Restringirían ingreso a la Casa de Gobierno

El ministro Leonardo Comperatore reconoció que el Gobierno estudia reestructurar los filtros y reducir la atención al público. Relativizó el asalto al Banco Nación: «Fue un ratero».

En la última semana, dos hechos totalmente distintos han puesto un signo de atención sobre la seguridad en el Parque Cívico y, particularmente, en Casa de Gobierno. Un hombre que llegó armado hasta el piso donde trabaja Francisco Pérez y un insólito robo de madrugada ocurrido este fin de semana en el Banco Nación ubicado en el ala oeste del edificio.

La seguridad de Casa de Gobierno y todo el Parque Cívico está a cargo del comisario Luis Ibañez. No es el primer robo ocurrido en el edificio y tampoco en ese espacio verde donde se ubican Tribunales provinciales, el Memorial de la Bandera, el Auditorio Angel Bustelo, los colegios Martín Zapata y Bellas Artes y hasta el Palacio Policial. La intensa actividad de la mañana contrasta con la soledad de la noche con zonas muy oscuras que propician la faena delictiva. La tarea de seguridad también comprende otro edificio, la Legislatura provincial.

En la planta baja del cuerpo central, se encuentra la guardia policial. Desde allí se monitorea el entorno y el interior del edificio. De acuerdo con el ministro Leonardo Comperatore, sólo hay dos cámaras de vigilancia. Una en el ingreso por Peltier y otra por la escalinata de la explanada. En el cuarto piso, también hay una cámara en el hall. Esa guardia policial cuida a su vez el ascensor que sólo utilizan Pérez y los ministros.

De acuerdo a una serie de obras de refacción que se están realizando, el gobernador Pérez ha pedido al ministro Comperatore que estudien reformas en la seguridad del edificio. En esa línea, el titular de la cartera de Seguridad adelantó que se están estudiando medidas para reforzar los dispositivos. Pero por lo pronto, adelantó que la cuestión «es compleja» a diferencia de otras casas de gobierno. El principal problema es la atención al público en la mayor parte de los ministerios, lo que hace difícil implementar filtros como molinetes. «Se está estudiando la reestructuración», indicó.

Comperatore adelantó poco por el momento. Pero aseguró que se está analizando reducir la atención al público a dos pisos, aunque la medida tiene que acordarse con los distintos ministerios. Comperatore sostuvo que la arquitectura del edificio de Peltier tiene que adaptarse a las actuales exigencias. «Es un lugar viejo, que no estuvo pensado en nada en relación a la seguridad», reconoció el funcionario. Sólo hay un lugar donde se filtra a la gente, que es el cuarto piso donde se ubica el despacho del gobernador. Allí, Pérez hizo refacciones y se diseñó una sala de espera. También en este piso se atienden a proveedores.

Dos robos en una semana

El sábado, en horas de la madrugada, un grupo de desconocidos ingresó forzando una ventana del ala oeste. Los ladrones finalmente se llevaron la moto que un empleado había dejado guardada en el interior. No fue un robo más. Sucede que es una de las áreas con más vigilancia de avenida Peltier 350. Allí se encuentra el Banco Nación y la ATM. Tanto en el exterior como el interior, hay cámaras de videovigilancia. Los ladrones hicieron destrozos pero no pudieron ingresar a la bóveda de la entidad bancaria. Escaparon por una puerta, gracias a unas llaves que encontraron en la repartición.  «Fue muy raro», señaló un empleado que conoce el trajín del ala oeste de Casa de Gobierno, considerando las cámaras que se encuentran en el interior y la dificultad para ingresar por las estrechas ventanas.

Luego de ver las filmaciones, el ministro Comperatore relativizó el robo y señaló que no fue un grupo sino un ladrón solitario. «Fue un raterito que vio un huequito y se metió. Hizo daño y nada más», puntualizó al respecto. Y sostuvo que el individuo ingresó por un agujero que no tiene rejas. La seguridad en las dos alas es una de las complicaciones que planteó el funcionario. «No tienen conexión por debajo, pero sí por arriba», graficó.

No fue el único robo ocurrido en la semana. Días antes, una mujer fue asaltada por dos motochorros al mediodía. Una acción arriesgada, dado que a esa hora hay bastante actividad. Según los testigos, la mujer había salido del edicio de Rentas y fue abordada por los dos delincuentes al cruzar la calle Virgen del Carmen, que actualmente se encuentra cortada por refacciones. La víctima terminó en el suelo, a raíz del empujón que le dieron para arrebatarle la cartera. Aquí la sospecha es que hubo un entregador. Pero no fue un robo cualquiera. Los dos malvivientes en moto se aventuraron a metros de la casilla policial de entrada a la playa de estacionamiento, en una hora pico. Los dos sujetos escaparon con una importante suma de dinero en su haber aunque tuvieron un percance al conducir en contramano. Dejaron la moto y siguieron a pie.

La seguridad de Pérez

El tercer hecho llamativo fue el ingreso de una persona armada que llegó hasta el cuarto piso de Casa de Gobierno. La persona, en evidente estado de desesperación, reclamaba una reunión con el gobernador Pérez. En esa instancia, hizo saber que estaba armado y que si Pérez no lo atendía se iba a hacer daño. Finalmente, el hombre entregó el revólver calibre 22.

«Los controles funcionario como tenían que funcionar», aseguró Comperatore sobre el incidente.

Pérez ha tenido que enfrentar protestas en su domicilio particular y en su trabajo. Su seguridad personal depende de un grupo especial de policías que conforman la División Custodia del Gobernador, creado administrativamente en el época de Julio Cobos, ya que anteriormente la seguridad de los mandatarios estaba a cargo de efectivos salidos del D2. Hoy, Pérez tiene alrededor de 22 custodios, que contrasta con el ñunico guardaespalda que tuvieron el radical Felipe Llaver y el justicialista Arturo Lafalla. El suicidio de un guardaespaldas en octubre de 2013 puso la lupa sobre las condiciones psicológicas de los que tienen la misión de cuidar las 24 horas al hombre más importante de la provincia.

Fuente El Sol

Temas relacionados