Robando para bailar

Podría ser un buen título para una película, pero no lo es. Se trata de una situación que vendría produciendose desde hace un tiempo en una de las agrupaciones políticas mayoritarias que existen en el país. El hecho en particular, se estaría cometiendo en el departamento.

«En los tablaos os veráz», el producto de la viveza criolla, pero como la mentira tiene patas cortas y todo a la larga trasciende o se sabe, se comentaba en los cafés del centro sanrafaelino, que se habrían abonado abultadas facturas de compras de calzados y vestidos realizadas en la Capital Federal, y estas habrían sido abonadas por la agrupación política.

Si la mayoría de los afiliados, por esas cosas, hicieran una auditoría, cosa que no ocurrirá, tomando en cuenta que los afiliados casi nunca pueden participar, si no recordemos un congreso realizado en San Rafael, donde se repartieron todos los cargos en un momento, se quedarían boquiabiertos, al descubrir en que gasta el dinero, que en su gran mayoría aportan los que ocupan cargos electivos, o cumplen funciones en el gobierno, y les descuentan el aporte partidario.

En verdad, la metodología no es nueva, si tomamos en cuenta, que en un momento existió una Farmacia Sindical en San Rafael, y al realizarle una auditoría uno de los gremios integrantes, no coincidente con las políticas llevadas adelante, se halló con la sorpresa de que entre todas las  cosas abonadas por la administración de la Farmacia Sindical, se habían pagado fardos de pasto, desde la caja de la organización, y la entidad se hallaba con importantes quebrantos, sin abonar el sueldo a los empleados, como así tampoco otros compromisos asumidos que la llevaron posteriomente a la quiebra, y luego la Municipalidad de San Rafael se quedó con la propiedad, lugar donde hoy se ubica la Dirección de Rentas Municipales.

Temas relacionados