Roba un celular, saca fotos y las sube al Dropbox de la víctima

Una joven alemana que se encontraba de vacaciones en España sufrió el robo de varios objetos personales, incluido su celular. Ahora, el ladrón se saca fotos sin saber que se van subiendo a la cuenta personal de Dropbox de la afectada.

Para vengarse del robo, la joven ha creado un blog que ha llamado «La vida de un extraño que robó mi teléfono». En su página relata que luego de aterrizar en Ibiza, se divertía con sus amigos cuando decidió meterse un rato al mar. Aunque antes de entrar en el agua se dio cuenta que alguien estaba tirado en la arena, la joven pensó que era su novio que se había quedado dormido después de emborracharse. Sin embargo, cuando salió del agua vio que todas sus pertenencias habían desaparecido, incluso sus documentos.

Lo curioso del robo es que ahora el ladrón se hace fotografías con el celular robado sin saber que las imágenes se suben automáticamente al servicio de archivos Dropbox de la joven. Dropbox permite a los usuarios almacenar archivos ‘on line’ y compartirlos si se quiere. La aplicación puede ser configurada de tal manera que cualquier foto o video que se haga automáticamente es enviada a la cuenta personal del usuario.

La joven decidió publicar varias fotos del ladrón, llamado Hafid, y que posa para la cámara en Dubái, sin saber que todas esas imágenes quedan grabadas en la cuenta de su dueña.

Pero ahí no termina la historia. El joven ha ido más allá, utilizando también la cuenta de Skype de la alemana, que se quedó activada. Según la joven, él ya ha llamado a algunas de sus amigas. De momento, el blog está siendo un éxito en Internet «La vida del extraño que robó mi teléfono».El blog es muy popular.

Perder un teléfono, es más común de lo que nos gustaría, en un pequeño descuido podemos perder esa herramienta que se ha vuelto parte de nosotros, en ella están a menudo nuestras redes sociales y también  nuestras fotografías, mismas que por comodidad buscamos vayan directo a nuestras computadoras; por ello es que un descuido, aunque  frecuente, no deja de ser frustrante. Pero este joven supo superar muy bien el duelo y se le ocurrió la idea de crear un divertido blog.

“La vida del extraño que robó mi teléfono”,  recoge “la inspiradora historia de Hafid de Dubai” quién tras robarle el celular olvidó apagar la función de la cámara de subir las fotos a las computadoras.

El ladrón parece vivir ajeno a la hiperconectividad y desconocer los misterios de ‘la nube’ porque todas las fotos que se hace con el usurpado teléfono se descargan en el ordenador, a través del Dropbox de su legítimo dueño, creando una extraña conexión entre ambos solo posible en estos tiempos modernos. El autor ha decidido transformar la contrariedad en un ‘art work’ y cuelga las fotografías que le van llegando del no tan desconocido ladrón acompañándolas de comentarios con bastante ironía.

El primer post está ilustrado con una imagen de “la escena del crimen”, una playa de Ibiza. Según cuenta, hacía pocas horas que había llegado a la isla desde Alemania en compañía de sus amigos. Decidieron darse un baño en la playa y dejaron sus cosas sobre unas hamacas fue entonces cuando vio a un hombre recostado en el suelo: “Pensé que era mi amigo Oli tumbado ahí, demasiado borracho como para moverse”. Pero no. Cuando terminaron de bañarse descubrieron que todas sus cosas de valor habían desaparecido.

No fue hasta cuatro meses después de su visita a España, que el ultrajado autor descubrió por sorpresa que todas las fotos que el ladrón se había hecho con su móvil habían sido enviadas automáticamente a su computadora. Así ha podido descubrir que el personaje en cuestión, al que se refiere como “Mr.Dickhead”  ha estado en Dubai gracias a una foto en cuyo fondo se distingue el Burj Khalifa, “el rascacielos más alto del mundo”.

Poco después pudo saber que Mr. Dickhead en realidad se llama Hafid porque tuvo a bien enviarle un mensaje a través de Facebook (había descubierto su nombre a través del teléfono): “Salam”. También ha dilucidado que comparte piso en Dubai con dos amigos que a menudo posan para él.

Pero Hafid no es sólo un entusiata fotógrafo, también tiene intereses más banales y empleó la cuenta de Skype del dueño del teléfono para contactar por Skype a sus amigas para “conocerse”. El intento fue grabado por una sus interlocutoras y también puede verse en el blog.

Una curiosa venganza que se ha dado gracias a las nuevas tecnologías y el desafortunado descuido de este hombre.

Temas relacionados