Tensión entre el Gobierno y la UCR en la antesala del debate del presupuesto 2014

Cornejo reclamó otra vez que Pérez evite enviar a la Legislatura una pauta de gastos de 30.000 millones de pesos. El ministro de Hacienda, por su parte, acusó al líder opositor de proponer «ajuste y despidos».

 

El radicalismo volvió a presionar a Francisco Pérez por el presupuesto 2014 y advirtió que su gobierno “ya se termina” sin que haya indicios de que va a cumplir con la promesa de equilibrar las cuentas entre ingresos y gastos.

La embestida fue del propio presidente del partido, Alfredo Cornejo, quien reiteró el pedido al gobernador de que no envíe una pauta de gastos por 30.000 millones de pesos “porque no van a recaudar ese dinero, van a tener que pedir deuda y aumentar impuestos. Tendrian que revisar los bolsones de gasto improductivo e incluso de corrupción”.

Sin embargo, el Poder Ejecutivo volvió a negar una instancia de diálogo con la UCR previa al envío a la Legislatura de la pauta de gastos y atacó políticamente al partido opositor. “¿En los ocho años de gestión del radicalismo, cuántos presupuestos acordó con la oposición? Cornejo propone otra vez ajuste, despidos de gente y precarización del Estado”, señaló el ministro de Hacienda, Marcelo Costa.

Cuenta regresiva. El presupuesto llegará a la Legislatura el 22 de noviembre y, hasta ahora, todavía no están confirmado cuáles serán los montos precisos. Sin embargo, Hacienda dejó trascender que rondará los 30 mil millones de pesos y sostuvo que el déficit rondaría los 1.300 millones de pesos.

Eso originó la queja de los radicales, que arrancó antes de las elecciones y se profundizó después. La UCR pretende un equilibrio absoluto entre ingresos y egresos porque “desde que gobierna el PJ (hace seis años) se piden préstamos para gastos corrientes, a pesar de que hubo crecimiento económico”.

“Estamos pidiendo que vayan a un presupuesto equilibrado. Prometen bondades a futuro, pero este gobierno ya se termina, ha empezado su cuenta regresiva”, sentenció Cornejo, a pesar de que todavía le quedan dos años de gestión a Pérez.

Obama. Cornejo también denunció por Elevediez que el Gobierno se aprovecha de la opinión pública para que al final la oposición tenga que avalar la pauta de gastos con déficit.

“La decisión política es no apoyar el déficit, pero terminamos cediendo por una presión ante la opinión pública que hace parecer que Pérez es Obama peleando con los republicanos. Y no es Obama, es un mal administrador. Debería encontrar los bolsones de gastos improductivos y de corrupción. Tampoco hay una política de recursos humanos”, se despachó el jefe del principal partido opositor.

Más allá de la chicana, Cornejo afirmó que el oficialismo comete cada año una trampa, que consiste en enviar a la Legislatura un proyecto cuyos montos no pueden ser modificados sin que eso implique el rechazo de la pauta general. “Así lo dice la Constitución. Lo que hace el Gobierno es transferir el problema a la Legislatura”, expresó el intendente de Godoy Cruz.

Sin embargo, Costa rechazó que la Constitución bloquee una eventual modificación de los gastos del Gobierno. En base al mismo artículo de la Carta Magna que había citado Cornejo, el ministro de Hacienda expresó que es “erróneo o mentiroso” decir que la oposición no puede bajar los gastos.

El funcionario expresó que la oposición sí puede reducir gastos. Lo que en cambio no puede hacer es aumentarlos. Lo que se puso en discusión es el inciso 3 del artículo 99, donde entre las atribuciones del Poder Legislativo, aparece el siguiente: “Fijar anualmente el presupuesto de gastos y cálculos de recursos, no pudiendo aumentar los gastos ordinarios y sueldos proyectados por el Poder Ejecutivo”.

“Nosotros vamos a hacer lo que dice la Constitución”, indicó el ministro Costa, e insistió en el debate constitucional: “El artículo 128, inciso 14, dice que el Poder Ejecutivo presenta a la Legislatura el proyecto y después se discute”.

En medio de esta controversia, Cornejo no sólo se quejó del Gobierno, sino también del resto de la dirigencia. “Mendoza ha tenido que pedir deuda en un contexto de crecimiento económico. La dirigencia empresaria, social y política debería estar debatiendo estos temas”, afirmó.

Temas relacionados