Restringirían entrega de agua por la crisis hídrica

Irrigación buscará ajustar la dotación para los usos productivos y recreativos. El anuncio se realizará este lunes.

La crisis hídrica en la provincia se acentúa día a día. Si bien, hace años que el agua es cada vez más escasa, esta última temporada se convirtió en una de las más duras por enfrentar ya que hubo menos nieve respecto a un año promedio y un 30% menos de agua. Ante esto, el organismo rector del recurso hídrico analiza restringir las entregas a los sectores agrícola y recreativo.

“El embalse Potrerillos, que se encuentra a un 60% y es el que mejor está en su nivel de agua. Pero el alto porcentaje de demanda de agua para el uso poblacional es muy preocupante. En el río Mendoza, que abastece al Área Metropolitana, el agua potable se está llevando casi el 40% del total del volumen del río y esto genera que se deban aplicar restricciones en otros usos, como el agro”, afirmó el superintendente General de Irrigación, Sergio Marinelli.

Volumen de los embalses al 15 de enero, según el Boletín de Información Hidronivometeorológica del DGI.

El Departamento General de Irrigación (DGI) analiza tomar nuevas medidas ante la crisis hídrica. Desde la entidad conducida por Marinelli solicitaron a las Subdelegaciones que revean los planes de erogaciones de cada una de las cuencas.

“Estamos más complicados de lo que creímos en octubre del año pasado, cuando anunciamos el pronóstico de caudales de los ríos. Hay un 30% menos de agua. Los caudales no han subido, y cuando lo han hecho, ha sido muy poco. Hoy estamos con caudales similares a los de noviembre. La situación de los embalses es bastante crítica”, explicó Rubén Villodas, director de Gestión Hídrica.

Actualmente la cúpula del DGI lleva a cabo reuniones con los equipos técnicos de las Subdelegaciones y harán lo propio con los inspectores de Cauce, a fin de analizar la situación ya que prevén que la próxima temporada de riego será tan mala como la actual.

El ajuste en los planes de erogación, que son las herramientas que permiten manejar el derrame de cada río, implicará entregar menos agua para distribuir.

Según la ley de Aguas, los usos prioritarios son el poblacional, seguido por el agrícola, el industrial y el recreativo. El primero de estos no puede restringirse -a pesar de las pérdidas por falencias que tiene el sistema y el derroche de la población-. Por ende, se deberá ajustar en la dotación que se entrega a la producción y aquella utilizada para riego de espacios públicos y jardines.

Fuente: Departamento General de Irrigación.

Estas medidas formarán parte de los anuncios que realizarán el lunes al mediodía desde el gobierno del agua y comenzarían a aplicarse a partir de febrero. El propósito es poder cuidar el estado de los embalses, restringiendo en la actualidad, para poder prepararlos para poder “llegar lo mejor posible a la primavera”.

“Estamos en una situación extrema. No hay registros similares a estos caudales en la historia de registros que tenemos. El pronóstico que hacemos desde Irrigación, que es algo estadístico, y no hay estadística de estos niveles, ni del volumen de nieve, que es en lo que se basa el pronóstico. Esto explica que tenga errores mayores a los que tenía históricamente. Cuando se pronostica un año normal, el error va de un 5% a un 10%. Ahora el margen de error es el doble, un 20%”, resaltó Villodas.

Comentar

comentarios

Temas relacionados