Sanrafaelinos condenados por narcotráfico

Los sanrafaelinos Osvaldo Neri Maturano y Ariel Alejandro Rigoletti fueron sentenciados esta tarde a 8 años de prisión, por ser parte de una banda que traficaba cocaína, y que fue descubierta en el marco del operativo denominado Bobinas Blancas, donde se secuestraron 3.500 kilos, en el año 201

Osvaldo Neri Maturano y Ariel Alejandro Rigoletti fueron detenidos en el 2017 como sospechosos de integrar una de las tantas patas de la megacausa bautizada como Bobinas Blancas, que permitió desarticular organizaciones criminales vinculadas entre sí que traficaban cocaína a grandes escalas a diversos países de Norteamérica y Europa bajo órdenes de carteles mexicanos.

En total, después de decenas de allanamientos, secuestraron más de 3.500 kilos de cocaína y un gran porcentaje salió de Mendoza.

Estos dos hombres oriundos de San Rafael llegaron a juicio oral en nuestra provincia –luego de un conflicto de competencias en tribunales de Buenos Aires– y este miércoles por la tarde terminaron condenados a penas de 8 años de cárcel: el Tribunal Oral Federal Nº2 los encontró culpables de traficar más de una tonelada de cocaína a Canadá oculta en cargamentos de piedras de cuarzo a través de una empresa falsa integrada por “prestanombres”.

El estupefaciente, se desprendió de los trabajos investigativos y el debate oral, fue enviado desde nuestro país mediante una empresa llamada Tele Exbe SA, que tenía su casa principal en la ciudad de San Rafael.

La fiscal de Cámara María Gloria André había solicitado esas penas durante los alegatos de las partes, que se desarrollaron antes de que los jueces Roberto Naciff, Héctor Cortés y María Paula Marisi dieran a conocer la parte resolutiva del fallo.

Maturano y Rigoletti fueron condenados como coautores del contrabando de la droga debido a que la investigación tiene a dos mexicanos con pedido de captura internacional. Se trata de Gustavo Martorell y Arturo Rendón, quienes son marcados como los líderes de esta parte de la banda.

Sorprendente

Bobinas Blancas nació gracias a una serie de informes de la agencia DEA de Estados Unidos explicando a la Argentina que carteles mexicanos con socios de diversos puntos de nuestro país iban a transportar toneladas de cocaína escondidas en bobinas de acero y con el destino principal de Canadá.

Así fue que, a mediados del 2017 se desarrollaron una serie de allanamientos en el parque industrial de la localidad de Bahía Blanca, donde se encontraba la mayor cantidad del cargamento. Allí dieron con 2.000 kilos de la droga.

También hubo medidas en Luján de Cuyo, que permitieron secuestrar casi media tonelada del estupefaciente y detener a varios hermanos de apellido Cuello. Marcelo y Darío quedaron como los más complicados y deber ir a juicio pero en Buenos Aires. 

Se los acusa de mantener contactos con mexicanos y brindar apoyo logístico a la banda para el traslado de los panes de la droga, los que venían de Perú y se acopiaban en una firma de minerales que los tenía como responsables en Mayor Drummond.

Las pesquisas siguieron y personal policial de Montreal, en Canadá, detectó más de mil kilos de cocaína escondidos en un cargamento de bloques de cuarzo.

Las autoridades de ese país concluyeron que la firma sanrafaelina Tele Exbe SA, establecida en Mendoza, era la encargada de la exportación de ese mineral.

La investigación federal agregó que, según pudo confirmar la AFIP-Aduana, durante 2015 se registraron 25 operaciones de exportación de cuarzo, 24 de ellas ante la aduana de la ciudad de Mendoza, y una en la de San Rafael.

“Al año siguiente, se realizaron otras 25 operaciones en Mendoza, todas con destino a Canadá y facturadas a una misma firma: Starlight FarEast Trading. En comparativa, las exportaciones de cuarzo a países como Canadá, México y España tuvieron poca actividad, de las cuales casi la totalidad de ellas estuvieron a cargo de Tele Exbe”, entendió el Ministerio Público.

En Canadá, según la información de la Justicia local, fueron detenidos dos hombres de ese país y un costarricense como parte de la operación. Y en Mendoza se supo que Maturano desarrollaba gestiones administrativas contables y de logística para garantizar el funcionamiento de Tele Exbe.

Por su parte, Rigoletti llevó adelante diversas tareas de operario bajo la pantalla legal de la empresa en cuestión, participando del almacenamiento y preparación de las cargas en las cuales disimular la cocaína exportada.

Fuente El Sol

Comentar

comentarios

Temas relacionados