Solo un casino quedará en Valle de Uco

A excepción del Hotel & Resort Fuente Mayor, una empresa privada que funciona en la Ruta 92, km 15, de Vista Flores, que cuenta con el permiso de seguir funcionando con normalidad. Los Anexos ubicados en Tunuyán y Tupungato del Casino de Mendoza cerrarán sus puertos definitivamente. Los empleados serán reubicados o bien recibirán las indemnización correspondiente.

Como prometió el gobernador Alfredo Cornejo, finalmente llegará el día de cierre de los casinos en el Valle de Uco. Algunos como Eugenio Bustos o La Consulta ya cerraron sus puertas y este lunes 24 de abril es el turno de los restantes.

De esta manera, decenas de empleados de los Anexos ubicados en Tupungato y Tunuyán se quedarán sin trabajo aunque tendrán la posibilidad de continuar cobrando sus sueldos durante seis meses hasta que sean reubicados en otros organismos del Gobierno.

No correrán la misma suerte los trabajadores tercerizados que fueron contratados por el Casino para realizar actividades,por ejemplo seguridad o limpieza, a quienes se les tiene pensado dar las indemnizaciones correspondientes.

En el marco del polémico cierre dos cosas sucedieron en las últimas semanas. Por un lado un millonario robo al casino de Tupungato de donde se llevaron más de 3 millones de pesos sin que nadie se diera cuenta y por otro lado el pedido del intendente de Tunuyán, Martín Aveiro para que prorroguen la fecha de cierre en su Departamento.

El Jefe Comunal consideró como buena opción trasladarlo a zonas rurales a fin de cumplir con la política pública del Gobernador de erradicar la ludopatía, sacando a los casinos de las zonas urbanas. Según publica Los Andes en su edición de hoy “los números que se estiman por la recaudación del anexo de Tunuyán oscilan entre los 5 y los 6 millones de pesos, de los cuales cerca de la mitad van para la empresa privada que tiene la concesión. Una parte va para las tasas municipales y es un número que pesa en las cuentas locales”.

Por su parte, el intendente Gustavo Soto también calificó a los casinos como “un azote a la economía departamental” por los cerca de $ 5 millones mensuales de recaudación del anexo tupungatino, el cual “no ha traído lo que todos pedían, nunca funcionó como un atractivo”, señaló.

Por medios

Temas relacionados