Tarjetas: el regreso de la 1050 y la patria financiera

*Debido a la intensa promoción que hacen los supermercados -escuchando a la presidente incentivando al consumo- pensé que la patria financiera (que privilegiaba a los bancos y tarjetas) había desaparecido. Entonces solicité una tarjeta para efectuar compras por un valor total de $ 274,42 pagaderos en 4 cuotas. Grande fue mi sorpresa al recibir el primer resumen. Debo pagar $ 135,88 por mes, dado que a los $ 68,73 del capital, se suman intereses, comisiones e impuestos que prácticamente duplican el valor de la cuota.

En el resumen me informan que la TEA (tasa efectiva anual) es del 80,006% anual, que casi triplica el de la inflación.Por $ 274,42 de compra, en 4 meses, tendré que abonar $ 474,92. Casi el doble. En un año serían $ 1.424,76.Entiendo ahora por qué la renta financiera y los casinos son los únicos que están exentos del pago de impuestos nacionales.

El gobierno, con su reiterado mentiroso discurso, avala la usura y la especulación (como los buitres) al permitir tasas, incluso en dólares, con intereses superiores al 80% anual, que no tienen relación con los ajustes a los jubilados del 11% en abril y del 17% para setiembre, ni con la inflación.Conclusión: entre Martínez de Hoz y Cavallo (ministros del proceso) y Kicillof (actual) parece que no hay diferencias: apoyan o permiten usurarias tasas que triplican la inflación, castigando a los consumidores que creen el relato, o los discursos fantasiosos no ajustados a la realidad.Este usurero sistema popular y progresista es similar a la famosa y tristemente célebre Circular 1050 que tanto daño hizo a millones de argentinos.

*Por Edgardo Civit Evans – LE. 8.142.980

Temas relacionados