Rusia saqueó una fortuna en tractores a Ucrania y John Deere los bloqueó a distancia

Desde los primeros días de la invasión rusa en Ucrania se habló de saqueos de supermercados y tiendas por parte de las tropas rusas. Ahora, sabemos que no se limitaron a víveres y electrónica de consumo, también se llevaron maquinaria agrícola.

Las tropas rusas en la ciudad ocupada de Melitopol han robado tractores y cosechadoras a un concesionario John Deere por valor de cinco millones de dólares, y lo han enviado a Chechenia, cuentan en CNN. Pero después de un viaje de más de 1.000 km, los ladrones no pudieron utilizar ninguno de los tractores, porque habían sido bloqueados a distancia por la marca, desde Moline, Illinois.

La sofisticación de la maquinaria, equipada con GPS, permitió seguir su recorrido. La última vez que se rastreó fue en la aldea de Zakhan Yurt, en Chechenia. Y ahora esa maquinaria estaría a las afueras de Grozny, mientras hackers locales intentan instalar su propio firmware o hackear el existente para poder desbloquear los tractores.

Y eso nos lleva a preguntarnos si ¿Podría una marca bloquear nuestro coche a distancia? ¿Existe actualmente alguna función que permita al dueño de un coche bloquear un coche distancia?

Puede sorprender que un fabricante pueda bloquear por completo un vehículo a distancia, aunque técnicamente, hace años que es factible. En el caso de John Deere es posible porque el fabricante de Illinois incluye esa posibilidad en todos sus productos no tanto para evitar robos sino para asegurarse que sus clientes estadounidenses acudan al taller oficial para el mantenimiento de sus tractores y cosechadoras.

Los vehículos agrícolas de la marca contienen numerosos programas informáticos que ayudan al propietario a seguir su trabajo en grandes superficies. Los programas se bloquean mediante un código convencional, como un PIN, y pueden bloquearse mediante una clave de software que sólo posee la marca.

El grupo John Deere es frecuentemente criticado por este sistema, ya que los agricultores se ven obligados a pasar por el fabricante en caso de avería informática.

Un delincuente no puede arrancar el tractor hasta que tenga la llave clásica y el código digital para activar la pantalla del software, similar a la de un smartphone. Para desactivarlo, debe llamar al servicio de atención al cliente de John Deere. Además, la marca puede bloquear el sistema informático del vehículo en caso de peligro.

Y es que en Estados Unidos (salvo en el estado de Massachusetts) el sistema legal hace que un taller independiente no pueda arreglar o tan siquiera cambiar el aceite de un coche o tractor, sobre todo si está en garantía. No todas las marcas lo aplican al pie de la letra, por suerte, salvo Tesla y John Deere. Sin embargo, no es el caso en Europa.

Se suele decir que los coches actuales son smartphones sobre ruedas. Es tal la cantidad de elementos controlados por software, y más aún en un coche eléctrico, que es posible hackear un coche a distancia e inmovilizarlo. Y para una marca es posible inmovilizar un coche a distancia, al menos en el caso de los modelos más recientes.

Al final, la presencia de software y conexión a internet de los vehículos, hace que bloquear un tractor a 10.000 km sea tan fácil como usar la famosa app ‘Find My’ de Apple para localizar un iPhone robado o perdido.

Con información de Motorpasión

Temas relacionados