dijo: “Nosotros seguimos nuestro camino, que es el camino de la gente”.

De la recorrida participaron los diputados nacionales Dario Giustozzi, Graciela Camaño y Felipe Solá, el intendente de San Martin Gabriel Katopodis, los senadores Sebastián Galmarini y Jorge D’Onofrio. También estuvieron presentes dirigentes locales Rubén Ledesma, Fernando Asencio y Alfredo González. ELPARLAMENTARIO

Temas relacionados