Suscripción de coches, o tener uno como quien contrata Netflix

Lógicamente que ello funciona en el primer mundo, aquí estamos muy lejos que ello suceda. En Argentina pasa solo para las grandes empresas que año a año renuevan sus flotas.

La compra de un coche es la segunda inversión más importante de una familia tras la compra de una vivienda. O no. Cada vez más los automovilistas prefieren un renting o leasing a comprar un coche. Y con el auge de la economía digital, surgen nuevas maneras de hacerse con un coche, como el servicio por suscripción. Sin entrada, sin permanencia y con la posibilidad de cambiar de coche cada vez que uno lo desee.

El alquiler de coches nuevos vía renting (alquiler puro) o leasing (alquiler con opción a compra) está ya muy extendido en España. Según datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), el peso del renting en el total de las matriculaciones se situó en el 20,35% en 2020, mientras que, en 2019, éste era del 20,22%.

En 2020, se matricularon 209.272 vehículos vía renting, de los cuales 171.253 eran turismos. Y eso sin contar las matriculaciones realizadas en base al leasing que proponen todos los fabricantes.

Mediante estas fórmulas el automovilista tiene un coche nuevo, con seguro y mantenimiento incluido. Solo tiene que preocuparse de pagar la cuota mensual y repostar o recargar el coche. Estos servicios tienen en contra que es preciso en muchos casos dar una entrada y el cliente está sujeto a una permanencia, la cual suele ser de dos a cinco años.
El renting ofrece una cierta tranquilidad, pero tiene cero flexibilidad.

Además, habida cuenta de la incertidumbre que generan las diferentes prohibiciones de los coches en las grandes ciudades, comprar un coche y conservarlo cuatro o más, quizá ya no sea una buena idea. Lo mismo ya no se podrá circular con él. Y eso es un problema de cara a la reventa. Estos servicios tienen ahí también un papel que jugar. Si ya no se puede utilizar, se devuelve y ya está

Coches por suscripción

Con el auge de la economía digital, muchas empresas proponen ahora sus productos como un servicio. Por ejemplo, muchas grandes compañías ya no compran equipos informáticos sino que los alquilan. Y lo mismo ocurre con el software. A nivel particular, el mejor ejemplo lo tenemos en las plataformas de streaming.

El coche por suscripción es el modelo de negocio de Netflix aplicado al automóvil

Antes pagábamos por tener un DVD que nos permitiera ver una película, pero el valor añadido siempre ha sido el contenido, no el continente. Así, hoy, pagamos por un servicio, ver una serie o película, pero no tenemos la propiedad física del soporte. Y lo mismo se aplica ahora al automóvil.

¿Pagamos por tener una máquina o por el servicio que nos da?

Así funciona la suscripción de coches, o cómo matar la permanencia del renting

Partiendo de la premisa que el valor añadido es lo que nos permite hacer (movernos, viajar, generar recuerdos o incluso placer de conducción) y no el producto en sí, han surgido varias iniciativas de servicios de suscripción de coches. Es una manera de acceder a un coche sin pagar una entrada y sin permanencias. Se contrata vía una app, se paga una cuota mensual y a conducir. Vamos, el modelo de negocio de Netflix aplicado al automóvil.

Los primeros en proponer servicios de suscripción para el coche fueron los propios fabricantes de automóviles. A modo de prueba piloto, algunas marcas de lujo, como Porsche, lo han propuesto en varias ciudades, sobre todo en Estados Unidos. Pero ahora ya hay una serie de empresas que lo proponen en España.

Servicios de suscripción de coches en España

Bipi

Suscripción de coches

Existen ya varias empresas que proponen servicios de suscripción de coches. Quizá la más asentada del sector sea Bipi, esta startup es pionera en España en el servicio de suscripicón, fue fundada en 2017. En la cuota mensual de sus alquileres están incluidos todos los gastos de mantenimiento, seguro, asistencia en carretera y posible ITV. Sí, ITV y es que en Bipi se puede suscribir tanto para un coche nuevo como de segunda mano, siendo este más barato, claro.

Ofrece alquileres sin permanencia  o bien con periodos de permanencia que van desde los tres meses hasta los tres años. Cuanto mayor sea la permanencia mínima, menor será la cuota mensual.

Al igual que un servicio de streaming, pasado el periodo de permanencia inicial, la suscripción se renueva automáticamente hasta que nos demos de baja y devolvamos el coche. Ofrecen la posibilidad de cambiar de coche y/o de categoría de coche cuando queramos. La cuota se adapta también en función del kilometraje que deseemos, por defecto, la cuota mensual incluye 1.000 km mensuales.

Suscripción de coches

¿ Y qué podemos encontrar en Bipi? Un poco de todos, desde un Fiat 500 gasolina de 69 CV de 2017 por 379 euros al mes con 800 km mensuales y sin permanencia hasta un Tesla Model S Gran Autonomía de 420 CV. El eléctrico de moda nos costará 999 euros al menos con 1.500 km mensuales y una permanencia de 12 meses. Una cuota que sube a 1.724 euros mensuales si no queremos permanencia. Es una buena opción si necesitamos un coche para el verano, por ejemplo.

Cabe destacar que en el momento de escribir estas líneas, la totalidad de los modelos ofertados por Bipi eran coches de segunda mano o de ‘km.0’. Aquí, lo que cuenta es el servicio que nos da el coche y no el coche en sí, como ocurre con un renting tradicional con coche nuevo.

Más información | Bipi

Revel

Suscripción de coches

Revel es otra startup española. En este caso, la suscripción a Revel no incluye permanencia. Aquí, los coches son usados, tienen entre uno y cuatro años de antigüedad. La flota va desde un Opel Corsa 1.3 CDTi de 2015 por 280 euros al mes con 1.500 km incluidos hasta un BMW 730d xDrive de 2020 o Mercedes S 350 diésel de 2020 por 1.753 euros al mes con 4.000 km al mes incluidos. Si bien la mayoría son coches diésel, también hay un Renault Zoe 2020 por 738 euros al mes.

Cabe destacar que los km no efectuados en un mes se acumulan para el siguiente. Si un mes solo hemos recorrido 1.000 km con nuestro Corsa, por ejemplo, al mes siguiente tendremos la posibilidad de recorrer 2.000 km.

Suscripción de coches

A tener en cuenta en el caso de Revel, el seguro a todo riesgo incluido tiene una franquicia de 300 euros. Además, son ofertas para particulares (piden las dos últimas nóminas como único requisito financiero para aprobar o no la solicitud). En el caso de ser autónoma o contratar para una empresa, disponen de un servicio personalizado.

Más información | Revel

Wabi

 

Wabi es el servicio de suscripción de Santander Consumer, pero en el momento de escribir estás líneas no tienen ningun coche disponible en toda España. Por tanto es difícil hacerse una idea inicial sobre ese servicio.

Más información | Wabi

Fuente: motorpasion.com

Temas relacionados