Revivimos los carnavales argentinos

El público coronó con su aplauso, la excelente interpretación y actuación de los integrantes de la escuela Artística San Francisco Solano, en el Roma.

A veces con una imagen no alcanza para dar a conocer lo que es un espectáculo, el cronista debe hacer que esa foto relate lo que es, cada uno de los momentos…

La representación de los Carnavales Argentinos, por los integrantes de la Escuela Artística San Francisco Solano, sobre el escenario del Cine Teatro Roma, fue  la máxima consideración para este tipo fiestas que acontecen en el suelo argentino, desde tiempos ancestrales.

Fue así que, alumnos,profesores y directivos, desde los 4 hasta los 60 años, decidieron poner en escena,su espectáculo Carnavales Argentinos, como cierre del año lectivo, y demostrar los conocimientos aprendidos durante el año, dando muestras al público de lo que sucede a lo largo y ancho del país en la época de los carnavales, de Jujuy, La Rioja y Entre Ríos, entre otros.

Este tipo de fiestas paganas, tienen dos partes bien diferenciadas, el carnaval «oficial» y el carnaval en la calle. El carnaval oficial cuenta con más de 100 grupos con una media de 50 componentes cada uno: murgas, comparsas, grupos de disfraces, rondallas y agrupaciones musicales. El carnaval de la calle, es la participación de los propios ciudadanos en la fiesta, o sea el común de la gente.

Y así las personas salen a la calle a participar con un disfraz. Bailan los ritmos durante toda la tarde y la noche disfrutando cada momento mientras dura la fiesta de carnaval, sin ningún tipo de protocolo.

El Carnaval muestra los diferentes contextos, que le da la población de las diferentes zonas, tales como, la celebración de las cosechas o de una festividad religiosa, y servía para la reunión de los pueblos, creando un espacio de libertad individual y colectiva.

Esta fue la representación sobre el escenario del Roma, tal cual relataba la voz en off del locutor…

Los más grandes vivimos y disfrutamos el carnaval en nuestra infancia…Hoy  tenemos la posibilidad de enseñarle a los más chicos, cómo eran esos días de chayar, disfrazarse y jugar con los amigos de la cuadra

El carnaval nació hace muchísimos años, antes de que naciera Cristo, cuando los campesinos se reunían en el verano para celebrar las buenas cosechas y pedir a los dioses que les protegieran de los malos espíritus. Alrededor de una hoguera los hombres  se pintaban y cubrían el rostro con caretas mientras bailaban.

Dicen que  tiene su origen probable en las fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el Dios del vino.

Las celebraciones se difundieron por Europa, siendo traídas a América por los navegantes españoles y portugueses a partir del siglo XV.

Con el correr de los años, el carnaval fue adoptando estilos diferentes según cada país. En América incorporó elementos aborígenes y hasta alcanzó ribetes místicos precolombinos.

La celebración del Carnaval en nuestro país es de tradición cristiana, se celebra antes de  la cuaresma. Por lo general, dura entre tres días a una semana.

Los invitamos a compartir nuestra interpretación de los CARNAVALES ARGENTINOS.

CARNAVAL DE JUJUY

Las comadres andan como apuradas. Son muchas y hace rato que vienen bajando del cerro. Es que está por llegar el carnaval y el corazón se les hace una cajita de música. Y bajan también los compadres.

En el aire flota perfume de palabras que se mezcla con coplas que bailan desfachatadas entre las faldas de las mujeres, les sacan los sombreros y les desatan las trenzas.

Pero este año es distinto. Porque desde aquel cerro un compadre ha echado a volar una copla y le ha pedido a la Pachamama y a la Virgencita de Punta Corral que le ayuden a encontrar el amor.

El viento trae las voces que hacen una travesía alegre. Y ella ha escuchado la voz de la copla…esa voz que solo ella pudo escuchar. Justo la comadre que él anda buscando desde el último carnaval.

Y sí… este año fue distinto. El compadre vuelve a su montaña. Pero ahora feliz. La Pachamama y la Virgencita, le dieron en este carnaval, el regalo más anhelado de su vida…el amor.

El carnaval es así. Una fiesta de sueños, de serpentinas, de agua ardiente. Es la fiesta del amor y de las promesas para todo el año.

CARNAVAL DE LA CHAYA

Cuenta la leyenda que Chaya era una bella jovencita diaguita, que se enamoró perdidamente del Príncipe de la tribu: Pujllay, un joven alegre, pícaro y mujeriego que ignoró las invitaciones amorosas de la hermosa indiecita. Fue así como aquella, al no ser debidamente correspondida, se interno en las montañas a llorar sus penas  de  amor, fue a una cima tan alta  a llorar que se convirtió en nube. Desde entonces, solo vuelve hacia mediado del verano, del brazo de la Diosa Luna (Quilla), en forma de lluvia.

En tanto Pujllay sabiéndose culpable de la desaparición de la joven india, sintiéndose responsable y enamorado… fue a buscarla a la montaña.
Tiempo después, enterado el joven del regreso de Chaya a la tribu con la luna de febrero, decidió volver al lugar y así encontrarla y pedirle su amor… Allí, la gente que festejaba la anhelada cosecha, lo recibió con alegría; él por su parte, siguió buscando a su amor con profunda desesperación. Pero fue inútil, nunca más pudo encontrarla. Derrotado y vencido por el dolor… terminó ahogando en chicha su soledad, hasta morir.

Temas relacionados